Domingo, 27 Noviembre 2016 00:00 Fútbol Nacional

Maximiliano Barreiro, jugador del delfín de Manta

"Hubiese querido que esta racha de goles me llegue de más chico"

"Hubiese querido que esta racha de goles me llegue de más chico"
Foto: Leiberg Santos / El Telégrafo

El goleador, quien recibió una llamada del presidente de Barcelona, estuvo el miércoles en el Monumental, pero aún no da por sentado que jugará en el ‘Ídolo’, en el 2017.

Mario Rodríguez Medina

Manta.-

“Era un diablo que no se quedaba quieto, todo el día andaba hiperactivo, de aquí para allá, entonces lo metimos al fútbol para que desfogue toda esa energía”... Fabián Barreiro es muy suelto para hablar. Con picardía cuenta cómo era su hijo Maximiliano, de chico. Ahora, su muchacho es el goleador del Campeonato Nacional y figura en el Delfín de Manta.

Recuerda que con su esposa (Norma) intentaron de todo para que ‘Maxi’ no haga travesuras. Entonces, con 7 años, lo metieron a la escuela de fútbol Filippini, de su natal Mendoza.

“No había otra solución, todos en la familia somos  futbolistas”, cuenta Fabián, para luego acotar que “mi padre jugó, yo jugué, pero el que más destacó fue mi hermano Pastor, que estuvo en Vélez y la selección argentina”.

Ahora, con 31 años, Maxi lleva 23 goles con Delfín y está cerca de fichar por Barcelona. En la arena de Tarqui, con el centro de Manta a sus espaldas, el mendocino cuenta un poco más sobre su vida.

¿Cómo analizas tu temporada en el Delfín?

Espectacular, tuve la oportunidad de crecer en lo futbolístico y en lo personal. Delfín ha sido un trampolín muy grande para mí. Espero que mantengamos la categoría y además convertir un par de golsitos más.

¿Ha sido tu mejor temporada?

Sin dudas que sí. Manta es una ciudad en la que me he sentido muy cómodo, a pesar de tantas cosas que nos pasaron, pero pude marcar muchos goles y eso es lo más importante para un delantero. Espero romper el récord de (Pedro) Varela, que tiene 24 goles (anotados en 1991) y ser el máximo goleador histórico del Delfín.

¿Te imaginaste llegar a 23 goles?

No, yo decía 12, 13 goles, tratar de llegar a la marca de los 15 goles quizás, pero vivo mi mejor año y trato de aprovecharlo al máximo.

¿Crees que te llegó tarde la racha?

No sé si tarde, pero me hubiese gustado tenerla más chico, con poco menos años de edad, ahora tengo 31 años. Hoy este es el presente y lo importante es que llegó.

¿Qué va a pasar con ‘Maxi’ Barreiro en 2017?

Ahora tenemos partidos muy duros para salvar la categoría y si Delfín salva la categoría, tengo ganas de seguir en esta institución, acá la gente es muy seria. Tengo contrato hasta diciembre.

Has estado en el estadio Monumental con miles de aficionados en contra, ¿te los imaginas a favor?

Ojalá tenga la oportunidad de jugar en un equipo grande. Si soy aprobado por esa gente sería bueno, es algo que me ilusiona. Hay que seguir trabajando.

¿Las propuestas ya están?

Concretas no, hay comentarios, mucha especulación.

Pero a tu celular ya ha timbrado gente de Barcelona, ¿ya te reuniste con ellos?

Sí, me llamó José Francisco, estamos en negociaciones, pero todavía no puedo concretar nada por respeto a Delfín. Después de que termine el torneo analizaré si me quedo o no.

¿Cómo manejar el hecho de que tú tengas una buena temporada y el equipo esté en pelea por no descender?

Obviamente mis compañeros tienen mucho que ver para que yo esté de goleador, pero el fútbol es así de raro, eso es lo lindo del fútbol. Jugamos bien pero hay resultados que no se nos dieron.

¿Cuál es tu socio en la cancha?

Me gusta mucho jugar con Efrén Mera, es diferente. Coge la pelota y lee los movimientos de los compañeros. Otro con el que me gusta mucho estar es con Édison Preciado, un jugador que en cualquier momento te habilita, él piensa mucho en el pase antes que en el gol. Dentro del equipo se ha armado una sociedad muy linda. Los dos son de gran trayectoria en el país, no es poca cosa jugar con ellos.

¿Qué es lo que más te gusta de Manta?

Las playas son muy, pero muy lindas, la comida es muy rica. Me gusta el encebollado, el pescado apanado, los corviches, pero sobre todo, la gente es muy linda acá, me hacen sentir uno más. Además, mi familia se siente bien acá y eso me ayuda a sentirme cómodo. El calor hace que la gente sea más abierta, más como el argentino, abierto, amiguero. Ambato me trató muy bien, pero prefiero Manta, si me ponen elegir, prefiero más la Costa que la Sierra.

¿Cómo eres fuera de la cancha?

Disfruto de mi familia, de mi hija (Franchesca, de un año), de mi esposa (Andrea Álvarez), además vienen a veces mis padres, mis primos, mis hermanos. Hoy están mis padres acá y se quedarán hasta el fin de la temporada. Descanso, paseo con ellos, trato de conocer este país, que me encanta. Me gusta mucho la playa de Santa Marianita y Los Frailes.

¿Preparas asados?

Sí, ahora está la variante de coger un pescado y ponerlo a la parrilla. Disfrutamos mucho de estos momentos con los otros argentinos del equipo.

¿Con qué jugadores reconocidos hiciste inferiores?

Dos años hicimos inferiores con el ‘Kun’ Agüero, varias veces lo tuve de dupla en las Reservas de Independiente, cuando él todavía era un muchacho de 14 años, pero ya era un monstruo, un fenómeno. Aprendí mucho de él. Cuando estuve en Boca conocí a Marcos Mondaini y nos hicimos amigos. Ahora, nos visitamos mucho y a veces viene a Manta y se queda a dormir con la familia en mi casa, siempre conversamos. Soy hincha de River, pero nunca tuve la chance de jugar ahí.

Viviste un tiempo muy duro con el terremoto

Sí, estábamos concentrados con el equipo y de pronto todo se empezó a mover, la luz del hotel se fue. De inmediato se encendieron las luces de emergencia y en la locura de querer salir veía como las paredes se abrían, se caían los televisores. Lo primero que hice fue coger el carro de un compañero y salir a mi casa, la ciudad era un caos. A la plantilla le afectó mucho, a tal punto que Rodrigo Canosa, uruguayo, decidió irse.

¿Pensaste en dejar Delfín tras el terremoto?

Sí lo pensé y mucho, pero lo analicé con mi mujer y decidí quedarme. Me siento agradecido con Delfín por todo el apoyo que me dio tras una situación tan difícil. Todo el mundo perdió la cabeza en esos días. Yo decidí mandar a mi familia a Argentina y quedarme solo por un tiempo, luego de un mes y medio regresaron.

¿Cómo fueron los primeros días pos-terremoto?

Todos estábamos nerviosos, concentrados en nuestras familias, luego de a poco empezaron las comunicaciones. Las familias de todos estuvieron bien y nosotros nos cambiamos a entrenar en Guayaquil por unas semanas. Pero no era el fin, regresamos a ayudar a la ciudad, a volver a la normalidad.

¿El terremoto fue contragolpe letal para Delfín?

Claro, nosotros sabíamos que el terremoto nos iba a afectar. Jugamos en Quevedo, Portoviejo. Los compañeros concentraban y sus familias se quedaban en Manta y la cabeza no la teníamos en la cancha. (I)

DATOS

Maximiliano Fabián Barreiro nació el 16 de marzo de 1985 (31 años) en Mendoza, Argentina.

Realizó las divisiones inferiores en Independiente de Avellaneda, donde fue compañero de Sergio ‘Kun’ Agüero.

Previamente estuvo en Boca Juniors, donde coincidió con Marcos Mondaini, jugador de Emelec con quien se frecuenta.

TRAYECTORIA

Boca Juniors (inferiores)
Independiente (inferiores)
Real Arroyo Seco (Argentina)
Deportivo Merlo (Argentina)
San Martín (Argentina)
Instituto de Córdova (Argentina)
Atlético Tucumán (Argentina)
Sportivo Belgrano (Argentina)
Mushuc Runa (Ecuador)
Deportivo Sporting (Uruguay)
Delfín (Ecuador)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Promo

Google Adsense