Domingo, 22 Enero 2017 00:00 Séptimo día

Carlos Alberto Rossi / Coach científico

"El coaching fue prostituido; antes se lo tomaba en serio, después fue una moda"

"El coaching fue prostituido; antes se lo tomaba en serio, después fue una moda"
Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

El consultor e investigador argentino creó, en su tesis doctoral, la herramienta Tablero Numérico Observacional (TNO), con el cual, en 8 minutos, sabe cómo es la personalidad de un sujeto.

Silvia Murillo

El argentino Carlos Alberto Rossi se radicó de forma definitiva en Ecuador en 2007, pero la primera vez que vino al país fue en noviembre de 2004. Lo hizo por las contrataciones que tenía con empresas que requirieron sus servicios para dictar talleres de liderazgo y negociación, toma de decisiones y estrategias. Fue también profesor de diplomados.

Pese a que su sueño de niño era ser un ingeniero aeroespacial y trabajar en la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, por sus siglas en inglés), este anhelo no se concretó. Sin embargo, sus trabajos de carácter científico han sido objeto de análisis por parte de personal del referido organismo.

Rossi tiene 3 masterados: Relaciones Públicas y Gestión del Conocimiento (Universidad Politécnica de Cataluña, España) y Neurociencia y Biología del Comportamiento (Universidad Pablo de Olavide, España).

Además es investigador científico multidisciplinario, coach emocional y científico, asesor de Negociación en crisis con toma de rehenes certificado por Ticamer (Tribunal Internacional de Conciliación y Arbitraje del Mercosur) y por instituciones del FBI. Además es instructor militar, exoficial de la Fuerza Aérea Argentina, Escuela de Aviación Militar y Ministerio de Defensa de ese país.

Su amplia trayectoria estudiando e investigando la conducta humana y la inteligencia emocional le permite saber cómo es una persona tan solo con saludarla de mano.

Él cuestiona el hecho de que ahora cualquiera que lee un par de libros se autocalifica como coach y dice que no hay que confiarse de los certificados que se presenten, sino que es necesario llamar a los referentes y clientes para verificar.

¿Cuál es el coach indicado para dictar un taller?

Debe conocer de conducta humana, tiene que tener conocimientos básicos en Neurociencias. El que no conozca de esto o de cómo se conforma un modelo mental —que es lo que te permite interpretar la realidad y accionarla de forma más adecuada—, no puede ser un coach tomado como profesional. Si alguien dice: yo voy a cambiar o modificar la conducta a una persona, tiene que saber cuáles son las variables mínimas, porque hay límites, es decir él puede mejorar y ayudar a un individuo o varios a ser mejores en su gestión siempre y cuando sepa que hay límites que no puede manejar y que cada persona es distinta.

¿Qué más debe saber?

Que el coaching a nivel general se divide en emocional, productivo, directivo y deportivo. Entonces hay una manera de trabajar en forma estándar en todas las líneas de negocios y con todo tipo de coach. ¿Cómo es eso? Cuando comprendes la base de la conducta humana puedes trabajar en cualquier línea: mandos medios, deportivos, directivos. De hecho, el coaching científico —que fue la escuela que creé— se aplica a nivel deportivo, directivo, mandos medios y en más de 14 líneas de negocios y funciona muy bien.

¿Cómo surge esta creación?

Lo creé a partir de una tesis doctoral, de un Ph.D. en EE.UU. Este coaching científico lo apliqué durante 8 años.

¿En qué consiste?

Se debe conocer de neurociencias, de conducta humana; te transformamos en coach emocional. ¿Por qué? Porque por más que seas, por ejemplo, una ingeniera brillante, una medalla de oro de (la Universidad de) Harvard, si tienes un problema emocional grave, familiar, es muy extraño que te concentres bien y puedas trabajar. Por lo tanto, la inteligencia emocional es transversal a la aplicación de todas las habilidades. Si no estás estable emocionalmente, prácticamente no podrías aplicar cualquier habilidad tuya en forma efectiva.

¿Qué hace entonces este tipo de entrenador?

Primero, el coach científico se especializa en estabilizar emocionalmente a la persona; segundo, pasa a desarrollar las habilidades que la organización desea que tenga dicho empleado, más ajustadas o que le permitan mejorar su gestión y después trabajar con el equipo integral. Lo más importante es que también entrenamos a la compañía. Vamos al director de la empresa y le decimos si tiene que ajustar algo para optimizar la producción.

¿Entonces, la base para trabajar es la emocional?

Todo es importante, pero lo primero que sí se debe saber manejar es cómo estabilizar emocionalmente a una persona y para esto no hace falta ser un psicólogo o un especialista en conducta humana. Hay cuestiones básicas. El coach no es como un psicólogo, se lo complementa con la parte empresarial, pero no hace falta ser psicólogo. Hay herramientas de inteligencia emocional que permiten que una persona reaccione y se identifique en qué puede mejorar... Pero hay un límite donde él ya no llega, por ejemplo, si son depresiones profundas o cuestiones psicológicas que interfieren, uno no es psicólogo ni es médico y hay que saber dónde hay un límite y hasta ahí directamente se hace cargo el coach profesionalmente.

¿Pueden cambiar a una persona?

Un coach no puede proponer lo que idealmente nunca se va a dar. Si alguien dice: “Yo cambio a una persona 100%”, eso es mentira, las personas 100% no cambian; mejoran y pueden modificar ciertas cuestiones del modelo mental, pero no al 100% como se pretende. Una persona no puede manipular una forma de ser, la estructura mental. A veces pienso que el coaching fue muy prostituido, al principio, cuando comenzó en la década de los ochenta, a lo mejor se lo tomaba en serio, pero ya después se transformó en moda y como es un servicio que se cobra por hora, lo ven muy rentable. Entonces de esto se aprovechan muchas personas que a lo mejor no están preparadas y hacen que esta profesión pierda confianza. A escala mundial, la confianza en el coaching se estima en aproximadamente el 50%.

Usted creó la herramienta Tablero Numérico Observacional (TNO) para evaluar, ¿cómo funciona?

El TNO permite estimar si el sujeto a evaluarse tendrá buenos resultados o no en el proceso (a nivel empresarial). Tratamos de hacerlo lo más ético posible. Creo que muchísimos coachs en el mundo hacen lo mismo porque son serios, pero hay otros que no lo son y a veces desprestigian la profesión.

¿Cómo desarrolló el TNO?

Esta herramienta me llevó casi 11 años desarrollarla; comencé en Argentina en 2002 y terminé acá (Ecuador) en 2012. Es un tablero tipo damas, que se juega con números, en donde la persona tiene 8 minutos para armarlo. Allí se puede tener su perfil completo: de liderazgo, de negociador, de decisor, en productividad y puedes evaluar en tiempo real, sus valores y antivalores, cosas que los test no revelan.

¿Cómo funciona?

Las 100 fichas (del TNO) están identificadas con el mismo color que las del tablero. Se las coloca a su alrededor, distribuidas en 3 fracciones, esto es para ver, en los ojos de la persona, qué parte predomina. Hay que ubicarlas en los casilleros que corresponde, lo más rápido que se pueda, nada más. Después nosotros le decimos cómo es, pero esto es muy directo, lapidario, le indicamos cómo es su perfil de vida, hasta dónde puede mantener sus valores y si estos son inestables; aquí sale todo. El promedio de tiempo es de 4,5 a 6 minutos, pero 8 es un promedio para quienes tardan un poquito más.

¿En qué se basa el TNO?

El tablero está basado en neurociencia y el manejo de números o cálculos por parte del cerebro. También utiliza parte de las técnicas de Paul Ekman (pionero en el estudio de las emociones y expresión facial), que son los microgestos: la persona habla y en menos de medio segundo hace ciertos gestos y eso responde a conductas que fueron estudiadas durante 50 años en varias culturas. Sin que se dé cuenta podemos leer sus gestos y saber lo que piensa sin que hable. Además se basa en la observación de sus actitudes.

¿Esta técnica le sirve a las empresas para analizar el perfil de sus empleados o de algún aspirante?

Exactamente. Hay compañías que seleccionan y toman los perfiles una vez que se ha hecho una selección. Por ejemplo, si tengo una terna, se analiza cuál de los 3 tiene mejores valores. También se puede determinar si la persona que piensan promover en una empresa está lista para ese cargo, si tiene miedos muy fuertes y no puede ponerle reglas a su equipo de trabajo.

¿Dónde la están utilizando?

Acá (Ecuador) se opera con mandos medios, directivos. Ya hay más de 4 mil evaluados y 20 empresas certificadas, esto funciona desde hace 8 años. Somos una opción de evaluación que antes no existía. Esto es sencillo, no es invasivo, pero verdaderamente la persona no sabe cómo la estás evaluando. Se evalúa tu respiración, la forma de mover las cejas, cómo manipulas las fichas, cómo te mueves, cómo contestas y eso revela el modelo de cómo piensa. Lo que pasa es que me llevó 11 años  hacerlo que hasta se me cayó el pelo (risas...). Después se pasa un informe confidencial a Recursos Humanos.

Cuando la persona ha sido evaluada y se le dice cómo es, ¿cuál es el siguiente paso?

Primero es que sea consciente de que realmente necesita mejorar sus habilidades o sus debilidades. Si tiene una actitud soberbia y dice: “Yo con los años que tengo de experiencia ya me las sé todas, no me equivoco nunca, no me hace falta”. A esa persona nunca le vamos a dar coaching porque no pone el 50% de su parte, no es humilde en aceptar que tiene que cambiar, por lo tanto va a simular y le va a quitar plata a la empresa y va a seguir exactamente igual. Ahora si dice: “Yo realmente me doy cuenta de que tengo un problema, me gustaría mejorar”, este individuo es consciente de que tiene que mejorar o puede irse de la empresa porque le ponen un ultimátum.

¿Qué tan beneficioso o necesario es que las empresas tengan un coach de planta o cada qué tiempo deberían contratar a uno de afuera?

Hay 2 tipos de coaching: puede ser interno, de la compañía, o un externo. El coach interno es el que sabes que es un buen colaborador, tiene conocimientos, es una persona que tiene la aceptación de todos los compañeros y a él se lo prepara como coach; tiene la ventaja de conocer la problemática interna, pero quizá no pueda ser imparcial. En cambio, el externo es imparcial, normalmente está más preparado y ya tiene experiencia con otras empresas, ya resolvió casos, por lo tanto puede aportar con conocimientos, pero se debe confiar en su metodología. (I)

DATOS

Con respecto a la PNL (Programación Neurolingüística), Carlos Rossi indica que es una herramienta muy buena de comunicación que permite optimizar la forma en que se trabaja con cada persona.

La PNL, según él, no tiene una profundidad en la conducta humana como la tiene parte de la Psicología Criminal o las Neurociencias.

Este año inaugurará el taller Mentes Visionarias que tratará los problemas de los emprendedores.

Foto: CORTESÍA CARLOS ROSSI

ENLACE CORTO

Publicidad

Promo-galeria

Últimas noticias

Últimas noticias