La Tricolor cae al octavo puesto y se aleja de Rusia 2018

| 01 de Septiembre de 2017 - 00:00
Énner Valencia (d), titular y único delantero en punta que alineó anoche el técnico Gustavo Quinteros, intenta quitarle la pelota a Marquinhos, defensa del PSG y líder de la zaga de la selección brasileña. Énner jugó 73 minutos y en su lugar entró Felipe Caicedo.
FOTO: Foto: William Orellana / El Telégrafo.

Las posibilidades de Ecuador para clasificarse al Mundial se siguen diluyendo. La noche de ayer el equipo dirigido por Gustavo Quinteros hizo un trabajo que le permitió mantener el empate a cero hasta los 69 minutos, cuando los zagueros Gabriel Achilier y Robert Arboleda saltaron en conjunto sin llegar a su objetivo y dejaron solo a Paulinho. El gol marcó el declive Tricolor en el partido y fue definitorio.

Antes, la ‘Tri’ realizó una tarea loable, con altos y bajos, defendiéndose frente a una constelación de estrellas que atraviesan el mejor momento individual de sus carreras y que le han permitido a Brasil convertirse en la mejor selección su- damericana en las eliminatorias. Con 36 puntos aseguró su presencia en el Mundial de Rusia 2018.

Para la derrota ecuatoriana, además del mérito auriverde, fueron determinantes la falta de experiencia y la inocencia de ciertos jugadores que declinaron en momentos trascendentales.

Pedro Pablo Velasco sufrió con los centros al segundo palo, y con las acciones de Gabriel Jesús, Cristhian Ramírez fue inofensivo en ataque. Junto a Arboleda tuvieron problemas para cerrar los espacios a Paulinho y Neymar.

La idea de Quinteros, resguardarse un tanto ante el poderío del rival, surtió efecto en el primer tiempo ayudado por las intervenciones de Máximo Banguera, que salvó la valla ecuatoriana en tres ocasiones, ante remates de Paulinho, Gabriel Jesús y William.

La ‘Tri’ tuvo altos y bajos, se defendió bien por momentos y en otros no, pero su principal falencia fue en el dominio de la pelota y la entrega de pases. Además de que Brasil le prestaba poco el balón, cuando los dirigidos por Quinteros lo tuvieron no le dieron buen destino en la mayor parte del tiempo.

Las imprecisiones en el control evitaron que los Valencia, Énner y Antonio, realizaran arremetidas que generaran peligro y mantuvieran a los zagueros locales retrasados. El resultado sostenía el sistema táctico, pero el juego señalaba que en cualquier momento llegaría el gol brasileño.

Las intermitencias y las imperfecciones de Fernando Gaibor, quien actuó como enganche con la misión de ejecutar un trabajo mixto, dieron fuerza a la posibilidad de que Juan Cazares ingresara para darle mejor destino a la redonda y le diera mayor trabajo a Marquinhos y Miranda, quien le dejó el puesto a Thiago Silva por lesión.

La opción de que Marcos Caicedo ingresara por Fidel Martínez también se hacía necesaria, sin embargo esas variantes fueron ensayadas por el técnico después de la desventaja.

Tras tres errores seguidos en la entrega de la pelota por parte de Gaibor, Quinteros observó a los jugadores que calentaban a un costado de la cancha del estadio Arena do Gremio, pero primero consultó con el reloj. Decidió mantener un tiempo más al volante de Emelec para no perder marca, y cuando por fin se decidió a enviar al campo a Felipe Caicedo y Cazares, cayó el agua fría.

Paulinho se encontró solito ante Banguera y lo fusiló. Y cuando Ecuador quiso responder Brasil le causó la segunda herida mortal. Gabriel Jesús superó a Velasco dentro del área y puso en posición de gol a la estrella del Liverpool, Philippe Coutinho, que aseguró el triunfo.

En lo que quedaba de partido, Brasil jugó a placer y aprovechó los espacios que dejó un Ecuador que apostó a ser ofensivo cuando había poco por perder. Las conexiones de Cazares, Noboa y Valencia le dieron más claridad a la delantera, que hasta los 75 minutos generó muy poco y permitió que Allison descansara. El empate era un gran premio para la función que habían realizado Banguera, Pedro Quiñónez y Cristhian Noboa, los mejores jugadores del combinado nacional, mas las individualidades auriverdes, el juego de conjunto y el aprovechamiento de los errores defensivos no permitieron que Ecuador obtuviera su primer empate de visitante ante la Canarinha por eliminatorias. Con un descenso notorio en la tabla de posiciones, donde algún día fue líder, la Tricolor afrontará un camino cuesta arriba con la ilusión cada vez más lejos de una posible clasificación a Rusia. 

Se mantuvo la tendencia; Brasil sigue en alza y Ecuador a la baja. Con nueve puntos por disputar ante Perú, Chile y Argentina el margen de error no existe. Ganar todos y esperar resultados es la apuesta en el cierre de las eliminatorias, donde alguna vez tuvo una producción perfecta. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: