Sábado, 13 Mayo 2017 00:00 Columnistas

Temas médicos pendientes

César Hermida

Sobre los médicos se publicaron en los últimos tiempos algunos titulares, como que “En 10 años los médicos han aumentado en su número en un 135%” (EL TELÉGRAFO 09 11 16), y los subtitulares señalaban que “El INEC realizó la medición entre 2005 y 2015. El año pasado las consultas llegaron a 75.2 millones.  Los establecimientos de salud se incrementaron en 4,3%. Los 29.374 doctores representan una tasa de 18,04 médicos por cada 10.000 habitantes. En 2005 el número de galenos registrados era 12.492. En 2015 se reportaron 4.686 odontólogos, 1.237 psicólogos, 16.931 enfermeras y 2.148 obstetrices. El incremento significativo se registró en el sector público”.

Todo esto está bien, pero se refiere al sistema curativo, y ni siquiera puede decirse al sistema médico porque hay diversas profesiones en torno al diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades. Mientras tanto los profesionales a cargo de la prevención, y ni se diga aquellos preocupados de la promoción de la salud, la denominada salud pública, aún se mantienen con salarios más bajos y con menor prestigio, cuando estos pilares del sistema son igualmente importantes. Y lo más grave es que se considera que la promoción de la salud puede estar en manos de los denominados Trabajadores de Atención Primaria, TAP, es decir personas con formación de pocos meses. Eso es no entender lo que significa la salud y creer que la misma es solo la ausencia de enfermedad.

Los mejores ejemplos de promoción de la salud son: el Semáforo Nutricional implementado por el actual Gobierno, y la Pensión Universal para los Adultos Mayores, así como la Vivienda para Todos, propuestas por el nuevo presidente Lenín Moreno.

Otro tema prioritario es el de los seguros privados de salud que se resisten a cumplir las disposiciones, y entre ellas las de adultos mayores.  “Los seguros de salud privados deben incluir en sus servicios a los adultos mayores”, dice el titular (EL TELÉGRAFO  09 11 16), y los subtitulares señalan que “La nueva ley establece una cobertura de preexistencias de 20 salarios básicos unificados (7.320 dólares) y al momento las empresas solo brindan atención médica con un tope de 2.000 dólares. La disposición final establece la vigencia de la norma luego de 180 días”.

La nueva gestión debe estar en manos de equipos calificados para estos y todos los temas, con formación y experiencia. La Autoridad Sanitaria Nacional, el Ministerio de Salud, debe contar con ellos desde la gestión local hasta los niveles centrales, y el/la Ministro/a con el apoyo de comités consultivos interdisciplinarios. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense