Lunes, 03 Julio 2017 00:00 Columnistas

"La responsabilidad política"

Werner Vásquez Von Schoettler

Aunque la visión política sobre el llamado al diálogo nacional tiene como razón de ser los grandes objetivos nacionales, no podemos dejar de pensar que cierta oposición, intentará usurparlo para su beneficio propio. Y ya es evidente porque por un lado celebran dialogar pero por el otro tienen preparadas su estrategia y sus tácticas políticas-mediáticas para atacar no solo al Vicepresidente de la República, sino todo lo que ellos se imaginan como presencia del “correísmo” en el actual Gobierno. La obsesión con el expresidente es tal que juegan a doble banda: dialogar buscando imponer sus agendas. Lo que no ganaron en las urnas quieren lograrlo sentándose en la mesa y negociar sus poderes locales, pero por el otro lado, buscan, sin duda, la revancha a los valores fundamentales de la Revolución Ciudadana. Intentarán que leyes como la de Comunicación desaparezcan. Pronto reclamarán que la Ley sobre la Plusvalía sea derogada o sustituida por cualquier cosa. Ya reclaman una flexibilización laboral, es decir, que valores fundamentales como los de la redistribución de la riqueza o la equidad de oportunidades solo queden en el papel o en el papeleo. Y pieza clave para desmontar su obsesivo objetivo es imputar de lo que sea no solo al Vicepresidente, sino a lo que ha significado la Vicepresidencia en 10 años de Revolución Ciudadana. En ese marco definen eso llamado “responsabilidad política”, una etérea definición para acusar de lo que sea al Gobierno. Sí al Gobierno, porque el actual Gobierno no se divide entre la Presidencia y la Vicepresidencia, sino que es un solo cuerpo político electo en las urnas por la mayoría de los electores. Mientras saludan con la una mano, buscan cercenar con la otra. De cualquier modo es un ataque a un Gobierno electo, legal y legítimo. Imputar eso llamado “responsabilidad política” es claramente violentar la Constitución, las normas, los procesos. Pero no debe sorprendernos, detestan la Constitución de Montecristi, y una vez más buscan pasarse por encima las leyes con tal deslegitimar al Gobierno que lleva poco más de un mes en funciones. ¡Cómo será a los seis meses! Mientras tanto la comunicación política no logra aún superar el vacío dejado por el Enlace Ciudadano. Cualesquiera que sean los formatos, las acciones del Gobierno no pueden ser presentados como resúmenes ya que la ciudadanía requiere, necesita explicaciones políticas, caso contrario habrá un efecto rebote cuando los partidos mediáticos retomen la ofensiva política. Por ahora la oposición disfruta de posicionar una supuesta partición partidista y gubernamental. Y claro hay quienes se la creen, se molestan, se sienten desorientados. La única salida, siempre es hacer política orgánica, no perder las riendas del Movimiento, pero sobre todo reivindicar tanto la historia de lo logrado como los principios ideológicos de una revolución que debe revolucionarse para no morir en manos de cualquier intento reformista socialdemócrata. Sí hay responsabilidad política y es ciudadana, la cual por 14 ocasiones ha dicho sí a este proyecto político y ha dicho no a la decadencia neoliberal. (O)

 

 

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Domingo, 02 Julio 2017 19:48

Google Adsense

Google Adsense