Díaz lanzó un beso a Orbe tras recibir la tarjeta amarilla

| 27 de Septiembre de 2016 - 00:00

El volante de Barcelona fue expulsado del encuentro ante Deportivo Cuenca. Hoy en la tarde se conocerá oficialmente la sanción para el ‘Kitu’.

Un beso volado habría sido la razón por la que el árbitro Carlos Orbe le mostró la segunda tarjeta amarilla a Damián Díaz, durante el encuentro entre Barcelona y Deportivo Cuenca que se disputó el domingo.

Apenas inició el segundo tiempo del juego entre ‘morlacos’ y ‘toreros’, el juez central le exhibió al ‘Kitu’ Díaz la primera tarjeta amarilla por una falta. Tras la acción, el volante argentino le habría lanzado un beso  al réferi, quien de inmediato le realizó la segunda amonestación y le enseñó la cartulina roja.

Ante esa situación, el volante argentino y otros jugadores amarillos le reclamaron a Orbe la decisión. Tuvieron que intervenir los asistentes de línea y el cuarto árbitro. Las imágenes de televisión no muestran de una forma clara la supuesta acción de Díaz. Existe un video, pero es tomado detrás de uno de los arcos y la imagen no es de buena calidad.

Al mediodía de ayer, dirigentes de Barcelona se encontraban en la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) para conocer el informe de Orbe y preparar de esa manera la defensa de Díaz. En principio, el volante tendría tres partidos de suspensión. La dirigencia del club ‘canario’ tenía programada para la noche de ayer la reunión de su Asamblea.

Hoy, en horas de la tarde, se reunirá el Comité de Disciplina de la FEF, donde se estudiará el informe de Orbe y se aplicará la sanción al mediocampista de Barcelona. Otro aspecto que la comisión podría considerar es que el ‘gaucho’ se demoró varios minutos en abandonar el campo de juego, ya que se quedó reclamando su expulsión al juez central. Aunque los jueces que dirigieron el cotejo entre cuencanos y guayaquileños, por norma interna, no han brindado declaraciones, quien sí lo hizo fue Luis Muentes, presidente del gremio arbitral, quien pidió a los jugadores de todos los equipos más colaboración con los jueces, ya que se pueden equivocar.

“Lo de Damián Díaz fue reprochable, llegó hasta a tocarle la cara al cuarto árbitro. Los jugadores están mal, el árbitro se puede equivocar, pero eso no es motivo para que ellos se porten de esa forma. Díaz se fue insultando a todo el mundo”.

Muentes hizo un llamado de atención a la prensa nacional, por la forma de criticar a los jueces -muchas veces- sin tener bases.

“El árbitro no está loco para tomar una decisión tan drástica (expulsión), hay buenos periodistas, pero hay otros que se la toman con los árbitros y dicen un montón de cosas, ya parece algo más personal contra ellos”. (I)