Martes, 22 Noviembre 2016 00:00 Walter Franco

Punto de vista

El final de Tierra de serpientes dejó 'cabos sueltos'

Por Walter Franco Varas

Pasada la euforia del beso entre Jennifer López y Marc Anthony y en paralelo con los sensuales o prolijos espectáculos de Ariana Grande con Nicki Minaj y Sting en la gala de los American Music Awards (AMA), la serie policial ecuatoriana Tierra de Serpientes llegó a su fin.

Fue una temporada de ocho capítulos emitidos los domingos desde el 2 de octubre en la que brillaron los guiones de Carlos Wasserman y Natacha Caravia, además de la colaboración de efectivos y recursos de la Policía Nacional en la puesta en escena.

Las actuaciones no resultaron de tan alto nivel como pintaban al inicio, en los cuatro últimos capítulos la toma de rehenes en el banco y los encontronazos entre el ‘Mayor’ León y el ‘Flaco’ Arizmendi fueron escenas televisivamente planas aunque sobreactuadas. Algo que sí falló en la trama fue dejar la historia de amor entre la teniente Vega y el capitán Mendoza para los dos últimos capítulos, además Beto Malavé y Carlos Valencia en las pieles de William y Daniel Fonseca presentaron unos acentos peculiares en sus escenas conjuntas.

La serie se sostuvo más actoralmente en el personaje principal de Milton Mendoza a cargo de Cristian Donoso, el personaje secundario Coronel López, interpretado por Ricardo Williams y los incidentales William Fonseca, encarnado por Beto Malavé y Lila, interpretada por María Karla Gómez. No es que el resto del reparto fallara. Ocurrió que sus personajes no destacaron tanto como los cuatro mencionados. Estela Redondo nunca desentonó como la fiscal Luz Pincay, pero sus apariciones fueron cada vez más limitadas y Juan José Jaramillo como el teniente Nicolás Plaza. A pesar del espacio que tuvo su personaje en la trama no llegó a ser tan memorable. Quien sí queda en las memorias de los seguidores de la serie o quien haya visto las promos, es Carlos Valencia como Daniel “el Gurú” Fonseca.

Tierra de Serpientes se constituyó en el ejemplo de que sí se puede hacer buena televisión en Ecuador, en el género de thriller o policial.

Esta vez requirió de la asistencia en logística de la Policía Nacional, además de los archivos de la institución para los guiones. Intentos anteriores de series policiales nacionales fueron Los Defensores de la Perla, Smith Weisson Zambrano, Juego de Manos, Los HP.

Las fallas con esta nueva serie radicaron esporádicamente en su edición, el audio que a veces se volvía inentendible cuando los actores susurraban o decían secretos, y el final del capítulo ocho. Algunos defenderán el cierre de ese último episodio de la primera temporada como un mérito porque fue similar a lo que hacen las series anglosajonas, dejar todo  colgado. Fue tenso ver una balacera al aparente héroe de la serie sin saber el resultado.

La música y la postproducción a cargo de Atómica estuvieron a la altura del alto estándar de producción que se impuso para Tierra de Serpientes. Claqueta Films y TC mi canal supieron trabajar juntos para ofrecer al público una serie entretenida, sin violencia gratuita, pero aún perfectible. Habrá que esperar la segunda temporada y ver cómo avanza la historia del teniente Nicolás Plaza, si es que tal vez se convierte en el nuevo héroe de la serie. (O)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez:
Lunes, 21 Noviembre 2016 18:45

Google Adsense

Google Adsense