Guayaquil se encamina hacia los 200 años de su independencia

- 08 de octubre de 2017 - 00:00

Guayaquil está a tres años de celebrar el bicentenario de su independencia. En realidad, esta no solo es una fiesta del puerto principal, sino de todo el país, por la importancia de la gesta, decisiva en la construcción de la patria.

Ahora transcurre un período para no solo planificar los festejos, sino también para que los guayaquileños reflexionen sobre el modelo de ciudad que desean. La urbe ha vivido un despunte en los últimos años, pero aún tiene grandes retos.

Los proyectos urbanísticos, salvo contadas excepciones, como Puerto Santa Ana, se desarrollan extramuros. Las alertas están encendidas porque los servicios básicos siguen siendo los mismos, al igual que las rutas.

Los guayaquileños se mudan hacia allá en busca de seguridad, comodidad y espacio, pero se demoran más en su camino hacia el trabajo porque quedan atrapados en enormes atascos. A esto se suma que, paulatinamente, el centro de la ciudad queda despoblado, así como también sectores tradicionales donde el comercio gana terreno.

Y eso no está mal, pero se requiere de planificación para evitar el peligro de que los guayaquileños tengan que dormir fuera de su ciudad y regresar por la mañana para trabajar. (O)