Lunes, 08 Mayo 2017 00:00 Columnistas

Francia: derecha emergente al poder

Luis Rosero

Triunfó Macron de la derecha emergente y ahora debe enfrentar la crítica situación social, económica y política.  Hay un recrudecimiento del terrorismo, fin del bipartidismo y avance de la extrema derecha.

En Europa ha resurgido el populismo de derecha y, en Francia, Le Pen, con el Frente Nacional (FN), lidera el proceso. Chantal Mouffe atribuye dicho avance a que el socialismo se desplazó hacia el centro dejando de ser una alternativa al establishment. El populismo es un proyecto que, según la autora, impulsa el nacionalismo, busca devolver el poder de decisión al pueblo, xenófobo, que arrastra porque los partidos tradicionales no toman en cuenta demandas democráticas reales, etc. Con el Brexit y resurgimiento del terrorismo en Francia, las propuestas de Le Pen calaron, en parte de la población, afectada por la crisis económica y social, la inseguridad, la inmigración y el terrorismo. Este último contribuyó a que el FN aumentara sus votos. Su plan de gobierno se basa en salir de la UE; expulsar inmigrantes ilegales, frenar a los legales y gravar la contratación de trabajadores extranjeros para impulsar el empleo nacional; más fuerzas policiales, para más seguridad; proteccionismo, restringiendo productos foráneos, para defender la industria nacional. Renta a los más pobres y retiro a 60 años. Es la receta nacionalista y populista. Son propuestas similares a la que está aplicando Trump en Estados Unidos. Como dijo el director de cine Bertrand Tavernier “Si el cine francés y la izquierda se olvidan de la clase obrera, el resultado es Marine Le Pen”.

Macron se enfrentó al populismo, con una Europa convulsionada por el Brexit, el aumento del terrorismo y una desastrosa presidencia de Hollande. Renunció como ministro al no ser aceptadas sus propuestas liberales. Formó su propio partido, llegó a segunda vuelta como outsider y siendo economista defiende un proyecto neoliberal con tinte social. Tiene una trayectoria política parecida a la de Rafael Correa.

La decisión de los partidos de derecha y socialista de apoyarlo para impedir el triunfo del FN le dio ventaja. Pero, Mélenchon, de la izquierda, decidió anular o votar en blanco. A pesar de la crisis y de las medidas antipopulares de Hollande, como la reforma laboral que Macron impulsó, su movimiento En Marcha y su programa recibió el apoyo de empresarios y parte de ciudadanos por ser más creíble y moderado. Defiende la permanencia de Francia en la UE, la reforma de la unión monetaria, apoya el tratado comercial UE-Canadá; política migratoria flexible; luchar contra el terrorismo aumentando gasto de defensa y de Policía; reducir impuesto a la vivienda y recortar impuesto a empresas, bajar el gasto público, jornada de trabajo flexible (más de 35 horas  para jóvenes y menos para adultos), etc. En suma, un ajuste y, con reformas estructurales, busca aumentar la competitividad, flexibilidad laboral y achicar el Estado.

Macron buscará cumplir su programa con políticas neoliberales y programas sociales para enfrentar la crisis socioeconómica. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense