Domingo, 06 Noviembre 2016 00:00 Columnistas

Columnista invitado

Ñuka ushita riksishpa

José Maldonado

Kaynanik semanami Quitoman Californiamanta takikkuna shamurka. Paykunatami may uyanayachini. Ñukaka Kichwa runami kani, kichwakunapa takitami may munani, shinapash ñuka wawki Jaimemi rock nishkata yachachirka, chaymantami chaytapash may munani.

Ñukaka Californiamanta shamushkakunata rikunkapakmi munarkani, shinapash sapalla rinkapakka mana munarkanichu, chaymantami ñuka uchilla ushita haku nirkani. Payka ari nirkami. Pay chay takikkunata uyanayachiktaka mana yacharkanichu. Chashnami wasimanta Bicentenarioman rirkanchik. Ñuka ushika may kushillami karka. Chayman chayashpaka, ashtakakunapa washapimi shayarina karkanchik. Ashtakami yaykunkapak karka. Allimantami yaykuna karkanchik.

Ñukaka chay Californiamanta takikkunatami may uyani. Ñuka ushi chayta uyashkataka mana rikurkanichu. Chaymantami pay chaypi kakpi, imata ruranata yuyakurkani.

Chashnami 20:00 shina tukukpika, Ecuadormanta takikkunata uyarkanchik. Payka paykunata mana riksirkachu. Uyarkallami. Cuencamanta takikkuna takishka kipaka, shuk pacha shinatami shuyarkanchik. Ama shaykushun nishpaka allpapimi tiyarirkanchik. Kayta chaytami parlarkanchik.

Ña shuk pacha shina kipami, shuk mama llaktamanta shamushka takikkunaka rikurimurka. May kushillami karkani, shinapash ñuka ushitami rikuriyana karkani.

Californiamanta takikkuna Creeping Death nishkata taki kallarikpika, tukuy chaypi kakkunami umata kayman chayman kuyuchirka, shinallatak pawak kallarirkami. Ñukaka takikkunata rikukurkani, shinapimi ñuka ushita tikrashpa rikurkani. ¡Mana amiripami karka! Payka umata kayman chayman kuyuchikurkami, kipaka paway kallarirkami. Kipa takikunapipashmi payka pawarka, inglés shimipi takirkapash. Ñukaka chay takikunapa nishkataka asha ashami yachani, shinapash ñuka ushika ashtawanmi yacharka. May kushillami payka karka. Chayta rikushpaka, kushikurkanipashmi, wakarkanipashmi. 

Ari,  chashnami ñuka uchilla ushita “ashtawan riksirkani”.  Ari, taytami kani, paywanmi kawsani, punchantami payta rikuni, usharishkapika payta yanapanimi, shinapash ashallata riksishkatami rikurkani, paypash ñuka munashka takikunata munashkataka mana yuyarkanichu.

Chayta rikushka kipaka, chayshuk takikunapika, ñukapash, ñuka ushipashmi umata kuyuchirkanchik, pawarkanchikpash.

Californimanta takikkuna ña rikpika, shaykushkami karkanchik. Ñuka ushika pawashkamanta, puritapash mana usharkachu. Shinapash may kushillami karka. Ñukaka ñuka ushita ashtawan riksishkamantami, ashtawan kushilla karkani. ¡Maypimi payta ashtawan riksirkani!

Kayta killka katikuk, ¿Kanpa wawakunata alli allichu riksinki? ¡Mana yuyashkapimi ashtawan riksirik kashka!

¡Ahh! ñuka ushika Tiyana shutiyukmi kan, kutin Californiamanta takikkunaka Metallicami kan.  

Resumen traducido al castellano

Conociendo a mi última hija

Soy un Quichua hablante, me gusta la música indígena, pero también soy seguidor del rock y del metal. Esto lo debo a mi hermano Jaime, una de la mejores primeras guitarras del mundo Quichua, que me inculcó el rock.

La semana anterior vino una banda de California a Quito, como no tenía con quien ir, le dije a la más pequeña de la casa si quería acompañarme, ella me dijo que sí. Pero había algo que me preocupaba, y era  que yo no sabía si a ella le agradaba ese grupo.

Así llegamos al Bicentenario, el antiguo aeropuerto de Quito, una cola larga, y al fin ingresamos. Nos ubicamos en un sitio desde el cual podíamos ver el concierto.

Primero se presentó una banda cuencana. Vi a mi pequeña que no se entusiasmo mucho, aunque me pregunto quiénes eran. Así finalizó la primer parte.

Mientras esperábamos a los californianos, nos sentamos en el piso y conversamos de diferentes temas. Tras, aproximadamente una hora de espera, apareció la banda. Emoción indescriptible, al escuchar Creeping Death, todos moviendo la cabeza, luego saltando. Entonces vi a mi hija que estaba junto a mí. Increíble. Ella movía la cabeza como toda una metalera e igual saltaba. No solo eso. Se sabía las letras de las canciones, o sea que también cantaba.

Verla así me emocionó mucho, las lágrimas inundaron mis ojos. Que sorpresa conocer esta parte de mi hija, la más pequeña de la familia, en un concierto al que ella fue por casualidad.

Estimado lector, ¿Cuánto nos falta por conocer a nuestros hijos, verdad? ¡Hoy ya cuento con una trash metalera para los futuros conciertos!

Por cierto mi hija se llama Tiyana, y el grupo californiano es Metallica.

 

 

 

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Domingo, 06 Noviembre 2016 16:24

Google Adsense

Google Adsense