La investigación científica en los trópicos (3)

- 23 de Mayo de 2017 - 00:00

El aprovechamiento de los recursos naturales mediante la agricultura, actividad vital que asegura la sobrevivencia humana se inicia hace solo unos 10.000 años, desarrollándose mediante la aplicación de técnicas elementales muy parecidas en al menos seis centros geográficos diferentes y en lapsos de tiempos muy cercanos entre ellos. Uno de estos centros se situó en la región ecuatorial andina, en donde se ubica nuestro país. Este período prehistórico es conocido como el de la Revolución del Neolítico.

La tendencia de la producción agrícola presionada por la demanda de alimentos debido al crecimiento exponencial de la población ha tratado de alcanzar la mayor producción posible aprovechando intensivamente la investigación y tecnificación, los recursos naturales disponibles o bien ampliando la superficie física de intervención de la actividad.  

En los tiempos contemporáneos la modernización de la tecnificación agrícola originada en los países industrializados asumió como principal objetivo la maximización de la  productividad de los cultivos con la finalidad de obtener los mayores réditos financieros de sus inversiones en el menor tiempo posible.

La intensificación técnica de este proceso iniciado en la llamada Segunda Revolución Industrial a comienzos del siglo pasado y continuada por la Revolución Verde (término acuñado en 1968 por el Dr. William Gaud) fueron obteniendo soluciones y medios para su implantación, como son la utilización de combustibles fósiles para uso de la mecanización en gran escala y el transporte de productos. Maquinaria cada vez más compleja y eficaz para labrar, tratar los cultivos y recolectarlos. Medios para realizar una fertilización mineral intensa (amonio, nitrato, nitroamonio, fosfato, potasio y fertilizantes compuestos). Procedimientos para tratar las plagas y enfermedades (herbicidas, insecticidas, fungicidas, medicamentos veterinarios, etc.). Conservación y elaboración de productos vegetales y animales (industrialización de las técnicas de conservación por medio del frío, el calor, el secado, el ahumado, la liofilización, la ionización, la fermentación o la adición de sal, azúcar y otros conservantes de los alimentos).

Estos conocimientos mejoraron notablemente las producciones agrícolas y modernizaron las técnicas de cultivo, procedentes de la región septentrional del planeta, las que fueron transferidas a los trópicos donde tenemos condiciones medioambientales y sociales diferentes, causando la severa degradación de los recursos y contaminación ambiental.

Las investigaciones académicas realizadas sobre estos resultados negativos indican que los modelos de desarrollo rural importados de los países desarrollados han contribuido, en gran medida, a la degradación ambiental de los trópicos.

Esta situación ha motivado la búsqueda de alternativas que reconozcan mejor las condiciones ecológicas y sociales de las poblaciones rurales tropicales, en las cuales, indudablemente, los científicos y técnicos de las academias de ciencias y las legítimas instituciones del desarrollo de los trópicos deben participar como responsables de los resultados. (O)