Martes, 15 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

Obras de ingeniería para el desarrollo (1)

Víctor Mendoza Andrade

Las grandes obras de ingeniería construidas en los países del tercer mundo con el objetivo de favorecer su desarrollo para enfrentar la pobreza, como son: presas, acueductos, caminos, etc…, no siempre han dado los resultados esperados y más bien han sido motivo de severas críticas por no alcanzar sus objetivos y alterar negativamente el ambiente natural.

Estas críticas, sobre todo las realizadas por las academias científicas, son fundamentadas, pero precarias en aportar soluciones para evitar los efectos perjudiciales.
Irónicamente, estas obras para combatir la pobreza  tienen un coste financiero en los países subdesarrollados mucho más elevado que el observado generalmente en los países desarrollados. La diferencia se debe principalmente a los altos honorarios pagados por la experiencia de los servicios de los técnicos que las construyen y las herramientas empleadas para su construcción. Lo cual nos permite deducir que mantener la ignorancia resulta caro.  

Es importante también anotar que las  obras construidas significan la introducción de elementos extraños al medio ambiente natural donde estos se están implementando, pudiendo potencialmente generar alteraciones desfavorables en los componentes del sistema natural existente que constituyen los recursos naturales con los que contamos para el desarrollo, como son: vegetación, fauna, suelos, agua; y generar perturbaciones, como la modificación de los patrones naturales de drenaje del terreno, cambio del curso de las corrientes de agua. Contaminación del aire y del agua. Es decir que las obras tienen un coste ambiental que altera el equilibrio ambiental.

No es posible asegurar que no habrá cambios ambientales con la construcción de las grandes obras para el aprovechamiento de los recursos naturales, pero sí es posible establecer procedimientos para asegurar no sobrepasar el umbral de resiliencia (amplitud de tolerancia para asimilar perturbaciones sin deteriorarse definitivamente) del hábitat humano.

Entre las obras más cuestionadas que ocasionan importantes disturbios ambientales tenemos las presas, sobre todo las construidas en los trópicos. Tenemos casos en los cuales estas estructuras han debido ser suprimidas ante la demanda de los ambientalistas y de los habitantes de pueblos afectados, como lo sucedido en el estado brasileño de Pará, donde el Instituto Brasileño del Medio Ambiente (Ibama) canceló la licencia de construcción de la megapresa Sao Luiz do Tapajós, que cortaría por la mitad el curso del río Tapajós, modificando el medio ambiente y desplazando de sus hogares a miles de personas.

Con la finalidad de prevenir los efectos ambientales de la construcción de los megaproyectos a partir de 1969, el Gobierno de Estados Unidos estableció la primera Ley de Política Ambiental, conocida como la Carta Magna del Medio Ambiente, introduciendo la exigencia legal de la consideración del impacto ambiental en el diseño de proyectos constructivos, además de las planificaciones económicas y técnicas habituales. La observación de estas normas es obligatoria, lo cual trataremos posteriormente. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense