¿Fraude o justificación de derrota electoral?

- 10 de abril de 2017 - 00:00

El cuestionamiento del resultado electoral por parte de CREO, por un supuesto fraude creó duda sobre su validez, la que fue acompañada de protestas bien organizadas de sus partidarios, en ciudades grandes, creando un clima de zozobra, que forma parte de una estrategia contestataria. CREO impugnó inicialmente actas electorales de Guayas y pidió auditoría del sistema del CNE, pero después demandó el reconteo total. Hay que despejar toda duda, debe procederse de acuerdo a la ley electoral, por el bien de la democracia, legitimidad y transparencia electoral. Hay ciertos hechos y estrategias que explicarían si hubo fraude o justificación de la derrota.

Lasso, con base en un exit poll, que lo dio como ganador, se proclamó Presidente electo. Este es un pronóstico electoral basado en una muestra y margen de error. Como tal puede fallar, ya sea por error en la muestra o por respuestas falsas de los encuestados, como ya ha pasado en algunos países. Declararse vencedor, con base en el exit poll, es muy temerario, sobre todo si otra encuestadora daba el resultado contrario, pues es un simple vaticinio. Una vez conocido el resultado oficial, que declaró ganador a Moreno, se esgrimió el argumento de fraude. Por hipótesis, no aceptar el resultado podría ser una estrategia para una salida decorosa o camuflaje de la derrota electoral, que muestra las ansias de poder de la derecha.

Las declaraciones del líder del PSC-MdG, la no salida a las calles de sus miembros y su comunicado de que deben atenderse las impugnaciones del proceso electoral por la vía legal pusieron en duda la tesis del fraude. La falta de apoyo del aliado de CREO deja entrever los conflictos, en la derecha, por  sus intereses y liderazgo, que tendrá repercusiones en la Asamblea. Los otros aliados de CREO, como la izquierda, unión de agua y aceite, apoyaron la tesis del fraude a la que se sumó el poder mediático.

Los datos electorales regionales confirmaron el resultado de la primera vuelta. CREO ganó en 13 provincias (Sierra Centro, Amazonía y Galápagos) y Moreno en 11 (Costa, Sierra Norte, Sucumbíos y Azuay). Solo en Pichincha se revirtió el resultado, ganando CREO. AP triunfó, según resultado oficial, por haber obtenido más votos en las provincias más pobladas, como ya lo habíamos anticipado, sobre todo en la Costa. Se confirma que Lasso es el candidato de la clase media y alta y Moreno de las clases populares, que finalmente le dieron el triunfo. Sin embargo, al ser apretado, muestra el avance de la derecha que, más que por su proyecto, se debe a los errores y clase de liderazgo del progresismo. Un ejemplo es la Amazonía en la que, por más que se hicieron obras, ganó CREO, en parte por los conflictos con dirigentes indígenas. El estilo de gobierno y proyectos de ley aportaron al desgaste del Ejecutivo.

El reconocimiento del triunfo de Moreno por EE.UU., la OEA y otros países debilita la tesis del fraude, más aún con la revisión parcial apoyada por AP. El CNE y TSE deben decidir la impugnación. La polarización, economía y promesas son los desafíos de Moreno. (O)