“La fe está intacta pese a las dificultades”

| 21 de Agosto de 2017 - 00:00

El estratega de la ‘Tri’ ratifica su preocupación por la inactividad que tienen jugadores de renombre y que fueron determinantes cuando el equipo estuvo en la cima. Parece obligado a apostar por futbolistas con menor recorrido y experiencia en la selección. Banguera, Aimar, Arboleda, Velasco, Ramírez y Marcos Caicedo se abren campo en la convocatoria y, tal vez, en el once titular ante Brasil y Perú.

A 10 días de un partido crucial ante Brasil en Porto Alegre por las eliminatorias rumbo a Rusia 2018, Gustavo Quinteros dará a conocer los nombres de los 23 jugadores que serán parte de la Selección Ecuatoriana de Fútbol para enfrentar a la ‘Canariha’ y 5 días después a Perú.

Difícilmente un tema atraerá más miradas y generará hoy más debates en el plano deportivo que la convocatoria que realice el profesor Quinteros, por la situación actual de la Tricolor en la tabla de posiciones. Fuera de la zona de clasificación por debajo de Brasil, Colombia, Uruguay, Chile y Argentina, el equipo nacional está obligado a sumar mínimo cuatro puntos en sus dos encuentros para seguir en la pelea.

El reto del seleccionador es complejo: además del sexto lugar y el potencial del próximo rival, señalado por el DT como el mejor del mundo, la mayoría de jugadores más renombrados no se han consolidado en sus equipos en el extranjero. Pese a esas desventajas, Quinteros señala que no siente presión y que su escuadra depende de sí misma.

Brasil atraviesa un gran momento futbolístico, pero no está necesitado de triunfos porque ya se clasificó. Con ese panorama, ¿es el peor o el mejor rival que le pudo tocar a la Selección?

El peor porque es el mejor del mundo, no de América. Hubiésemos querido jugar otro partido, con nuestra gente, de local, como contra Chile, a quien debíamos vencer para seguir en zona de clasificación y lo hicimos jugando muy bien, con confianza. Ahora debemos revertir una situación adversa, por lo que hicimos en la fecha anterior (cayó con Paraguay y Colombia). Tengo fe de que Ecuador juegue a su máximo nivel, como lo hizo en muchos partidos, no en todos y tampoco en pocos, y sacar un buen resultado. Ningún equipo es infalible, siempre hay posibilidades.

Cuando arrancó el torneo su felicidad por los cuatro triunfos al hilo era notoria. Ahora que la situación es dura, ¿cómo está?

Yo soy un tipo feliz, me amargo dos días cuando pierdo un partido o me alegro dos días cuando gano. Soy feliz todo el tiempo, mi vida no es solo el fútbol, tengo una familia hermosa y hago mil cosas. Mi trabajo es muy complicado, pero para mí no es tanto, hago todo lo que está a mi alcance, trato de ser el mejor profesional posible y de cumplir los objetivos, y si no se dan, voy por otros. Estoy muy tranquilo, soy un tipo con mucha fe de que todo se puede conseguir porque me ha ido muy bien. Para mí esto no es presión, la presión la sufre la gente que no tiene trabajo, que no le alcanza para que sus hijos estudien o para darle de comer a su familia. Los que estamos en fútbol somos bendecidos, muy afortunados, porque dirigir a una selección y a grandes clubes lo disfruto más allá de que estuvimos bárbaro al principio y terceros hasta marzo de este año. Hay que trabajar mucho, tratar de elegir los mejores jugadores en una lista donde no van a estar todos porque hay muchos jugadores inactivos. Pese a eso la fe está intacta.

Los futbolistas ecuatorianos siguen siendo fichados por equipos del exterior, pero no logran consolidarse. Según su conocimiento de las características de cada uno de ellos y del fútbol, ¿cuáles son las causas?

Es algo que no tiene mucha explicación. Jéfferson Montero, Felipe Caicedo, Miler Bolaños, Arturo Mina, Fricson Erazo, Juan Carlos Paredes, Alexánder Domínguez, ahora también  Cristhian Noboa, son extraordinarios jugadores pero  lamentablemente no son constantes en el exterior. Es algo que sufren ellos y nosotros en la selección; muchos jugadores van afuera y no mantienen el nivel, después los hemos alineado y no han dado lo mejor que tienen. Por eso siempre digo que dependemos mucho de los jugadores, que deben estar activos y con confianza. No es lo mismo Miler o Caicedo cuando empezaron (las eliminatorias), eran figuras en sus equipos, hacían goles, era su momento, hoy no juegan y debemos afrontar partidos definitorios. Y Énner se transfirió, alterna (en Tigres), Montero no tiene equipo, se quiere transferir y no puede aún. Hemos perdido futbolistas importantes y difíciles de reemplazar; esa es una de las razones por las que hemos tenido altibajos. Contra Chile, Venezuela y Uruguay el año pasado el rendimiento fue muy bueno porque logramos sustituir a estos jugadores de la mejor manera.

Aparte, ahora no tenemos 7 u 8 jugadores adaptados a la altura como en otras eliminatorias. A veces en Quito no se podía jugar bien, pero al menos se sacaba diferencias en la parte física.

Hay que reemplazar de la mejor manera a estos grandes jugadores que no están en su momento.

Usted dijo que con 8 puntos más se puede clasificar a Rusia. ¿Nos puede detallar el cálculo?    

Hay que ver qué hacen Argentina y Chile antes de jugar con nosotros. Ecuador depende de sí mismo, si gana a sus rivales directos puede clasificar, pero si esos equipos ganan sus seis puntos será difícil, necesitaremos 30 puntos y no 28. 

Colombia tiene 4 puntos más que nosotros, pero no se sabe si conseguirá buenos resultados.

También está Paraguay, que juega con Chile, y si gana también se mete a la pelea. Debemos ganar a Argentina y Chile para superarlos.

Si el rendimiento de la selección depende mucho del nivel de los jugadores, ¿cuál es la incidencia del entrenador en el equipo?

La influencia que tiene un entrenador en la selección no es la misma que en los clubes. No tengo dudas de que después de un mes y medio de trabajo un equipo debe mostrar una idea clara de juego, corregir de un momento a otro, llegar a un nivel máximo, si no el trabajo no está bien hecho. En una selección dependes del nivel de los jugadores. Si vienen bien la idea de juego les servirá para ganar de local o visitante, como en Argentina. Si cuentas con Miler, Felipe, Noboa, Valencia, Énner, Montero y otros más en su mejor momento tienes posibilidades de jugar al mejor nivel y ganarle a cualquiera, pero si no están bien, debes reemplazarlos a todos, es muy complicado.

Ahora, si fuese Brasil, que si no juega Neymar lo hace Coutinho o Douglas Costa, si tienes 5 o 6 jugadores en Europa (por puesto) tienes más posibilidades de mantener el nivel. Cuando a Chile le faltaron (Arturo) Vidal y Alexis Sánchez no fue el mismo. Y creo  que Argentina solo ha ganado cuando ha tenido a Messi.

¿Hay grandes diferencias de rendimiento entre los jugadores que destacan en el torneo local y los que están en el exterior?

Por ejemplo, estoy muy contento con (Robert) Arboleda porque lo tuve desde el principio, empezó con nosotros, actuó en un par de amistosos, no ha debutado oficialmente, pero por jugar en un campeonato tan competitivo como el brasileño sabe que está mucho más preparado. En Brasil, como en México, enfrentas a delanteros de selección. Me pone contento por él y por Orejuela, que juega siempre.

¿En estos momentos por qué dupla apuesta en la zaga? Parece que Arboleda es fijo.

Para colmo ‘Cunti’ (Caicedo) está suspendido para el primer partido. No tengo dudas de que los centrales que mejor andan son Achilier, Arboleda y (Darío) Aimar. De esos tres a lo mejor entran dos,  talvez vuelven a jugar de la mejor manera Erazo o (Fernando) León, que está bárbaro, o Arturo vuelve a jugar, aunque es más complicado. Erazo y Arturo son jugadores que necesitan muchos partidos para ponerse bien físicamente porque son grandotes y necesitan ritmo. Ya hemos sufrido con la inactividad de ellos, he puesto a Arturo contra Paraguay y Colombia tras 15 o 16 días sin jugar y le ha ido ahí (más o menos da a entender con el movimiento de sus manos), él puede dar mucho más.

Walter Ayoví ha sido cuestionado por su nivel como lateral izquierdo, ¿qué condiciones lo mantienen fijo en el plantel?

Si miran los partidos del año pasado él no jugó contra Chile,  estuvo (Cristhian) Ramírez, pero anduvo muy bien dos partidos del año pasado; pasa que después comenzó a jugar menos en su club, entraba al cambio como doble volante, perdió esa intensidad en el uno contra uno, en la marca. Los laterales deben estar intensos, despiertos y concentrados, más cuando enfrentas a Neymar, William, Coutinho, Di María, Valencia o Montero, que son aviones. No contamos con Ramírez ante  Paraguay y Colombia, jugó Walter, no lo hizo mal, pero lo podía hacer mejor.

En el uno a uno, justamente como dice, Montero es determinante, pero hay otras cosas que no hace del todo bien, algo le falta...

Es que dejó de jugar, si Montero está bien y actuando es importantísimo, sobre todo de local. Contra Uruguay (en Quito) desequilibró con dos jugadas. Tuvo muchas lesiones, desgarros de gemelo, de isquiotibiales, problemas de espalda. Hace poco hablé con él, siempre converso con los jugadores para darles ánimo. Llamé a Arturo Mina, le dije que se ponga bien, ‘si no te toca estar ahora, a los mejor Ecuador te necesita para los últimos dos partidos’. Si tenemos a todos al 100% y jugando por ahí clasificamos.

El DT italiano Francesco Guidolin, exentrenador del Swansea, cuestionó que Montero colaboraba poco cuando el equipo no tenía la pelota en su posesión...

Es un jugador muy ofensivo, que marca diferencias cuando el equipo ataca. El Swansea peleó descenso y en esa situación los técnicos que van a esos equipos son defensivos, especialistas en sacar resultados defendiéndose, le dan prioridad a jugadores con otras características, que marcan mucho y atacan menos, y Montero destaca a la inversa. Si tienes un volante central que haga la cobertura yendo al costado y estás equilibrado del otro lado lo puedes tener en cancha. Agarra la pelota, limpia a dos jugadores y manda un centro de gol.

¿La falta de actividad de Paredes le abre las puertas a Velasco o Pineida? ¿O por el escaso recorrido de ambos en la selección optará por retrasar a Valencia? 

Antonio jugó dos partidos como lateral, contra Perú y Paraguay, lamentablemente uno empatamos de local y el otro perdimos afuera, pero él ha sido muy importante como volante porque en realidad si  analizan a Antonio en el Manchester, es mucho más importante cuando agarra la pelota de mitad de cancha para adelante, ahí es donde marca diferencias, no cuando debe enfrentar a un jugador que lo encara, que lo trata de gambetear. Es cierto que ahora es firme, aprendió a marcar, a cabecear mejor porque juega de lateral hace mucho, pero él es más importante para el Manchester cuando corre, levanta la cabeza y tira un centro de gol. A él le dieron el premio a mejor jugador por eso, no por la marca. Si Velasco y Pineida están al 100% podemos estar bien, pero Mario se volvió a lesionar, Paredes hace meses que no juega. Si tuviésemos bien a todos tendríamos para elegir a los mejores. La inactividad de los jugadores nos afecta en casi todos los sectores del campo. Noboa, por ahí pierde confianza porque no juega y Orejuela está suspendido.

¿Los entrenamientos, pese a que  no superan los cuatros días, le permiten tomar decisiones o alinea de acuerdo a las características de cada jugador, la trayectoria y el desempeño que muestran en sus clubes?

Ojalá tuviese 3 o 4 días. A Noboa, Ramírez y Felipe los tendremos solo martes y miércoles. Y a jugar el jueves. No los puedes probar en un partido de fútbol y decir: ‘que bien está Noboa o Ramírez’. Por eso digo que depende de cómo vienen, los brasileños también pasan por lo mismo. Ahí me toca decidir: pongo a un pibe joven que tiene pocos partidos en la Selección o a uno que tiene experiencia y es un gran jugador pero no actúa o lo hace poco. A veces tienes que apostar. La otra vez pusimos a Pineida con un solo amistoso (de experiencia) y le fue ahí y otra vez pusimos a Orejuela y anduvo fenómeno. Antes de alinear a Ramírez lo fui a ver a Hungría. Allá viajé tres horas para verlo en un partido de visitante, no recuerdo dónde, lo seguí en un entrenamiento, me encantó, lo traje, jugó y estuvo bárbaro.

¿Ha llegado el momento de Banguera?

Hoy está en un gran momento, y con mucha confianza. En el último amistoso (ante Trinidad y Tobago) hablé con Máximo y con Esteban (Dreer), les dije: ‘muchachos, los dos están bien’. Es un momento bárbaro para Banguera ahora, así que tendrá muchas posibilidades, Dreer está bien, atajó un penal y no le alcanzó; Banguera atajó dos y pasó de fase en la Libertadores. Domínguez empezó a atajar amistosos y Azcona está rindiendo en Olimpia.

Que Trinidad y Tobago haya sido contrincante del partido amistoso fue cuestionado por ser un combinado pequeño. ¿Igual es importante para un jugador por el hecho de vestir la camiseta tricolor y enfrentar a una selección?  

Yo había aceptado jugar contra Argentina allá, pero por un tema de planificación y calendario no pudimos, entonces no había otra fecha ni otro rival (que Trinidad y Tobago). Cuando no tienes las fechas estipuladas con tiempo para la selección no puedes decir con dos semanas de anticipación: ‘juguemos contra Alemania’. En Europa y Sudamérica los equipos grandes tienen agendados todos los amistosos. Hubo jugadores que se perdieron la posibilidad de vestir la camiseta de la selección porque no les dieron permiso en sus clubes. Los dirigentes de la FEF y de los clubes deben ponerse de acuerdo en diciembre. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: