Domingo, 27 Noviembre 2016 00:00 Séptimo día

Eduardo Salles / Ilustrador y creativo mexicano

Pictoline, o cómo los medios estamos haciendo todo mal

Pictoline, o cómo los medios estamos haciendo todo mal
Ilustración: Tomado de la cuenta de twitter @sallesino

Una exposición y breve diálogo vis a vis con el director del fenómeno en redes sociales.

Omar Jaén Lynch

Buenos Aires, Argentina.-

Imaginen la situación y entenderán lo peliaguda que fue. Buenos Aires, mañana fresca de noviembre, plena primavera en la nación austral. En un auditorio con el mismo nombre de la ciudad se citan más de 300 representantes de medios de comunicación de la región. En las primeras filas están sentados los caciques de diarios y portales web como The New York Times, The Washington Post, Clarín, La Nación, El Tiempo de Colombia, de Infobae. Pero también están ahí —como vigilando a los críos— delegados de los todopoderosos Google y Facebook.

Un joven mexicano de barba tupida, chaqueta y jean negros y botas cafés sube al escenario con una sonrisa casi infantil. Es Eduardo Salles (México, 4 de mayo de 1987), director de Pictoline, esa plataforma digital (ellos dudan en llamarla medio como tal) que ha ganado fama en Latinoamérica por convertir a las noticias —por más densas que sean— en algo digerible. Las viñetas, gifs, infografías y caricaturas son sus armas favoritas para divulgar información.

Salles no tardó tanto en demostrar lo que es: un millennial. Sí, el motivo de estar ahí parado en el Digital Media Latam 2016 es enrostrarle a los medios tradicionales que la generación que representa no es ni tonta, ni despistada y que sí lee.

A partir de ese momento el diseñador del DF arrancó a regalar bofetadas a esos mismos caciques informativos que horas antes se jactaban de tener millones de visitas a sus páginas web, de al fin empezar a comprender a esta esotérica generación Y. “Es absurdo pensar que un lector va a entrar a tu página web y se leerá todo el contenido, eso es pecar de narcisista”, les lanza el hombre duro de Pictoline a los gerentes de medios.

Por intentar ser pedagógico, Salles se sumergió en un análisis —muy a su estilo, con uno que otro término procaz de por medio— sobre cuál es el flujo de información en la actualidad. “Hay un choque entre placas de 2 mundos, el antiguo y el nuevo, y ese choque está generando estos movimientos bruscos que nos han separado de nuestros públicos. Esa cuarteadura será cada vez más grande”, sentenció en andanada Salles mientras se ganaba a pulso la atención de sus mayores en la sala, quienes pensaban que hablaría de los chanchitos de Pictoline y no sobre la decadencia de los empresas de información.

Quizás el momento más incómodo, al menos para los organizadores del evento, fue cuando este menudo diseñador se cuestionó por qué estábamos reunidos ahí. “No tendríamos que estar preguntándonos cómo llegar a la audiencia millennial, cómo llegarle a una nueva generación, cómo hablarle a una nueva audiencia. Es como si fuera algo misterioso”.

El expositor les dejó más que claro a los presentes que los usuarios de ahora “consumimos la información cuando queremos, no cuando el medio nos diga cuándo hacerlo”, aupados por el uso de teléfonos inteligentes.

Y siguiendo con el tono casi de docente de primaria, Salles evidenció que si un millennial no lee a un medio tradicional “no es porque sea tonto”, sino porque es más selectivo. “Tengo 24 horas, pero tengo 2 millones de artículos que leer. ¿Cómo le hago? Pues escaneando (filtrando) y con las recomendaciones de los amigos. Mucha de la información despreciada es la que los medios están produciendo”.

El tiempo se iba terminando y Salles se volvió más contundente. “Antes había un monopolio del discurso. Ahora el medio (de comunicación) es la periferia, pero en el centro está el usuario y alrededor están familiares, amigos e influencers [...] En este siglo el monopolio de la atención, de la información y de la relevancia ya no son de los medios. Y eso no va a regresar”.

Sus últimos minutos en escena los emplea en dar ‘consejos’ para los medios. Recomienda a los diarios, y sobre todo a los portales electrónicos, pensar en la exposición de las noticias, “porque la gente no la lee no porque no le interesa, sino porque está mal presentada”. Lanza también un llamado a no copiar formatos de otras plataformas —como Pictoline o Buzzfeed—, sino crear los propios hasta llegar a convertirse “en paradigmas para las nuevas generaciones”.

Luego de las felicitaciones y entrevistas a los organizadores de la cita, Salles está abrumado. No le gusta ser el centro de atención, pero concede una breve conversación que resulta ser más que nada liberadora.

¿Sí estás consciente de que le acabas de dar un madrazo (golpe, en jerga mexicana) a los medios con tu exposición?

[Suelta una estruendosa carcajada] Por eso es que no me invitan a estas cosas.

En serio te lo digo, por primera vez en este evento internacional se subió un verdadero millennial a decir las cosas que a lo mejor nadie aquí quería escuchar...

Así está la cosa. Finalmente este es el nuevo público (los millennials). Es la generación que ya viene entrando y no solo eso, atrás vienen los (de la generación) Z. Ya los milénicos dentro de poco serán los nuevos X. Entonces no creo que haya peor estrategia que ir correteando la ola. Entonces sí es un buen momento para que empiecen a pensar cómo será esta ola y si no le están hablando a la gente que ya es su mercado, pues, la extinción es natural.

En tu exposición decías que la tecnología precedente siempre critica a la nueva. Muchos detractores de Pictoline dicen que es el mundo para dummies, ¿es así?

No, Pictoline es la introducción al mundo. Nunca ha sido nuestra intención suplantar a otros formatos, no queremos suplantar ni a la investigación, ni al artículo, ni al video. Esta confrontación de formatos es una cosa muy vieja. Y creo que el millennial y las nuevas generaciones son un poco más flexibles. Y creo que la imagen, el formato que usa Pictoline, es un refuerzo más en la información.

Los medios están haciendo un mea culpa luego de la victoria de Donald Trump. ¿Están en capacidad de entender —más allá de los millennials— a la sociedad actual?

Falta romper burbujas. Nuestra mea culpa (desde Pictoline, NDLR) fue que nos basamos mucho en el tipo de medios que creemos que tienen más credibilidad, que resultan ser medios liberales...

Pero The New York Times (medio con el que Pictoline colabora) daba como ganadora a Hillary Clinton hasta las 20:00...

El aprendizaje de las elecciones en EE.UU. y de esta revolcada que hubo es que necesitamos escuchar más a ese sector de la población que hemos ignorado. Por una cuestión de ideología o de valores tiendes a ignorar a un tipo de personas y tiendes a dar más protagonismo a otras. Hay que reventar la burbuja. El ningunear a un tipo de opinión es lo que hay que cambiar, se tiene que empezar a entender que hay diferentes tipos de opiniones y tienes que darle, al menos, la relevancia a la otra opinión. Pero ojo, con una postura. Nadie puede ser imparcial, pero al menos sí estás abriendo visión a otros elementos de la ecuación que no habías contemplado por estar sesgado por lo que quieres ver.

Salles se despide del salón. Es hora de que pruebe un bocado de comida por primera vez este día. Hasta la próxima güey. (I)

Eduardo Salles, director de Pictoline, participó en el Digital Media Latam 2016 organizado por la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA). Foto: Tomado de Twitter

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Lunes, 28 Noviembre 2016 20:44

Publicidad

Promo-galeria