Martes, 15 Noviembre 2016 00:00 Editoriales

Las fugas de choferes revelan a seres indolentes y perversos

Editoriales

El presidente de la República, Rafael Correa, reveló una cifra que deja a todo el país estupefacto: en lo que va del año, 8.325 choferes se han fugado en 22.593 accidentes, ocasionados en buena medida por ellos mismos.

¿Por qué ocurre esto? ¿Hasta dónde hemos entronizado una conducta reiterativa? ¿No será que esto nos revela como una sociedad donde hay mucha gente indolente, perversa y -hasta cierto punto- criminal, cuando ocasiona un accidente y abandona a las víctimas? Por ahora, allí hay un síntoma sobre el que debemos trabajar como sociedad, medios de comunicación, en la escuela y colegios, así como también en la familia.

Y hay algo más preocupante que todos debemos preguntarnos: ¿A dónde van esos más de ocho mil choferes? ¿Vuelven a trabajar o a sus casas? ¿Cómo se garantiza de ese modo la impunidad? ¿Quién investiga a esos choferes fugados para que cumplan con sus responsabilidades legales? El tema no es sencillo, su complejidad exige de las autoridades una respuesta seria y urgente. Poner el dedo en esta llaga -incluso-  nos obliga a pensar colectivamente cómo asumimos nuestras obligaciones. (O)

ENLACE CORTO