Domingo, 25 Septiembre 2016 00:00 Séptimo día

La guerra destruye Damasco, la ciudad más antigua de la humanidad

Niños sirios caminan junto a escombros de edificios destruidos en Douma, área controlada por los rebeldes al este de Damasco, capital de Siria.
Niños sirios caminan junto a escombros de edificios destruidos en Douma, área controlada por los rebeldes al este de Damasco, capital de Siria. Foto: AFP

La capital de Siria tiene 12 mil años. Es el centro de un conflicto bélico, que ha generado cientos de miles de muertos y heridos.

Redacción Mundo - Agencias

Damasco es la capital de la República Árabe Siria y también la ciudad más antigua del mundo con 12 mil años de historia. De hecho, una de las primeras menciones de ella aparece en los archivos egipcios del siglo XV a. C. cuando fue conquistada por el faraón Tutmosis III. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la declaró como Patrimonio de la Humanidad en 1979.

Según el Antiguo Testamento, Damasco fue la capital del reino arameo, once siglos antes del nacimiento de Jesús, y hace 3 mil años comenzó a ser atacada por otros reinos, como el hebreo y el asirio. La capital tiene una variada historia de luchas, ataques y conquistas.

La metrópoli está dividida en 2 partes: la ciudad nueva, con sus edificios modernos, y la ciudad vieja, donde se agrupan los atractivos de la capital, que se conoce hace 6 mil años.  

En la ciudad vieja está la gran mezquita, la de los Omeyas, construida en el siglo VIII y a 200 metros, el Palacio Azem, del siglo XVIII, un ejemplo de riquísima arquitectura de diseño árabe-otomano, que es un museo de las artes y tradiciones.

Aunque al inicio de los tiempos la urbe fue catalogada como el Paraíso (por su esplendor de manantiales, de ríos y de verde en el desierto); en la Edad Media, como el gran centro de poder, y en 1979, como Patrimonio de la Humanidad, este año Damasco fue clasificada por la Unidad de Inteligencia de The Economist como la peor ciudad del mundo para vivir.

El conflicto armado que desangra a Siria desde hace 5 años le pasó factura a los damascenos, quienes tratan de sobrevivir a esta guerra. Incluso la reconocida ‘rosa de Damasco”, que le da nombre a la capital siria, se marchita en los campos circundantes por el conflicto.

Los medios difunden ahora imágenes apocalípticas de Damasco, que por causa de los bombardeos entre el Ejército sirio y grupos rebeldes, ha pasado de ser una ciudad floreciente a una urbe donde la infraestructura, al igual que la vida cotidiana de los sirios, ha quedado destruida.

La guerra en Siria ha dejado 270 mil muertos, 7,5 millones de desplazados y 3,5 millones abandonaron el país. (I)  

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria