Domingo, 02 Octubre 2016 00:00 Séptimo día

Guayaquil All Star recordó a Lavoe con las voces de Barberán y Gustavo Enrique

Freddy Barberán lució de azul y blanco como lo hizo Héctor Lavoe durante el concierto de La Feria del Hogar de Perú, de 1986.
Freddy Barberán lució de azul y blanco como lo hizo Héctor Lavoe durante el concierto de La Feria del Hogar de Perú, de 1986. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

El show, que se realizó el viernes pasado en el Teatro Centro de Arte, incluyó a la Orquesta de Cámara de la Universidad de Guayaquil, que dirigió Fernando Gil.

Rafael Veintimilla Aragundi

Eran las 9 y media. El espectáculo no empezaba en la sala del Teatro Centro de Arte que la gélida noche del viernes acogió a 900 personas. Debía iniciar 30 minutos antes. “Seguro se retrasó el show porque Barberán no ha llegado”, decía el melenudo David Peña, mientras abrazaba a su rubia novia en la cuarta fila de butacas, en plena oscuridad.

El sonido abrupto de las trompetas de Killer González y Galo Centeno, más los trombones de Iván Medina y Antonio Orejuela inician el espectáculo, pero aún no hay cantante. Solo se escucha a sus coristas, David Chica, Javier Ortiz, que también tocaba el güiro, y Freddy Romero que entonaban: “Nosotros somos buenos compañeros/ con mucho gusto le vamo’a presentar/ a un cantante que lo hemos coronado/ como el rey de la puntualidad...”

Aparece Freddy Barberán vestido de suéter azul eléctrico y pantalón blanco, tal como Héctor Lavoe lo hizo en julio de hace 30 años en La Feria del Hogar de Perú. Su retraso encajó con ‘El rey de la puntualidad’, la canción en la que el ‘Jibarito de Ponce’ se justificaba con “no soy quien llega tarde, ustedes llegan muy temprano”.

Barberán imita a Lavoe desde hace décadas, por eso quienes lo han visto en la tarima no se sorprenden de verlo bailar en “una sola baldosa”. Él corre, salta, simula la pose para la patada de la grulla, famosa en la película Karate Kid y hasta caracterizó a un robot con sus movimientos.

La velada salsera de 3 horas apenas había empezado. De la garganta de Barberán también surgieron estribillos: “mete la mano en el bolsillo/ saca y abre tu cuchillo y ten cuidao”, de la canción ‘Calle luna, calle sol’, que pertenece al disco Lo mato, grabado en 1973 con Willie Colón y en el que también consta ‘El día de mi suerte’.

Triste y vacía terminó la primera intervención de Barberán. Era el turno de Gustavo Enrique, el otro vocalista de la orquesta Guayaquil All Star, liderada por el bajista Juan Carlos Vergara y el pianista Luis Izurieta.

Gustavo Enrique, conocido como ‘El sonero del Pacífico’ e hijo de la pasillera Mery Aráuz, cantó ‘Che Ché Colé’, una de las canciones que influenció a Barberán en 1969, cuando Lavoe grabó el álbum Cosa nuestra junto a Colón. La otra de Barberán es ‘La murga de Panamá’, que tampoco faltó en el repertorio de Mis mejores pregones 2 con el que Guayaquil All Star recordó los 70 años del natalicio del Cantante de los cantantes.

Después siguieron ‘Todopoderoso’, ‘Barrunto’ y ‘Aléjate de mí’. Barberán volvió, pero vestido de blanco entero para cantar ‘El sabio’, ‘El loco’ y ‘Juanito Alimaña’, que marcaron el final de la primera parte del espectáculo a las once de la noche.

Media hora después, Guayaquil All Star regresó con la Orquesta de Cámara de la Universidad de Guayaquil, que dirige Fernando Gil. Juntos interpretaron ‘Ausencia’, ‘Emborráchame de amor’, ‘Periódico de ayer’, ‘El cantante’ y ‘Todo tiene su final’ hasta pasada la medianoche. (I)

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria