Jueves, 03 Noviembre 2016 00:00 Politiko 2017

Carrasco negoció con Nebot y se fue con Lasso

El martes, Paúl Carrasco acompañó al banquero Lasso en el lanzamiento de la nueva Unidad por el Cambio.
El martes, Paúl Carrasco acompañó al banquero Lasso en el lanzamiento de la nueva Unidad por el Cambio. Foto: Karly Torres / El Telégrafo

Quienes lo conocen dicen que Paúl busca ser Presidente. Se fue de la Unidad porque Cynthia no lo dejó ser su binomio.

Redacción Política

El prefecto de Azuay, Paúl Carrasco, de la agrupación política Juntos Podemos, tomó protagonismo en los últimos meses tras formar con el líder de derecha, Jaime Nebot (PSC), una alianza que se creía iba a ser duradera de cara a los comicios generales de 2017, pero que al final se deshizo y se reorientó hacia el banquero Guillermo Lasso (CREO).

Pero ¿quién es Paúl Carrasco? Según cuentan quienes lo conocen, su trayectoria política se inicia en la Universidad del Azuay.  

En 1992 fue nombrado por sus compañeros como presidente de la Asociación Escuela de Ciencia y Tecnología de la Universidad del Azuay. Al año siguiente fue titular de la Federación de Estudiantes de esta misma universidad.

El trajín y los pactos políticos de Carrasco han pasado por la izquierda y la derecha

Carrasco no detiene su trabajo político y desde 2001 a 2005 fue vicepresidente de la Izquierda Democrática (ID) en la provincia del Azuay, pero al año siguiente pasó a ser titular de este partido político y su trabajo duró hasta el 2007.

Rompe relaciones con la ID a raíz de que Andrés Páez tomó a su cargo a nivel nacional el partido. No compartió con él algunos criterios políticos y resolvió separarse. Sin embargo, ahora nuevamente están juntos, aunque en tiendas políticas diferentes, pero trabajando en favor del candidato Lasso.

Tras desvincularse de la ID, Carrasco fundó el Movimiento Encuentro Democrático (MED), con la jurista Irene Pesántez, quien luego se convierte en asesora del prefecto, cuyo esposo se vincula al Consejo Provincial. En 2007, Rafael Correa, en calidad de candidato, llega a Cuenca y va hasta la Prefectura a pedir el apoyo de Carrasco. El ahora Presidente no es recibido en su oficina, sino en uno de los pasillos del Gobierno Provincial.

El diálogo avanza y el nexo para estos encuentros es Humberto Cordero, quien fuera posteriormente gobernador del Azuay.

Pero previo a esta situación política y a que Alfredo Palacio llegara al poder, Carrasco lideró varias manifestaciones contra Lucio Gutiérrez. Junto a Carlos Pérez, de la Ecuarunari; Jorge Morales, actual candidato de Unidad Popular (ex-MPD); Carlos González, excongresista; Carlos Castro, exdecano de Jurisprudencia; y Jaime Astudillo, exrector de la Universidad de Cuenca, ocupó varios espacios en las calles de la ciudad, pidiendo la salida de Gutiérrez.

En ese entonces pasó dos días junto a quien ahora es alcalde de Paute, Elioth Trelles, en la Prefectura del Azuay: no podían salir por la serie de movilizaciones que se llevaban a cabo. Con Palacio en la Presidencia, Carrasco pide que un cuencano vaya al Ministerio de Transporte y Obras Públicas, de modo que fue nombrado Derlis Palacios, quien da su apoyo, acepta la concesión de vías y, sobre todo, el peaje en Chaquilcay.

Tras las elecciones se distancia del actual alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera. Uno de los que interfiere dentro de este proceso es el actual precandidato por Participa, Esteban Bernal. Allí su acercamiento es más estrecho con AP.

Y Gustavo Larrea, familiar de Carrasco, es el nexo para que forme parte de Alianza PAIS. Ya dentro de este grupo, Rosana Alvarado y Fernando Cordero, y la ahora viceprefecta, María Cecilia Alvarado, se oponen a que Carrasco integre Alianza PAIS.

El Prefecto siempre quiso ser presidente de la República, señalan sus amigos y coidearios.

César Rodríguez y Fernando Burbano se convirtieron en sus consejeros y asesores, y comenzaron a impulsar su candidatura a nivel nacional. Incluso firmaron un convenio con CNN para que fuera entrevistado por Ismael Cala y Patricia Janiot y su nombre empezara a sonar en el país.

En 2014 comenzaron a organizarse talleres de liderazgo en varias regiones del Ecuador, en especial en Guayas y Manabí, pero en el fondo lo que se buscaba era formar células para su candidatura.

En Azuay trabajó junto a sus consejeros: el sociólogo Marco Salamea; Carlos Rojas y Rosendo Rojas, quienes acompañaron a Carrasco en sus primeros encuentros con Jaime Nebot (del derechista Partido Social Cristiano), aunque se alejaron luego de señalar que no estaban de acuerdo con un acercamiento con la derecha y en especial con el Alcalde de Guayaquil.

A inicios de este año también hubo acercamientos con Mauricio Rodas (SUMA), ahora Alcalde de Quito, quien incluso llegó a la casa de Carrasco para avanzar en los diálogos, cosa que no cuajó. Sin embargo, hoy están nuevamente juntos, cada cual en sus respectivos espacios, separados de lo que antes era la Unidad, pero apoyando la candidatura presidencial del banquero Guillermo Lasso, cuya coalición política se denomina ahora la Unidad por el Cambio.

Tras la salida de la Unidad de Carrasco, Cynthia Viteri, candidata socialcristiana, reveló: “En efecto, él quería ser mi compañero de fórmula. Conversó conmigo largamente, luego llamó a los demás miembros de la Unidad. Eso tampoco lo desmerece, sencillamente era su aspiración, y la mía, el derecho a decir que no”. (I)

ENLACE CORTO