Sábado, 25 Marzo 2017 00:00 Columnistas

Prensa privada y la campaña electoral

Oswaldo Ávila Figueroa, ex docente universitario

La derecha política, traidores, falsos izquierdistas y conocidos ambiciosos, sin importarles ideologías, marchan confundidos de la mano del líder de la bancocracia y presidenciable de CREO, y como avizoran otro fracaso en la jornada cívica del 2 de abril han intensificado ofertas demagógicas, rumores, sobre el consabido paquetazo electoral o presunto fraude, e inventando nombres de involucrados en hechos dudosos en su malévolo afán de afectar la imagen del régimen del Buen Vivir, del líder de la Revolución Ciudadana, Rafael Correa y el binomio de Alianza PAIS, Lenín Moreno, Jorge Glas, sin descartar ocultas acciones golpistas.

En esa escalada de mañoserías de la oposición, se destaca el apoyo de la prensa ‘libre’ y sus periodistas, que alientan esa campaña sucia, concediendo extensos espacios a las ofertas utópicas del líder del Opus Dei y elogiando a minúsculos dirigentes mediante entrevistas amarradas para injuriar a los líderes de Alianza PAIS y sus aliados; y para el colmo de la ridiculez, cubren espacios en los medios de la derecha , exhibiendo imágenes de exdirigentes del otro siglo, ciegos y alejados de la realidad, en respaldo al desesperado banquero.

La prensa escrita, radio y televisión alineadas en la oposición tienen pleno derecho a regalar espacios a los seguidores y aduladores de Lasso, pero es bochornoso que, por la falta de líderes solventes, pretendan convertir a un mediocre, fracasado en eventos electorales y sin respaldo popular en dirigente de voz orientadora y autorizada dentro de la acalorada disputa por alcanzar el cetro en Carondelet.

El sensacionalismo en el periodismo es el truco para desorientar a la ciudadanía, exagerando o tergiversando los acontecimientos, tal el caso de Lilian Tintori con el que se pretendió escandalizar como si se tratara de un atropello a la libertad de movilización, pero oportunamente el Gobierno puntualizó, no se permitió el ingreso de la venezolana porque iba a hacer proselitismo político con visa de turista. Quedó en la ridiculez el titular de un diario de la oposición: ‘Portazo del gobierno a Lilian Tintori’. Bien ha explicado Lenín Moreno: los extranjeros pueden venir a Ecuador para realizar actividades académicas, de negocios, turísticas, pero no pueden venir a hacer actividades políticas.

Los medios de comunicación comerciales se ponen de cuerpo entero, como aliados de la derecha oligárquica en los procesos electorales, es por eso que se consideran derrotados o triunfalistas al término de la contienda.

Hoy con rabia se movilizan por contribuir con todos sus recursos en la ansiada victoria del banquero y así pretender recuperar privilegios y los espacios del poder político.

Los medios ‘independientes’ politizados, en defensa de sus intereses, como estrategia abandonan la objetividad en la difusión de las noticias para favorecer en este caso al candidato de la derecha. Leía un titular de amplia extensión: ‘Médicos apoyan a Lasso’, cuando en la realidad se trata del pronunciamiento de un sector de médicos del Luis Vernaza, institución privada. Eso se llama manipulación o atentado a la verticalidad del periodismo. Todos aceptan que la prensa  ‘independiente’ crítica y altiva contribuye al fortalecimiento de la democracia, pero si solo funciona en protección de intereses propios y de sus aliados, en este caso del candidato banquero, pierde espacio, credibilidad y más bien favorece al binomio del triunfo Lenín-Jorge.

Lo cierto es que la campaña electoral está radicalizada, simplemente porque el candidato de la banca Lasso y su prensa presagian otra derrota, esta vez definitiva, mientras Lenín y Jorge avanzan, comprometidos a seguir el camino de la Revolución Ciudadana. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense