Análisis

¿Por qué Market se pelea con todo el mundo?

- 04 de febrero de 2017 - 00:00
Ilustración: EL TELÉGRAFO

Las encuestadoras adquieren un rol preponderante en la disputa política. Con ellas, desde hace décadas, hay que contar para hacer política, más si hay una elección por delante. Y Market lleva muchos años haciendo su trabajo en Ecuador con clientes y actores políticos de muchos “quilates”.

En las elecciones locales del 2014 esta empresa jugó un rol protagónico, no solo por la intensidad de quien la dirige en las expresiones, comentarios y hasta “reflexiones” políticas a favor de uno de sus candidatos (¿cliente?). Incluso, por determinadas vías y mecanismos, cuando ya estaba prohibido publicar encuestas, hacía ver sus cifras, seguramente para incidir en el resultado. Y cuando finalizó el conteo no ocultó la emoción por el resultado. Está en su derecho de hacerlo, sin duda alguna. Todos tienen su “corazoncito”.

En estos días el director de Market ha hecho públicas sus diferencias con uno de los candidatos presidenciales, revela en sus cartas (que de paso difunde en redes sociales) cómo se manejan las relaciones con los grupos políticos, además de recalcar valores morales y éticos de su trabajo, sin dejar de lado la divulgación de videos en los que amenaza al Presidente de la República, entre otras cosas más.

Por todo ello caben algunas preguntas: ¿Por qué Market se pelea contra todo el mundo? ¿Qué le lleva a esa intransigencia que no deja artículo o comentario sin responder? ¿Ya no le creen? ¿Ya no le contratan? ¿Sus clientes le perdieron la confianza? ¿O al revés, Market ya no tiene confianza en sus clientes?

Lo que sí prueba este hecho es que algunas encuestadoras no trabajan precisamente para reflejar la realidad o para revelar el estado de opinión de los electores, sino para garantizar a sus clientes (como lo prueban las críticas del director de Market en la carta al candidato presidencial de CREO) un escenario favorable para sus objetivos políticos.

De hecho, tras los acontecimientos políticos en Colombia, Gran Bretaña y EE.UU., las encuestadoras han perdido mucha credibilidad. Y ese es un reto que no pasa por convertirse en actores políticos, sino en verdaderas herramientas para el análisis de la realidad política, social y cultural de todas las naciones. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: