Domingo, 02 Octubre 2016 00:00 Séptimo día

La corrupción y el soborno manchan al fútbol inglés

El DT San Allardyce fue destituido de la selección inglesa por estar involucrado en este escándalo.
El DT San Allardyce fue destituido de la selección inglesa por estar involucrado en este escándalo. Foto: AFP
Leonardo Boix, corresponsal en Londres

El ecuatoriano Énner Valencia, que actualmente juega para el equipo inglés Everton, quedó envuelto en una polémica que involucró a Sam Allardyce, el despedido seleccionador de Inglaterra acusado ahora de corrupción y soborno.

En una investigación encubierta realizada por el periódico británico Daily Telegraph, Allardyce aparece en un video diciendo estar interesado en colaborar con una compañía asiática ficticia que evaluaba la posibilidad de invertir en futbolistas profesionales. El entrenador inglés, de 61 años, creía estar hablando con empresarios de Medio Oriente, pero en realidad eran periodistas encubiertos.

Durante la charla mencionó la importancia de su cargo como seleccionador para llegar a un acuerdo con una compañía ficticia para ofrecer charlas y socializar con influyentes personalidades del mercado asiático por unos $ 520 mil.

La grabación del Telegraph dejó al descubierto que Allardyce quería hacer lucrativos negocios comerciales, aprovechando su posición como estratega de Inglaterra, cargo por el que percibía un sueldo de $ 4 millones al año.

Allardyce, que en el video aparecía junto a su representante y asesor financiero, hablaba de métodos para eludir la regla que prohíbe que los futbolistas pertenezcan a terceras partes y no a los clubes de fútbol, sistema ahora vedado, conocido en inglés como TPO (third-party ownership).

Durante la entrevista con los empresarios ficticios, el entrenador inglés calificó de “ridícula” dicha prohibición, la cual entró en vigor en el fútbol inglés en 2008 y en el resto del mundo 7 años más tarde. Allardyce incluso comentó que sortear esas prohibiciones “es algo que todavía es posible en toda Sudamérica, como también en Portugal, España, Bélgica y toda África”.

En el video incriminador, Allardyce destaca que “no es para nada un problema” burlar esa regla y que él conocía representantes y agentes de jugadores que “lo hacen todo el tiempo”. Fue en ese momento de la conversación que, como ejemplo de esa práctica ilegal, el inglés mencionó el fichaje de Valencia al West Ham en 2014.

“No es un problema... nosotros tuvimos a Valencia. Él pertenecía a una tercera parte cuando lo compramos de México”, dijo el ahora despedido entrenador inglés.

El delantero ecuatoriano arribó al conjunto londinense, dirigido en ese entonces por Allardyce, proveniente del club mexicano Pachuca, tras un elogiado desempeño en la Copa Mundial de Fútbol de Brasil. Ese pase tuvo un costo de $ 15 millones, pero una vez completada la transacción, el West Ham asumió toda la propiedad de su fichaje.

Valencia anotó 8 goles en 51 partidos de la Liga Premier con el West Ham, y desde el 31 de agosto juega a préstamo para Everton, con la opción de un pase permanente a ese último club por $ 18,8 millones para el verano boreal de 2017.

En el caso del ecuatoriano, todo indica que West Ham habría actuado de forma correcta con respecto al fichaje, ya que el factor de propiedad de terceros había finalizado cuando Valencia fue adquirido. A pesar de que la práctica en la que inversionistas adquirían la propiedad comercial de los futbolistas se prohibió en Inglaterra en 2008, no fue hasta mayo de 2015 cuando la FIFA efectivizó esa medida en todo el mundo.

De acuerdo con la BBC, 4 clubes de fútbol: el Santos de Brasil, el Sevilla de España, el K. Sint-Truidense VV de Bélgica, y el FC Twente de Holanda, fueron multados por la FIFA al comienzo del año por haber violado esa regla que prohíbe que los futbolistas pertenezcan a terceras partes y no a los clubes de fútbol. “Sin embargo, algunos agentes de jugadores han encontrado la forma de seguir violando esas regulaciones”, reveló la cadena británica, a partir de información confidencial.

“Esas maniobras incluyen comprar acciones en un club, y luego quedarse con una parte de pago de transferencia recibida por ese mismo club de un jugador. Otra forma de sortear la prohibición es dar un préstamo a un club y luego no solo recibir esa suma prestada, sino también un pago extra de interés, suma que es tomada por el club que vende a un jugador, de ese pago por el fichaje”, agregó.

Tras el escándalo, la Asociación Inglesa de Fútbol (FA, en sus siglas en inglés) abrió una investigación interna que llevó de inmediato al despido de Allardyce, quien estuvo a cargo del seleccionado de Inglaterra por 67 días. El inglés había dirigido solo un encuentro oficial con Inglaterra: la victoria de 1-0 sobre Eslovaquia por las eliminatorias para la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Para el analista de fútbol de la BBC, Ian Dennis, hay una parte de la conversación entre Allardyce y los representantes de la falsa compañía que “no se aprecia en el titular y es que él repite en varias ocasiones que tiene que ser autorizado por la FA”. “No obstante, sigue siendo algo muy serio para la asociación. Es incómodo y vergonzoso para Allardyce, solo 2 meses después de haber comenzado su contrato por 2 años”, resaltó Dennis a EL TELÉGRAFO.

La investigación encubierta del Telegraph a Allardyce es solo una parte de un reportaje mucho más amplio que el diario británico está realizando sobre una supuesta corrupción y sobornos en el fútbol inglés. El matutino inició el reportaje tras recibir informaciones el año pasado de que algunos entrenadores, dirigentes y representantes recibieron o dieron dinero en efectivo para asegurar el fichaje de jugadores.

Por su parte, las autoridades de West Ham emitieron un comunicado en el que ratificaron que no hubo nada ilegal en el fichaje de Enner Valencia. “Los derechos económicos de Valencia pertenecían en su totalidad a Pachuca cuando lo fichamos”, afirmó David Sullivan, copresidente de los ‘Hammers’.

“Sam (Allardyce) está equivocado. Pero él no sabía mucho acerca del acuerdo de transferencia (de Valencia) más que querer al jugador”, agregó. Sullivan indicó también que el club inglés “no rompió ninguna regla sobre la propiedad de terceros”.

En 2006, el West Ham fue multado con $ 7 millones por las autoridades de la Premier League, por haber fichado al delantero argentino Carlos Tévez, y a su compatriota, el mediocampista Javier Mascherano, procedentes de Brasil y cuyos derechos económicos eran parcialmente propiedad del grupo Media Sports Investment.

Sendas irregularidades en sus contratos llevaron a que el West Ham recibiera la mayor multa en la historia del fútbol inglés, como también condujeran a cambios radicales en la FIFA con respecto al fichaje de jugadores. Entre tanto, la FA dijo que cortó todo vínculo con Allardyce de muto acuerdo y puso en serias dudas que el inglés vuelva a entrenar un equipo de fútbol en Inglaterra.

Greg Clarke, presidente de la FA, confirmó que la asociación buscará ahora encontrar a un reemplazante de Allardyce como seleccionador de Inglaterra y mencionó la posibilidad de conseguir un acuerdo con el veterano técnico del Arsenal, el francés Arsene Wenger.

Lo cierto es que Allardyce, que en el pasado había entrenado a clubes de la Premier League como Bolton, Newcastle, Blackburn, Sunderland y West Ham, decidió tomarse unas vacaciones en el extranjero, para buscar alejarse de un escándalo que ha sido portada de los principales periódicos de Gran Bretaña y que promete seguir en los medios periodísticos del país. (I)

-------------------

Segundo DT del Barnsley

Tommy Wright, otro implicado en la trama de corrupción

El Barnsley, conjunto de la Championship, terminó su relación contractual con su segundo entrenador, Tommy Wright, otro de los implicados de la trama de corrupción de fichajes en el fútbol inglés. Wright, de 53 años, apareció en uno de los videos que publicó el jueves pasado el diario británico

The Telegraph recibiendo, aparentemente, un sobre con 5 mil libras (£) (5.800 euros —€—) por aceptar un acuerdo por el que ayudaría a propiciar traspasos de sus jugadores. “El jueves tuvo lugar una reunión entre el señor Wright y directivos del club a la que asistió el director ejecutivo de la institución, Linton Brown. Después de escuchar lo que el señor Wright dijo como respuesta a las acusaciones publicadas en el Daily Telegraph, este fue despedido”, comunicó el conjunto.

“El Barnsley desconocía este asunto y no está involucrado en ningún delito. El club seguirá investigando este tema y cooperará con las autoridades reguladoras”, prosiguió.

Wright es uno de los últimos nombres que se han visto implicados en la trama de corrupción de fichajes que azota en los últimos días al balompié inglés. Además del segundo entrenador del Barnsley, otros implicados en dicha trama son el técnico del Queens Park Rangers, el holandés Jimmy Floyd Hasselbaink, y el italiano Massimo Celino, propietario del Leeds United.

Hasselbaink apareció en una cinta pidiendo formar parte de un supuesto negocio con una agencia de la cual obtendría futbolistas para su equipo siempre y cuando esta le pagara unos emolumentos de £ 55 mil (€ 63.800).

El entrenador del QPR, conjunto de la Championship, aparece en una de las últimas filmaciones del rotativo, que asegura que hay 8 técnicos que dirigen o han dirigido recientemente en la Premier League y 2 de la Championship implicados en casos similares de corrupción.

De acuerdo con el diario, estos entrenadores habrían lucrado de forma ilegal mediante el cobro de comisiones en la contratación y firma de jugadores. (I)

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria