Viernes, 12 Mayo 2017 00:00 Columnistas

Fuerza de la sociedad, hipocresía del macrismo

Roberto Follari (*)

El pueblo argentino abarrotó las calles y las plazas: más de medio millón de personas, solo en la ciudad de Buenos Aires, son muestra del rechazo al fallo de la Corte Suprema que permitía aplicar a los crímenes de la dictadura el procedimiento del ‘2x1’, el cual hace contar un año de prisión preventiva como si hubieran sido dos años de condena. Tal 2x1 no estaba vigente cuando se cometieron esos delitos aberrantes, ni tampoco cuando se produjeron las condenas, lo que hace muy poco comprensible su aplicación. Además, parece evidente que no puede aplicarse un mecanismo de ese tipo para delitos de lesa humanidad.

¿Quiénes votaron en la Corte? El fallo fue de 3 jueces contra 2. El jefe de la Corte, Lorenzetti, votó en contra, quizá porque ahora una diputada encumbrada en el gobierno lo ha tomado como blanco de ataque. De los 3 jueces que votaron a favor de este 2x1 están los dos que promovió el macrismo (incluso, que pretendió imponer por la vía impropia del decreto), y una que el Gobierno quiso que se fuera -superó el límite de edad-, propósito del que luego desistió, lo que hace a algunos conjeturar un arreglo secreto entre ambas partes.

Esto se había venido preparando en los últimos tiempos con una extraña resolución de la Corte, por la cual esta se desligó de su obligación de atender a las decisiones de la Corte Internacional de Costa Rica, la cual obviamente hubiera rechazado un fallo como este. También la cúpula de la Iglesia inició por enésima vez un mal llamado proceso de ‘reconciliación’, por el cual busca perdonar los crímenes enormes de la dictadura. Algunos medios de comunicación, algunos jueces, la jerarquía eclesiástica, un sector mayoritario del Gobierno, todos coincidiendo en preparar este fallo lamentable. Claro que no previeron la reacción social; la menospreciaron.

El Gobierno ya se había venido manifestando en ataque a las políticas de memoria, verdad y justicia. Quiso cambiar la fecha de conmemoración del día 24 de marzo, cuando se dio el fatídico golpe de Estado en 1976; Macri dijo no saber cuántos desaparecidos hubo, y en otra ocasión señaló que los derechos humanos son “un curro” (un negociado). Gómez Centurión -que sigue siendo funcionario del macrismo- dijo que no existió un plan sistemático para robar bebés. Lopérfido, por entonces funcionario en el gobierno de la ciudad capital, afirmó que los desaparecidos no fueron 30.000. Y así siguiendo: un gobierno que no tiene apego alguno a las luchas por los DD.HH. conculcados durante la dictadura, pues muchos de los que hoy apoyan a este gobierno apoyaron en su momento a dicha dictadura.

Tras un papelón del secretario de DD.HH. de Macri al apoyar el 2x1, y mientras Macri hacía un denso silencio al respecto, el ‘gobierno por encuestas’ entendió que había que disimular: la población repudiaba el fallo, y por ello el Gobierno abandonó a los jueces a los que llevó a la Corte. Ahora el macrismo dice ir contra el 2x1, apoya la ley que en estos días derogó de urgencia ese mecanismo en ambas cámaras legislativas, y busca aparecer cerca de la defensa de los DD.HH. arrasados por la dictadura, lugar en el que jamás antes se lo vio, ni tampoco a sus miembros participar en marchas ni en organismos que llevan hoy nada menos que 40 años de vigencia.

Y este miércoles, el pueblo dio su voz y su veredicto. Repletó, abarrotó los cauces citadinos, hizo vibrar el pulso urbano, gritó, protestó, lloró, recordó. Y repudió. Repudió al fallo, y en gran parte también al Gobierno que lo ha impulsado. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense