Miércoles, 21 Septiembre 2016 00:00 Séptimo día

Oyacachi, el escenario ideal para el senderismo y los deportes extremos

En el Centro Recreacional Oyacachi existen 2 grandes piscinas de agua termal. Este líquido posee propiedades curativas, especialmente para los huesos.
En el Centro Recreacional Oyacachi existen 2 grandes piscinas de agua termal. Este líquido posee propiedades curativas, especialmente para los huesos. Foto: Carlos Novoa Sánchez / El Telégrafo

Esta parroquia del cantón El Chaco, en Napo, es ideal para la práctica de deportes extremos, avistamientos de aves y para aficionados a las artesanías de madera.

Carlos Novoa

La parroquia Oyacachi, del cantón El Chaco en la provincia de Napo, es conocida por sus cascadas, ríos, lagunas, miradores y bosques. A pesar de pertenecer a una provincia de la Amazonía está ubicada en las estribaciones orientales de la Cordillera de los Andes, dentro de la Reserva Ecológica Cayambe-Coca.

Cada semana, cientos de turistas visitan esta comunidad. Entre ellos, hay fotógrafos y aficionados a los deportes extremos, porque el lugar es ideal para el senderismo, avistamiento de aves y  rafting.

Este lugar registra bajas temperaturas, entre 5 y 17 grados, pues está ubicado a 4.800 metros de altitud. El 70% de sus habitantes, agricultores y ganaderos, incursionó hace 20 años en el sector turístico.

Una localidad que empezó a poblarse hace 500 años

Oyacachi es una comunidad formada en su totalidad por indígenas kichwa que conservan el dialecto serrano de esta lengua ancestral. El nombre de la parroquia proviene de los vocablos Oya, que significa “cara”, y Cachi,  que traducida al español significa “sal”. Por lo tanto Oyacachi quiere decir “Cara de Sal”.

Según Micael Parión, presidente de la Junta Parroquial, la localidad empezó a ser habitada  hace 500 años.

“Aunque se desconoce la fecha exacta de creación de este asentamiento, se estima que hace medio siglo la comuna ya estaba  habitada. La comunidad pasó a ser parroquia desde el año 1959, y desde esta fecha ha registrado un constante desarrollo”. Parión explicó que la superficie total de Oyacachi es de 63 mil hectáreas, de las cuales 513,60 kilómetros cuadrados pertenecen a la zona urbana de Oyacachi. Al lugar se accede por la vía a Cangahua, localizada a un costado de los balnearios de Papallacta, y en la que se pueden observar especies vegetales típicas de la Amazonía y Sierra.

La distancia desde El Chaco hasta Oyacachi es de 2 horas, tiempo y trayecto en el que se puede observar paisajes únicos que incluyen páramos andinos, bosques, lagunas e impresionantes caídas de agua, entre otros atractivos.

En la cabecera parroquial residen 160 familias, aproximadamente 631 personas, que viven de la agricultura, ganadería, piscicultura, artesanías, y talla y  arte en madera.

Tanto en la parte urbana como en las cercanías de la reserva forestal Cayambe-Coca, existen piscinas, lagos y riachuelos en los que se crían y reproducen trucha y tilapia.

Con estas especies de altura y climas fríos, se prepara una de las 2 especialidades gastronómicas de la zona: la trucha asada. El arte en madera y la presencia de un balneario de aguas termales, han incrementado en los últimos 17 años el número de visitantes de todas las provincias y del extranjero.

La talla en madera y esculturas en troncos viejos de aliso y otras especies arborícolas del sector, se han convertido en uno de los oficios más fotografiados, y apreciados por los turistas.

Oyacachi es un paraíso termal

Debido a la presencia de aguas termales y vertientes en el centro poblado, en 1999 se abrió uno de los pocos balnearios ubicados en las cumbres andinas, de Sudamérica.

Se trata del Centro Recreativo y Balneario Oyacachi, donde se habilitaron 2 piscinas. El líquido amarillo e hirviente que las llena proviene de las entrañas de la tierra, y posee propiedades curativas.

“El balneario es muy apreciado, porque el agua termal tiene minerales y sales que resultan beneficiosas para mejorar la salud, especialmente, el buen estado y funcionamiento del sistema óseo. El complejo cuenta, además, con un restaurante y una sala para reuniones”, explicó Mauricio Parión, presidente de la Comuna Oyacachi.

No muy lejos de allí, se encuentra el Centro de Exposiciones, en el que se exhibe muestras de arte en madera.

Un imponente tronco de aliso tallado con rostros de águila, tapir, oso y otras especies del sector, da la bienvenida al turista. Héctor Parión, tallador desde hace 50 años, es el autor de esta fascinante obra.

“La talla en madera empezó a hacerse desde épocas de mis abuelos, y desde ahí la actividad  ha evolucionado mucho. Primero se hacían bateas, cucharas y otros utensilios de cocina; en 1990, año en que se impulsó la campaña ‘Salvemos al cóndor’, empezó a introducirse el pirograbado, lo que cambió para siempre el oficio”, dijo Parión.

Otra de las maderas con las que se trabaja es el Quijuar, debido a que es muy resistente y no se quiebra en el proceso de pirograbado.

Junto al Centro de Exposiciones está la tienda de artesanías, en la que casi el 90% de la producción de objetos de madera, como llaveros, cuadros, cucharas, bateas, se expende a diario.

En los restaurantes cercanos se puede degustar la tilapia y trucha asada, y tortillas de maíz, hechas en horno de leña, a precios muy accesibles.

Al igual que los comedores, el balneario y la tienda de artesanías abren a diario.

Para quienes deseen visitar esta parroquia, se sugiere llevar ropa abrigada e impermeable; el clima se caracteriza por ser inconstante: pasa del sol a la lluvia con facilidad. (I)

Datos

Viernes, sábados y domingos, son los días de mayor afluencia de personas en el balneario de la parroquia Oyacachi.

La entrada al Centro Recreativo  cuesta $ 3 y los precios de las especialidades gastronómicas varían entre $ 2 y $ 5.

El oso, el cóndor y el tapir son animales que viven en bosques cercanos y se han convertido en el símbolo de la parroquia.

En Oyacachi se planea construir una ruta específica para observar las 8 cascadas existentes. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria