Lunes, 19 Diciembre 2016 00:00 Columnistas

Acuerdo con la UE (I)

Luis Rosero

El mes pasado el Gobierno suscribió la Adhesión al Acuerdo Comercial Multipartes. Hay una serie de ventajas y riesgos. Las primeras se relacionan con la apertura del mercado de la UE a nuestros productos. Las segundas con el ingreso de bienes europeos al país.

Hay tres aspectos clave del acuerdo. Uno, la apertura del mercado de la UE a nuestros productos. Dos, el proceso de desgravación arancelaria bidireccional en un plazo determinado que inicia con un arancel base. Tres, la apertura de nuestro mercado a bienes y servicios, pero con mecanismos de protección a ciertos sectores económicos. En lo primero,  habrá una apertura del mercado -de los 28 países de la UE-  a la mayoría de nuestros productos, con lo que se asegura su entrada sin arancel o con reducción arancelaria.  

Dos, la desgravación arancelaria para los productos ecuatorianos está clasificada en varias categorías. En los que constan como 0,  la eliminación del arancel será inmediata, y para otros 3, 5, 7 y 10 años. El sector agropecuario tendrá arancel cero en la mayoría de productos: animales, pescado (atún, albacora, etc.), crustáceos (camarón, langostas, etc.); flores, legumbres, hortalizas, frutas, etc.; grasas y aceites; cacao en grano, café en grano, etc.; chocolate, jugos, ciertos medicamentos, minerales, ropa, zapatos y tejidos, etc.; el banano tendrá un arancel base un poco mayor a sus vecinos, etc. Para otras categorías, partiendo del arancel base, la desgravación será gradual así: en la 3 (habrá 4 etapas, ej. hígados de pato, ganso, etc.), 5 (seis etapas, ej. cortes de caprinos, etc.), 7 (ocho etapas, ej. leche, yogur, queso, etc.) y 10 (en 11 etapas, ej. carne de porcinos, ovinos, etc.). En general, se clasificó en la categoría 0 los productos primarios y los no fabricados en el país. El acuerdo comercial permite que las preferencias arancelarias con la UE, de las que goza el país, se mantengan permanentemente.

Tres, la entrada de productos europeos generará competencia a los nacionales. Como reciprocidad, el país otorgará una desgravación arancelaria, partiendo con un arancel base que irá disminuyendo gradualmente según la categoría del producto (que analizaré en el siguiente artículo). Sin embargo, podrán aplicarse formas de protección: exclusión del acuerdo de algunos productos sensibles, mecanismos de defensa (salvaguardias agrícolas, contingentes, etc.) ante daño grave a los productores nacionales o a una industria naciente; normas de origen; en el caso de movimientos de capitales que afecten la liquidez, podrá establecer salvaguardias a estos por un año. También se  consideraron los sectores sensibles para el país: agropecuario, contratación pública, mipymes, economía popular y solidaria. Además, podrá aplicarse el Sistema Andino de Franjas de Precios. Habrá un Comité de Comercio que administrará el acuerdo.

Si bien la ventaja principal del acuerdo es la apertura del mercado europeo a nuestros productos, la competencia de bienes de la UE generará impacto en ciertos sectores económicos. Le toca al país prepararse para sus efectos desde 2017. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense