Falta de política agrícola sustentable

- 07 de marzo de 2017 - 00:00

El Neolítico transcurrió hace aproximadamente unos 10.000 años a.C. en los cuales se produjo un cambio climático: El clima se volvió más cálido y se produjeron cambios en la flora y en la fauna. Muchos animales emigraron buscando mejores condiciones climáticas y esto obligó a los seres humanos a buscar nuevas alternativas para sobrevivir, que dio lugar a una serie de transformaciones, provocando una lenta conversión de la economía de subsistencia del hombre basada en la caza trashumante a la actividad pastoril apoyada principalmente por la practica sedentaria de la agricultura desplazando el hombre su hábitat a la cercanía de los ríos.

La agricultura, con la obtención de excedentes de producción, permitió la aparición del comercio por medio del trueque (intercambio de unos productos por otros)

En nuestro artículo anterior expresamos que el desarrollo tecnológico de los países industrializados a partir de la ‘Revolución Industrial’ en su relación con los países productores primarios favoreció la producción agrícola intensiva, cuya producción orienta la venta de productos en el mercado nacional o internacional; lo que se conoce también como agricultura de mercado, cuyo objetivo es el de obtener la mayor producción agrícola por unidad de superficie con el menor costo financiero. Para conseguirlo utiliza productos químicos, fertilizantes inorgánicos y maquinaria con gasto excesivo de combustibles fósiles y aplica los avances de la biotecnología, como semillas transgénicas.

La aplicación de estos paquetes tecnológicos responde a los objetivos de los intereses económicos definiendo las economías de países industrializados proveedores de tecnologías y la de los países productores de bienes primarios provenientes de sus recursos naturales.

La tecnología agrícola originada en los países desarrollados aplicados en  latitudes diferentes a las de su origen no ha considerado los impactos ambientales en el nuevo entorno ecológico. Esto ha sucedido en los trópicos del planeta donde se localizan las mayores reservas hídricas y de suelos productivos y su explotación ha sobrepasado los límites de resiliencia de la utilización de los recursos naturales ocasionando daños ecológicos irrecuperables.

La preocupación mundial por las consecuencias de estas depredaciones fue investigada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts y publicados en marzo de 1972 bajo el título “Los Límites del Crecimiento”. Documento antecedente de la publicación del informe “Nuestro Futuro Común” en el que se propone como alternativa para eliminar la confrontación entre desarrollo y sostenibilidad el desarrollo sustentable. Presentado en 1987, el propósito de este informe fue encontrar medios prácticos para revertir los problemas ambientales y de desarrollo del mundo.

El concepto del Desarrollo Sustentable fue acogido como principio en la Reunión Cumbre de las Naciones Unidas en 1992, sin tener hasta la presente una estrategia política definida ni el apoyo tecnológico adecuado para su aplicación elementos con los que cuenta tradicionalmente la agricultura intensiva de mercado. (O)