Jueves, 02 Marzo 2017 00:00 Columnistas

Marzo en la historia ecuatoriana

Jorge Núñez Sánchez - Historiador y Escritor

Si para algo debe servir la ciencia histórica es para ser guardiana de la memoria colectiva. Me lo acaba de recordar mi propia conciencia, ahora que me propuse escribir un resumen de los grandes hechos históricos del presente mes.

Marzo es un mes especialísimo en la historia ecuatoriana. Es el mes que nos recuerda nuestra reivindicación nacionalista de 1845, cuando el país decidió poner fin a la satrapía oligárquica montada por el general Flores y abrir su futuro a los aires de la modernidad republicana. Pero es también el mes en que el obispo Tomás de Berlanga descubrió, sin proponérselo, el Archipiélago de Colón, el 10 de marzo de 1535.

Es un mes de grandes y pequeños recuerdos provinciales. Se dice que Manta fue fundada el 2 de marzo de 1534 por Pedro de Alvarado. El tres de marzo de 1860 se produjo la elevación de Chimbo, mi tierra, a la categoría cantonal. El cuatro de marzo de 1927 el presidente Isidro Ayora suscribió la Ley Orgánica del Banco Central del Ecuador. Y un 29 de marzo, este de 1967, brotó por primera vez el petróleo en el oriente ecuatoriano, en el pozo Lago Agrio Nº 1.

Y es un mes de nacimientos dignos de celebrar. Entre otros, el de José de Antepara, amigo de Francisco de Miranda y promotor de la revolución del 9 de Octubre de 1820, fallecido trágicamente en Huachi, poco después, mientras luchaba arma en mano por nuestra independencia. Y el de nuestro gran pintor Eduardo Kingman, acaecido el 3 de marzo de 1913 en el centro minero de Portovelo.

Asimismo, es un mes de fallecimientos que merecen conmemoración, como los del gran escritor Pedro Jorge Vera, querido amigo mío, quien pasó a la eternidad el 5 de marzo de 1999, apenas cinco días antes de que falleciera en Baltimore, de modo inesperado, su estrecho amigo Oswaldo Guayasamín, gloria del arte ecuatoriano y universal.  En fin, es también un mes de tragedias que merecen recordación. Entre ellas están los terremotos del 15 de marzo de 1645, que causó graves estragos en el centro del Ecuador, y el del 5 de marzo de 1987, que afectó a la zona oriental del país, causando 300 muertos, muchos desaparecidos y la destrucción de 40 kilómetros del oleoducto transecuatoriano.

Pero la mayor tragedia ocurrida en este mes fue sin duda el feriado bancario decretado por Jamil Mahuad, el 8 de marzo de 1999, que produjo un horroroso cataclismo social, causó innumerables muertes y enfermedades, afectó gravemente a la mayoría de familias ecuatorianas y arruinó a una infinidad de empresas y negocios, causando hambre, desempleo y angustia colectiva.

Lo peor vino después, a consecuencia de la brutal e ilegal dolarización de la economía y la quiebra dolosa de … bancos, cuyos dueños huyeron del país tras disponer de los fondos de sus depositantes y robarse los 7 mil millones de dólares entregados a ellos por el Banco Central.

La consecuencia mayor de ese enorme atraco, fríamente preparado por la banca corrupta, fue la migración desesperada de dos millones de ecuatorianos, que salieron a Europa y Estados Unidos en una verdadera estampida famélica, en busca de fuentes de trabajo que les permitieran sobrevivir y sostener a sus familias que quedaban en abandono.

Nunca podemos olvidar ese monstruoso crimen y menos ahora, cuando pretende llegar a la Presidencia de la República uno de los banqueros que se enriquecieron con esa desgracia nacional, quien viene apoyado por los banqueros que huyeron del país y aún andan prófugos. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense