La investigación científica en los trópicos (2)

- 16 de mayo de 2017 - 00:00

En el artículo anterior nos referimos a la potencialidad que tenían los recursos naturales de los trópicos del planeta para la producción de alimentos, la cual se debía incrementar el 70% para satisfacer las necesidades que demandaría la multiplicación de la población mundial para 2050.

A partir de la Revolución Industrial, a inicios del siglo pasado, la agricultura registró incrementos de producción extraordinarios, gracias a los adelantos tecnológicos proporcionados por herramientas inventadas mediante la investigación científica y la utilización de la energía, proporcionada por la utilización de combustibles fósiles, lo cual, además de facilitar la transportación de grandes volúmenes a considerables distancias, expandió la frontera de producción agrícola primaria en territorios como los  trópicos.    

En las últimas décadas, las entidades internacionales para el desarrollo informan que el  potencial productivo de la agricultura mundial, con el apoyo de la investigación y tecnología, ha superado los rendimientos exigidos por el crecimiento demográfico. “La producción de alimentos está aumentando desde 1950, especialmente en los últimos 30 años, a un ritmo tan rápido que ha superado el crecimiento de la población. A comienzos del decenio de 1960 la producción mundial de alimentos para consumo humano era solo de 2.300 calorías por persona y día, cantidad que estaba distribuida de forma muy desigual.

En 1994 había pasado a ser 2.710 calorías por persona y día, suficientes para permitir la correcta nutrición de toda la población humana, aunque, al persistir todavía graves problemas de distribución, de hecho sigue habiendo muchos millones de personas que pasan hambre o están mal nutridas. Más de 800 millones de personas del mundo en desarrollo padecen desnutrición crónica. La falta de energía y proteínas esenciales resta fuerzas al cuerpo y a la mente, y disminuye la esperanza de vida de unos 200 millones de niños”. Lo cual demuestra que el mejoramiento de la calidad de vida no solamente necesita tecnología, sino también decisiones políticas que pongan al servicio del hombre el valor los recursos naturales para superar el subdesarrollo controlando y eliminando efectos contrarios al medio ambiente como los que se han venido generando mediante la práctica de técnicas inapropiadas y esquilmantes.

Instituciones como la National Research Council (1993) y varios científicos expresan al respecto lo siguiente: “El uso inapropiado de los recursos naturales en las regiones tropicales ha causado una severa degradación del ambiente. Los modelos de desarrollo rural importados de los países desarrollados han contribuido, en gran medida, a la degradación ambiental de los trópicos (Altieri y Hecht 1990, Bunch 1985, Goodman y Redclift 1991). Esta situación ha motivado la búsqueda de alternativas que reconozcan mejor las condiciones ecológicas y sociales de las poblaciones rurales tropicales (Altieri y Anderson 1986, Bebbington y Thiele 1993, Chambers et al. 1989, Gliessman et al. 1981, Thrupp 1993)”. Estas consecuencias las trataremos a continuación. (O)