Lunes, 06 Febrero 2017 00:00 Politiko 2017

El último debate, sin barras, pone más claro el panorama electoral para el 19F

Los ocho candidatos presidenciales fueron ubicados en el set de acuerdo con un sorteo. El diálogo tuvo una duración de dos horas con tres cortes comerciales.
Los ocho candidatos presidenciales fueron ubicados en el set de acuerdo con un sorteo. El diálogo tuvo una duración de dos horas con tres cortes comerciales. Foto: Marco Salgado / EL TELÉGRAFO

El conversatorio se enfocó en el tema institucional, social y económico. Las propuestas, calificadas por algunos de los candidatos como demagógicas, dejan dudas en torno a cómo se aplicarán. Las políticas laborales coparon los discursos.

Redacción Política

El encuentro de los ocho candidatos presidenciales, desarrollado anoche en las instalaciones de diario El Comercio, no pasó de una exposición de ideas.  

Los siete aspirantes de oposición al Gobierno expusieron sus planes con énfasis en proyectos ya ejecutados. En el ámbito del empleo, la estrategia se centra en los impuestos, sea por la vía de la exoneración o la eliminación. Ideas que no convencieron ni  a los propios panelistas.

Por ejemplo, el candidato de Compromiso Social, Iván Espinel, le recordó a su contrincante de CREO-SUMA, Guillermo Lasso, que fue precisamente por el feriado bancario de 1999 que muchos jóvenes se quedaron sin estudiar y que al eliminar el impuesto a los activos en el exterior solo ayuda a sus amigos.

Lo cierto es que desperdiciaron  minutos importantes con la tradicional táctica de ‘atacar al enemigo’. Pero tres ejes marcaron la discusión: institucionalidad, política social y economía.

El moderador del espacio, Gonzalo Ruiz Álvarez, se limitó a mencionar la temática y manejar el tiempo al aire, pidiendo a los acompañantes presentes en el set no emitir comentarios a favor de sus candidatos.  

Cynthia Viteri (PSC-MG), Paco Moncayo (APC), Washington Pesántez (UE), Dalo Bucaram (FE) y  Patricio Zuquilanda (PSP), Lasso y Espinel, como si fueran parte de un mismo coro, hablaron sobre la independencia de poderes del Estado.

Reemplazar la Constitución de Montecristi (2008), elegir al Fiscal General por medio del voto popular, suprimir al Consejo de Participación Ciudadana y eliminar partidas presupuestarias para comprar aviones para uso del Presidente, fueron algunos de los argumentos que presentaron los 7 candidatos para responder al primer punto del diálogo.

Lenín Moreno (AP), aludido en las intervenciones del resto de candidatos, sin caer en provocaciones no esquivó la coyuntura política a propósito de recientes acontecimientos.

Sin rodeos, prometió hacer una “cirugía mayor” a la corrupción con ayuda de la ONU. Y recordó que el actual Gobierno halló una institucionalidad devastada que servían a las élites y no a la gente. Citó como ejemplo las aduanas, el Servicio de Rentas Internas, las eléctricas y el Registro Civil. Aunque “siempre se puede hacer más y mejor”.

Y anticipó que no se despedirá a ningún maestro, policía ni militar.  

En materia social propuso un gobierno responsable que acompañe al ser humano desde la concepción hasta su último día. Planteó la Misión Ternura para la primera infancia y la erradicación de la desnutrición infantil; además la universidad para todos con la creación de 40 instituciones de formación técnica; elevar el Bono de Desarrollo Humano de $ 50 hasta $ 150, según la vulnerabilidad de la persona. Y acompañamiento para emprendemientos, así como proyectos de  vivienda para todos y  los más pobres.

Y ante el ‘baratillo’ de ofertas de trabajo, el candidato de Alianza PAIS aclaró a los demás presidenciables que son 3,5 millones de afiliados a la seguridad social y que este Gobierno ya logró la inserción laboral de las personas con discapacidad.

Zuquilanda, Moncayo y Bucaram  plantean ahondar en el bono de solidaridad, volver a las escuelas rurales y reformar la Seguridad Social.

Pero lo mejor -sostuvo Moreno- será para los ancianos, quienes percibirían una pensión para que estos “sean los mejores años de su vida”. Además planteó repotenciar la Misión Manuela Espejo, reconocida a nivel mundial y la creación de una fábrica de ayudas técnicas.

Los demás candidatos coincidieron en eliminar el examen de ingreso a las universidades y suprimir la tabla de consumo mínimo de estupefacientes. Para ello, Moreno pidió el apoyo de los maestros y padres para combatir la drogadicción.

Viteri también planteó en algunos casos eliminar el costo de las  tarifas eléctricas para determinados segmentos sociales. La propuesta es contradictoria a sus críticas al Gobierno, puesto que exonerar el pago del servicio solo es posible por las hidroeléctricas recientemente inauguradas.

Lasso, en cambio, piensa lo social desde lo comercial al mencionar que en el área de salud creará zonas francas para clínicas privadas, cuyos servicios serán pagados por el Estado a cambio de un 20% de camas para pacientes que accedan al Bono de Desarrollo Humano. (I)

DATOS

Proyectos de emprendimiento joven con acceso a créditos de hasta $ 15.000, a través de Banecuador, es una de las propuestas de Lenín Moreno para crear empleo adecuado y sin tercerización.

El aspirante por Compromiso Social, Iván Espinel, cuestionó a quienes no reconocen los logros alcanzados con el actual Gobierno. Y aseguró que en materia social hay que profundizar lo ganado y mejorarlo.

La candidata Cynthia Viteri, al finalizar el diálogo, aseguró que extraditará a todos los corruptos, de todos los gobiernos, sin considerar su apellido. “Pagarán con sus bienes y su libertad haberle metido la mano al bolsillo de los ecuatorianos”.

Cuando se abordó el plan en el ámbito social, Guillermo Lasso insistió en la generación de un millón de empleos. Para él, allí radican los problemas de la gente.

Patricio Zuquilanda, del PSP, afirmó que un problema es la cantidad excesiva de servidores públicos y la solución será reubicarlos en otras áreas. (I)

-------------------------

'Bajar la recaudación fiscal implica un ajuste en el empleo'

El analista Víctor Hugo Villacrés halla incoherencia en las ofertas

En la parte económica, Cynthia Viteri habla de renegociar la deuda y Paco Moncayo del fracaso del modelo económico. Lenín Moreno propone un empleo sin precarización y fortaleciendo sectores como construcción, turismo y manufacturas.

Guillermo Lasso, en cambio,  habló de un millón de empleos en cuatro años eliminando impuestos. Eso revela un desconocimiento total: en 2007 Ecuador recaudaba $ 5.100 millones de impuestos, en una economía de $ 50.000 millones, es decir representaba el 10,1%. Actualmente se recaudan $ 13.388 millones y mucha gente piensa ¡cómo han subido los impuestos!, pero no analizan que la economía creció y bordea los $ 100.000 millones, el doble de 2007. Entonces la recaudación subió del 10% al 13% en estos 10 años.

Cabe señalar que cuando se reducen impuestos hay un impacto en las cuentas fiscales, entonces hay propuestas incompatibles, por ejemplo cuando Viteri habla de reducir impuestos y crear empleo. Lasso deja entrever que al reducir los 14 impuestos habrá que disminuir plazas en el sector público, sobre todo, donde es mayor el gasto corriente: salud, educación y seguridad pública (policías). Entonces no son medidas compatibles. Lasso no es claro en cómo impactará esa reducción de casi $3.000 millones en impuestos, cómo se financiará el Presupuesto General del Estado.  

En definitiva, hubo mucho desconocimiento de las estadísticas como en el número de afiliados a la seguridad social y eso se traduce en las propuestas. Cuando Dalo Bucaram y Viteri hablan de devolver el bono de desarrollo humano desconocen que al bajar la pobreza del 36% (2007) al 25% (2016) mucha gente dejó de percibirlo. El bono no elimina la pobreza, la mitiga. El objetivo no puede ser aumentar la cifra de beneficiarios. (O)

-------------------------

"Los candidatos ajustaron sus estrategias"

Matthew Carpenter-Arévalo, colaborador de Gkillcity y emprendedor

Los candidatos de cierta forma escucharon a la retroalimentación que recibieron del primer debate y optaron por cambiar de estrategia. Eso quizás es uno de los beneficios de tener las redes sociales, se ve un consenso sobre el desempeño de los candidatos. Por ejemplo, si vemos a la candidata Cynthia Viteri, en el último debate ella estuvo muy enfocada en atacar al candidato Guillermo Lasso, en vez de expresar sus propuestas, y eso obviamente cayó mal en gente que está indecisa. Pero en este debate ella estuvo más enfocada en presentar sus propuestas. Creo que los candidatos vieron lo que pasó en el último debate y ajustaron sus estrategias.

El objetivo de este debate fue convencer a las personas que todavía no toman una decisión, porque si ves de qué habla la gente en redes sociales ya está definida y están dedicados a defender las propuestas de sus candidatos. Pero creo que en este diálogo hubo la oportunidad para tratar de alcanzar a las personas que no toman una decisión. En muchos de los casos no fue un escenario para presentar nuevas propuestas, sino para respaldar las que ya han presentado.

Desafortunadamente, tal vez por el formato de delimitar a un minuto y medio cada respuesta, no escuchamos ideas muy originales. El formato parece más un tuit que un debate, un intercambio de ideas.

Sería muy difícil definir a un ganador. Habían candidatos que eran más coherentes en sus propuestas que otras. Solo algunos de los candidatos optaron por responder a las preguntas presentadas por el moderador. 'Dalo' Bucaram, Iván Espinel y Patricio Zuquilanda no respondían a las preguntas que se le hacían, Guillermo Lasso, Paco Moncayo y Cynthia Viteri intentaron responder a las preguntas. Pero Guillermo Lasso estuvo pegado a un guión que a mí no gusta tanto porque sigue ofreciendo un millón de empleos quisiera saber detalles de esa propuesta. Mientras que a Lenín Moreno lo vi nervioso y un poco más incómodo que los otros candidatos. (O)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Últimas noticias

SERVICIO CNE

TWITTER @el_telegrafo

Google Adsense

 

Posesiones Presidenciales