Lunes, 04 Septiembre 2017 00:00 Walter Franco

Punto de vista

¡ Se ha extraviado el norte!

Walter Franco

Se acabó la temporada 7 de Game of Thrones, los MTV Video Music Awards se volvieron más socialmente conscientes, mientras que las críticas y el rechazo, en especial al número de la niña de 4 años que ejecutó pole dance, no cesaron. Y en medio de ese concentrado televisivo, el televidente asiduo o no, está imposibilitado de ignorar que los cambios del magacín matinal En Contacto no vienen para bien.

Desde agosto 3 se intensificó el contenido farandulero gracias al segmento ‘Ñañita te cuento’ a cargo de Gabriela Pazmiño e invitados como Viperino o Angello Barahona, con sus bombas chitas que aún son muy light. Los cambios planteados por Gustavo Segale y Lourdes Endara no son malos en sí, pero no van con el formato magacín ni con lo que acostumbra ofrecer En Contacto desde que existe hace once años, siendo Úrsula Strenge la única sobreviviente de los presentadores originales. Del 28 de agosto al 1 de septiembre se dio una recuperación, gracias sobre todo a las celebraciones de los cumpleaños de integrantes del staff, y una ligera reducción del tiempo al aire de ‘Ñañita te cuento’, que incluso recurre a entrevistar a presentadores y reporteros de farándula por más bombas chitas y para autoevaluar su vida al aire.

Mirar En Contacto, de 10:30 a 13:00, ya no resulta ni informativo ni entretenido al 100%. Tal vez entretiene en un 55%, a pesar de que mantiene sus altos picos de sintonía y presencia fuerte en redes. Invitados cómicos como La Mofle y La Vecina son los que alzan el nivel, ya que los invitados musicales, actorales y elencos de danza se repiten mucho, entre otros Kandela 4G y Samantha Grey. El más reciente invitado internacional fue Pablo Granados, a quien también pidieron bombas chitas, y que vino acompañado de su compatriota Valeria Britos para promocionar la obra ‘La revista de la risa’. Los juegos en estudio han perdido espacio y resultan aguados cuando se los incluye. Los temas de estética, salud, bienestar familiar y hasta los dramatizados son esporádicos y no representan puntos fuertes.

La inclusión de Gino Freire como voz en off y el segmento gastronómico con representantes de huecas premiadas han sido un plus. No así la presencia reducida de Henry Bustamante y Verónica Camacho, sin contar la incomodidad que deja entrever Efraín Ruales, y el teatro de si Strenge dejaba o no En Contacto. Strenge no se fue y ya Gabriela Pazmiño no monopoliza el magacín, pero falta sentir la mano y voz fuerte de un presentador central.

Por ahora los talentos de pantalla buscan aparecer como animadores. Lo cual parece innecesario, ya que no tienen público en estudio ni están realizando segmentos en exteriores con regularidad. Los personajes de Efraín Ruales tampoco parecen encajar demasiado en el nuevo En Contacto.

El dilema está en si cambiar el nombre y perder la marca En Contacto o mantener el nombre y aceptar que ya no es un matinal. Ejemplos de estos formatos son los shows estadounidenses Today y los españoles Espejo Público y La mañana de La 1, presentada hasta 2016 por Mariló Montero. Por ahora, En Contacto es una ensalada que abarca mucho, pero poco aprieta. (O)  

 

 

 

ENLACE CORTO
Inicie sesión para comentar

Google Adsense

Google Adsense