Sábado, 04 Marzo 2017 00:00 Columnistas

'Muertes cruzadas y paraísos'

Melania Mora Witt

El SÍ obtuvo el 55,11% de los votos en la consulta presentada por el Ejecutivo, referente a la obligatoriedad de que, quienes aspiren a dignidades obtenidas en elecciones o quieran desempeñar cargos públicos, no tengan bienes o capitales en ‘paraísos fiscales’. Hubo una contundente aprobación para la propuesta, incluso en provincias en las cuales Lenín Moreno, triunfador de la primera vuelta electoral, no recibió la mayoría de los sufragios.

El SRI  calificó a 86 países como tales ‘paraísos’, considerando “su baja o nula imposición, normas de secreto para evitar intercambio de información, falta de transparencia en disposiciones legislativas, jurídicas o administrativas (…)”. En otras palabras, espacios en los cuales no se pide información sobre el origen de los capitales, – lo que puede prestarse a oscuros nacimientos: narcotráfico, crimen organizado- y, además, la carga impositiva es mínima. Así, la riqueza obtenida en un país, no se queda en ella ni paga ningún tributo, siendo la evasión fiscal una de las razones para su envío fuera de fronteras.

Cabe señalar, además, que la obligación no rige para la exportación de capitales a cualquier país, cuando las empresas nacionales quieran expandir su radio de acción. Tampoco  para todos los ciudadanos, sino para quienes deseen actuar en la función pública o acceder a ella por votación popular. Hoy, la misma prensa que auguraba el voto negativo mayoritario, especula sobre los tiempos y procedimientos que impedirían la puesta en acción de lo resuelto el 19 de febrero. Tal proceder retrata de cuerpo entero los intereses que están detrás de quienes lideran la oposición a un control que transparentará la acción de quienes dirijan, desde cualquier instancia, el aparato estatal. La obstinada oposición a la consulta proviene de quienes no guardan consecuencia  con el país donde hacen sus fortunas.

En días pasados la misma prensa destacaba en titulares la supuesta declaración del presidente Correa, en el sentido de que alentaría la ‘muerte cruzada’-  según lo dispuesto en el Art. 148 de la Constitución que permite al presidente disolver la Asamblea y convocar a nuevas elecciones para los Poderes Ejecutivo y Legislativo -. Ahora sus articulistas se  pronuncian porque el candidato de su preferencia-al que dan por ganador en segunda vuelta-, se acoja a la posibilidad que da la Carta Magna, en actitud de rechazo a la clara mayoría que Alianza PAIS tendrá en la Asamblea. Como se ve, son otros los que desde ya plantean esas ‘muertes’, lo que implicaría una seria perturbación en la vida democrática del país.

La segunda vuelta nos da la oportunidad de consolidar el éxito de las candidaturas de AP. Pese a una de las peores campañas que recuerde-desde el punto de vista ético-, el binomio Moreno-Glas estuvo a muy pocas décimas del triunfo. Con la experiencia obtenida habrá que redoblar esfuerzos y atraer a todos los que, compartiendo la visión del país, se alejaron por diversos motivos. Es necesario recordarles que por encima de errores o resentimientos, es el futuro de la Patria lo que se juega. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense