Viernes, 07 Octubre 2016 00:00 Eliminatorias Rusia 2018

Ecuador refresca sus opciones de ir al Mundial

Énner Valencia fue el atacante ecuatoriano con más oportunidades de concretar, pero careció de puntería. No obstante, su presión en la salida de la ‘Roja’ trajo a mal andar a los defensas adversarios. Fue reemplazado por Jaime Ayoví a los 82 minutos de juego.
Énner Valencia fue el atacante ecuatoriano con más oportunidades de concretar, pero careció de puntería. No obstante, su presión en la salida de la ‘Roja’ trajo a mal andar a los defensas adversarios. Fue reemplazado por Jaime Ayoví a los 82 minutos de juego. Fotos: John Guevara / El Telégrafo
Redacción Fanático

“Ole... ole... ole”. El partido expira y los hinchas locales aplauden a la Selección de Ecuador que gana 3-0 a su par de Chile, en lance de la novena fecha de las Eliminatorias Sudamericanas del Mundial ‘Rusia 2018’. El accionar de la ‘Tricolor’ alegra a los espectadores. En lo que respecta a la carrera por entrar al certamen planetario, es la primera victoria del combinado en lo que va de 2016. El empate 2-2 ante Paraguay en Quito, la derrota 3-1 contra Colombia en Barranquilla y la goleada de Brasil 3-0 en la capital de la República generaron desconfianza en las posibilidades del equipo.  Los 4 cambios en la alineación titular efectuados por el estratega Gustavo Quinteros refrescan las expectativas de los aficionados. La presencia de Esteban Dreer en el arco, de Luis Caicedo y Cristian Ramírez en la defensa, y de Jéfferson Orejuela en la línea media, renuevan los aires de optimismo.

En los primeros minutos Ecuador es un torbellino que se lleva por delante a los elementos de la ‘Roja’, quienes, sorprendidos, atinan apenas a sacar la pelota de su campo.

Antonio Valencia es el más impetuoso y arma los ataques de la plantilla por el costado derecho. Su papel es emulado por Fidel Martínez desde la banda izquierda. Ambos abastecen a Felipe Caicedo y Énner Valencia.

Una triangulación entre Ramírez, Antonio Valencia y Énner termina en las manos del golero Claudio Bravo, quien reclama los desatinos de sus retaguardistas Gonzalo Jara y Enzo Roco. Cuatro minutos después la ofensiva de Ecuador vuelve a taladrar el área ‘araucana’; Énner le cede la bola a Antonio, quien de potente derechazo marca el primer tanto nacional. ¡Goool! El reloj marca 19 minutos y el dueño de casa toma ventaja.

Dolidos, Arturo Vidal y Marcelo Díaz intentan responder, pero la recuperación de Orejuela y Christian Noboa es impecable. Ecuador detiene y se lanza de nuevo a la carga. La presión alta de Énner y Felipe atosiga a los sureños.

La cancha se achica, la mayoría de exponentes pinta el área chilena. Las fuerzas escarlatas pretenden expulsar la pelota, las amarillas empujarla hacia las mallas. Fidel Martínez dispara en falso, pero el balón le queda a Ramírez, quien fusila a Bravo y anota la segunda diana ‘equinoccial’. Los fanáticos enloquecen; Ecuador vence con autoridad en apenas 23 minutos.

Juan Antonio Pizzi, director técnico del visitante, se rasca la cabeza, pasa su mano por las comisuras. Falta mucho aún y su plantilla naufraga. Silencio y gestos parecidos acompañan a los hinchas chilenos que ocupan el sector sur de la preferencia.

La emoción se desborda. El público ecuatoriano brinca. “Poropopó, poropopó, el que no salta es un chileno mar...” es el grito general. El hombre del altoparlante pide respeto para los visitantes. Advierte que el reglamento de la FIFA castiga el mal comportamiento de las barras locales.

Pizzi intenta corregir sobre la marcha. Los volantes no alimentan con pases a los arietes Alexis Sánchez, el ‘Niño Maravilla’ y Eduardo ‘Turboman’ Vargas. Sus superhéroes se sienten incapaces de mostrar sus poderes. Luis Caicedo y Arturo Mina controlan el juego por tierra y por aire.

Al contrario, en Ecuador, Énner ‘Superman’ Valencia y Juan Carlos ‘Ant-Man’ Paredes se exhiben incisivos por las bandas.

Una tibia embestida del representativo de la estrella solitaria, que culmina con un cabezazo de Arturo Vidal sobre la terraza del pórtico de Dreer es todo lo que el rival alcanza a ofrecer. Tal debilidad insta a Ecuador a bajar las revoluciones. El viento es favorable.

Con las páginas del segundo capítulo en blanco, Pizzi ordena a sus pupilos cambiar la historia. Lástima que de entrada, la ‘Tricolor’ le arruine los planes.

Otra avanzada vertiginosa puso a Antonio Valencia en posición de asistir a Felipe Caicedo, a quien solo le bastó cuadrar la mira y despedir el tiro de gracia.

A los 50 segundos de la etapa complementaria, el amarillo, azul y rojo mata las esperanzas rojas y las envía a la morgue. Mas la alegría para el local era doble: ‘Felipao’ su arponero estelar, se reencontraba con el gol. La última vez que convirtió en estas eliminatorias fue en el 3-1 frente a Venezuela, en Puerto Ordaz, el 17 de noviembre de 2015.

La ocasión vale para que la barra ‘Los Abanderados’ despliegue un enorme estandarte ‘tricolor’ de 70 metros de largo por 30 de ancho (2.100 metros cuadrados) en toda la general noroccidental.

Más por amor propio que por capacidad futbolística, Chile adelanta sus líneas e intenta maquillar en algo su pésima exposición. El ingreso del artillero Nicolás Castillo por Marcelo Díaz, a los 50  minutos,  pretende darle peso ofensivo a una infantería prácticamente anulada por la marca ecuatoriana compuesta por Jéfferson Orejuela, Luis Caicedo y Arturo Mina.

Un minuto más tarde, por una distensión muscular, Felipe Caicedo abandona el pasto capitalino en el carrito camilla y en su lugar entra Renato Ibarra.

El once de Pizzi trata de encandilar el fútbol que lo condujo a levantar el bicampeonato de la Copa América en junio último -con goleada 7-0 a México en los cuartos de final- pero de esa máquina no proyecta ni la sombra.

Esporádicos intentos individuales de Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Eduardo Vargas y Charles Aránguiz inquietan poco a la meta del ‘Rifle’ Dreer.

Más bien Ecuador, con mayores espacios y arrestos físicos, halla el arco de Bravo a su disposición. Si no concreta más tantos es en parte por las fallas en definición de Énner Valencia, quien pierde 3 mano a mano con Bravo, y por los desesperados despejes de sus zagueros, que taponan los balonazos de Renato Ibarra, Orejuela y Martínez.

Pizzi le da nuevo aire a su plantilla con el ingreso de Leonardo Valencia por Vargas, a los 72 minutos. En tanto Quinteros lo hace al sustituir a Énner con Jaime Ayoví, al minuto 82, y a Martínez con Juan Cazares, a los 88.

Para la anécdota: al ser movilizado en el coche camilla Énner Valencia hacia una ambulancia, un grupo de policías lo sigue para aprehenderlo, pues sobre él pesaba una orden de detención por incumplimiento en las pensiones de alimentos con una de sus hijas.

En ese instante, de la banca de suplentes se levantan a defenderlo el golero Alexander Domínguez, Felipe Caicedo y el líbero Frickson Erazo, quienes son separados por la fuerza pública.

La imagen del ‘Superman’ con máscara de oxígeno provoca risas y críticas; mucha gente cree que está fingiendo para no ser puesto bajo órdenes de las autoridades.

Al son de la ola y del canto ‘y llora y llora, y llora Chile llora’, Noboa patea hacia el marco de Bravo, pero el horizontal le niega la cuarta conquista. Es el último misil ‘tricolor’, que ya piensa en su duelo ante Bolivia, este martes, en La Paz.

El grito torero de ‘ole..ole...ole’ es canjeado por ruidosos aplausos luego de que el árbitro argentino Mauro Vigliano decreta con su pito que la contienda ha finalizado. (I)

ENLACE CORTO

Promo-galeria (2)

Twitter

Google Adsense