Martes, 27 Septiembre 2016 00:00 Editoriales

Colombia y América celebran la paz y miran el reto de sus futuros

Editoriales

Pudo más la voluntad que los prejuicios. Mucho tuvo que ver también la tarea de un país como Cuba. Quedan atrás todos aquellos estigmas con los que se abordó la violencia en Colombia.

La paz ahora es producto de entender las razones de uno y otro sector: la guerrilla no nació para guerrear, sino para enfrentar la injusticia social; y el Gobierno actual accedió a dialogar con el grupo armado más antiguo de América, porque no pudo derrotarlo y porque también supo que la raíz estaba en su incapacidad de resolver en paz los problemas estructurales de su sociedad.

No hay vencedores ni vencidos. Aquí solo gana el pueblo colombiano. Y América lo celebra porque también influye en su destino. Ecuador en particular ya no tiene por qué invertir significativas cifras para custodiar la frontera. Ojalá que con la firma de la paz y con el ‘Sí’ en el plebiscito se abra un nuevo capítulo en la historia de nuestro continente. Que queden atrás esos afanes militaristas.

Que ahora sea mucho más el afán de equidad y justicia. Que la construcción de una sociedad democrática sea para incluir a todos, para llenar de dicha el destino de América. (O)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense