La ayuda se coordina para zonas críticas de guayas, informó la secretaría de riesgos

La intensidad de las lluvias disminuye en 3 cantones de Manabí, pero sigue la emergencia

- 11 de febrero de 2017 - 00:00
En Manta se coordina ayuda de emergencia a las zonas afectadas por el terremoto de abril de 2016 y que presentan problemas de alcantarillado.
Foto: Rodolfo Párraga / EL TELÉGRAFO

Con el fin de mitigar los efectos de las precipitaciones de esta semana, los municipios de Chone, Portoviejo y Puerto López trabajan en obras y en albergues para las familias damnificadas.

Manabí y Guayas.-

Las lluvias presentadas entre jueves y viernes, en cantones de Manabí como Chone, Portoviejo y Puerto López, han bajado la intensidad pero las medidas adoptadas para mitigar los efectos de las precipitaciones se mantienen.

El alcalde de Chone, Dayton Alcívar, manifestó que se trabaja para retirar de forma urgente el agua estancada en sectores urbanos y rurales.

En el cantón, la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) afirma que son aproximadamente 100 las familias afectadas con las últimas lluvias (inundaciones y deslaves). Inicialmente, los damnificados salieron de sectores como San Pablo y El Vergel, pero regresaron una vez que  bajó el nivel del agua. El burgomaestre informó que 15 de estas familias están en casas acogientes.

En el cantón hay el problema de inundaciones por el funcionamiento del alcantarillado sanitario y pluvial que ya cumplió su vida útil. “Tenemos ya un estudio integral hidrosanitario para el que estamos tratando de conseguir los recursos a través de un crédito, sea Banco de Desarrollo o un organismo, y así poder resolver el problema grave que tiene Chone”, dijo Alcívar.     

Recordó que desde mayo del año pasado está la declaratoria de emergencia hidrosanitaria porque se contamina todo el proceso del manejo de saneamiento ambiental. “Esa declaratoria no la hemos suspendido porque con el terremoto colapsó todo lo que tenía que ver con el sistema de estructura hidrosanitaria”.

En esta localidad hay 5 albergues calificados, aunque se evalúa la apertura de nuevas instalaciones.

En Puerto López el alcalde subrogante, Cinerman Miranda, explicó que en las últimas horas no ha llovido. “Tenemos días soleados”.

Lo que para Miranda representa un gran problema son las familias que están a la intemperie y que esperan la construcción de sus casas. “Ya le hicimos una carta al Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) que de los 300 bonos que se otorgaron, el 40% todavía no está concretado, pero le han hecho desbaratar las casas a los beneficiarios”.

Explicó que esas personas han sido ubicadas en hogares de familiares. Los establecimientos considerados como recintos electorales están limpios porque se sacó enseguida el agua de lluvia acumulada. “Se hizo una minga de limpieza”.

Estos recintos son el Colegio Provincia de Manabí, Escuela Felicísimo López de Salango, escuela Federico González Suárez, en Machalilla, y el colegio Jaime Roldós, en Las Tunas.

En Portoviejo, de 178 problemas reportados a causa del temporal, 99 fueron atendidos, 44 están en proceso de ejecución y 35 están pendientes. De estos últimos,  4 requieren atención especializada (ciudadela El Rosal, Estancia Vieja, las comunidades Chacras Adendro, de la parroquia Riochico, y El Milagro, de la parroquia Picoazá). Así lo informó Patricio Vélez, director general de Desarrollo Territorial.

En esos lugares se necesita abrir canales con maquinaria. El alcalde del cantón, Agustín Casanova, dio la disposición de intervenir, incluso, en predios privados.

Según el informe de la sala situacional del Municipio, en la comunidad Las Chacras, el Gobierno Provincial de Manabí (GPM) y la Empresa Pública de Agua (EPA) deben construir el canal de encauzamiento de las aguas lluvias.  

En la ciudadela El Rosal, que se encuentra contigua al hospital de Solca, la empresa pública municipal Portoaguas construirá un canal y colocará tubería para desfogue.

En ambos casos se ha realizado levantamiento topográfico para la construcción de la infraestructura.

La vía  a Río de Oro, del cantón El Carmen, que sufrió un hundimiento de casi 10 metros debido a las lluvias de la noche del martes y madrugada del miércoles, se encuentra habilitada al paso vehicular y peatonal. En el lugar, equipos técnicos del Gobierno Provincial de Manabí (GPM) intervinieron de manera  inmediata.

Kevin Loor, técnico  del GPM, explicó que por ahora se ha estabilizado el talud y conformado una mesa más amplia para el paso de los transeúntes y vehículos, porque es una vía de mucho tránsito.

En el tramo del hundimiento deberá hacerse una variante y volver a canalizarse una vertiente para dar estabilidad y seguridad a la vía. Allí se  colocarán tuberías de 1.200 mm, material  que se encuentra ya en el lugar para emprender los trabajos.

Mientras, en Guayas, la Prefectura realizó el retiro de la palizada que se acumuló al pie del puente provisional San Gabriel, en el sector de Plan América, del cantón Daule.

Por efecto de las torrenciales lluvias y el caudal del río se formó un dique con ramas y aquello habría puesto en riesgo la estructura.

En Durán se suspendieron las clases en 16 unidades educativas debido a que quedaron anegadas. El coordinador de la SGR de la zona 5, Enrique Ponce, informó que los esfuerzos están enfocados en que la ayuda llegue rápidamente a las zonas consideradas críticas.

Entre ellas, las zonas bajas de Daule, Naranjal, Salitre y Milagro. Según datos recibidos por el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología, las lluvias mantendrán su intensidad durante febrero. (I)

Un bus de la cooperativa Pascuales se atascó en una cuneta cubierta por agua, en el km 18,5 de la vía a Daule, en Guayaquil. Foto: Internet

--------------------

Caos vehicular en las calles de Guayaquil

La lluvia de casi 12 horas que cayó sobre Guayaquil, desde la noche del jueves hasta la mañana del viernes, provocó accidentes y congestionamientos vehiculares en calles y avenidas.   

Durante la madrugada, un bus de la cooperativa Pascuales quedó atrapado en una cuneta, a la altura del km 18,5 de la vía a Daule. El chofer del automotor no divisó el hueco debido a la turbiedad del agua que inundaba el lugar.  

Desde las 08:00, las cámaras del sistema ECU-911 reportaron atascos en el tránsito del puente de la Unidad Nacional, en el sentido Durán-Guayaquil y en el ingreso a Samborondón.

La situación fue similar en la avenida Pedro Menéndez Gilbert, donde los choferes demoraban hasta media hora para salir del tramo que conecta hacia la calle Boyacá.

En Mapasingue Este se registraron calles anegadas. En el mismo sitio, las cámaras de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG) indicaron el desplome de una vivienda.

Por otra parte, la concesionaria Interagua se mantiene alerta por el nivel de turbiedad que se presenta en el río Daule, lo que podría afectar la captación y potabilización de agua para la ciudad.

En el último comunicado se informó que el nivel de NTU (parámetro para medir el comportamiento de sólidos dispersos en el agua) se ubicó en 1.270. El servicio es normal pero no se descarta implementar una restricción. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: