Lunes, 17 Julio 2017 00:00 Columnistas

Soluciones a la crisis económica

Juan J. Paz y Miño C.

Bajo el supuesto de que el gobierno del presidente Rafael Correa no dejó la ‘mesa servida’ al nuevo gobierno de Lenín Moreno, el problema que se plantea es qué tipo de medidas económicas son necesarias para afrontar la ‘crisis’ que vive el país.

Aprovechando de esa expectativa nacional, han vuelto a la carga élites empresariales de mentalidad atrasada, que confían en el despegue del sector privado a condición de que el Estado se retire de la economía, se reduzcan impuestos y se flexibilice el trabajo. No les importa que ese ‘modelo’ ya fue experimentado en Ecuador a partir de las décadas finales del siglo XX y que trajo consigo el deterioro sistemático de las condiciones de vida y de trabajo de una amplia población nacional, la debacle de la institucionalidad y la ruina de la gobernabilidad.

Pero esa historia es lo que menos se recuerda en la actual coyuntura política, porque si el ‘diálogo’ impulsado por el presidente Moreno concluye desoyendo esas propuestas, las élites conservadoras levantarán el incendio argumentando que sus voces no fueron escuchadas. Y si son escuchadas en el sentido por ellas propuestas, evidentemente no habrá más Revolución Ciudadana.

Hay momentos históricos críticos. Después de la Revolución rusa (1917) el camino al socialismo parecía destruirse por la ruina económica que siguió. Para solucionarla, el gobierno de V.I. Lenin debió acudir a la NEP (Nueva Economía Política) en 1921, que implicó una especie de ‘retorno’ al impulso privado, sin que el Estado dejara de ser hegemónico. En EE.UU. la solución a la crisis desatada entre 1929-1933 fue atendida por el presidente F.D. Roosevelt mediante el New Deal (ND), que implicó enormes inversiones públicas, fuertes regulaciones estatales a los empresarios, más impuestos y una amplia legislación protectora para los trabajadores.

La NEP instauró una especie de ‘capitalismo de Estado’ temporal, hasta retomar el definitivo rumbo socialista; el ND un “capitalismo social” de larga herencia, que fue desmontado definitivamente por los neoliberales desde la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989).

En Ecuador, la ‘crisis del cacao’ y del liberalismo plutocrático condujeron a la Revolución Juliana (1925-1931) que inauguró la superación del régimen oligárquico, reinstitucionalizó el Estado, fundó su intervencionismo económico, impuso el primer régimen de impuestos con el de la renta a la cabeza, y dictó una amplia legislación laboral. El ‘desarrollismo’ de las décadas de 1960 y 1970 impulsó como nunca antes la modernización de Ecuador bajo claras acciones estatales. En los 80 y 90 la crisis económica persistente no se solucionó, a pesar del neoliberalismo reinante.

Así es que contamos con variadas experiencias históricas como para entender que la solución a las crisis económicas no es un simple asunto ‘técnico’ o ‘pragmático’, y peor meramente empresarial. Tienen que ser afrontadas bajo la guía del proyecto político y social que se trata de construir, de modo que las medidas pueden inclinarse hacia un capitalismo social, al capitalismo salvaje o al socialismo del siglo XXI. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense