La obra empezó en 2013 y sufrió retrasos por los cambios de autoridades

Nueva terminal terrestre de Manta funcionará desde noviembre

- 05 de octubre de 2017 - 00:00
Obreros trabajan en el fundido del contrapiso aledaño a la zona de estacionamientos de la nueva terminal.
Foto: Rodolfo Párraga / EL TELÉGRAFO

En un espacio de 7 hectáreas se construyó la infraestructura que está ubicada en el noroeste de la ciudad, a 5 minutos del aeropuerto Eloy Alfaro Delgado.

Manta.-

Con una inversión aproximada de $ 22 millones la nueva terminal terrestre de Manta ‘Luis Valdiviezo Morán’ abrirá sus puertas los primeros días de noviembre. Al momento, personal de la constructora AcuiVásquez trabaja en los detalles de los acabados, comentó el alcalde Jorge Zambrano Cedeño.

El 4 de noviembre son las fiestas de cantonización y Manta tendrá operativa su nueva terminal terrestre. Se trata de una infraestructura multifuncional donde a más de recibir y despachar autobuses de transporte de pasajeros urbanos, intercantonales e interprovinciales, se podrán realizar eventos masivos, reseñó Zambrano.

El avance de la obra en la actualidad es de un 84%, se trabaja en pequeños detalles como las pruebas de equipos tecnológicos, bombas de succión, terminado de paredes, entre  otros, explicó Clemente Vásquez, principal de AcuiVásquez. El edificio está ubicado a 2 kilómetros del aeropuerto Eloy Alfaro, en el noroeste de la ciudad.

Es una zona de descongestionamiento vehicular que conecta hacia las vías que circundan la urbe porteña. Los buses podrán ingresar por las carreteras Rocafuerte-Manta, Portoviejo-Manta, Montecristi-Manta por el norte, mientras que por el sur, desde la vía Costanera, permitirá el enlace hacia la arteria Puerto-Aeropuerto y posteriormente a la terminal terrestre.

Entre las novedades de la infraestructura el alcalde Zambrano resaltó que quienes viajen en los autobuses hacia otras ciudades del país por esta terminal podrán adquirir sus pasajes a través de una página web.

Para 2018 se proyecta la construcción de salas de cine, este servicio se complementará con los locales comerciales, venta de alimentos instalación de tres agencias bancarias y un tecnicentro para mantenimiento de los autobuses. Todo este equipamiento convertirá a la terminal en una especie de centro comercial en el norte de la ciudad, algo similar al de Guayaquil.

La población flotante que ingresará por la terminal -según estudios del Municipio de Manta- es aproximadamente de 15.000, además accederán 40 vehículos por hora y para ello se ultiman los detalles de la señalética para impedir la acumulación de automotores.

Pedro Santana, gerente de la Empresa Pública de Transporte y Terminales ‘Jocay’, encargada de la administración, explicó que las 26 cooperativas de transporte, entre intercantonales e interprovinciales que existen en Manta, deberán operar a partir de noviembre desde la terminal terrestre. Los terminales satélites desaparecerán.

Por ejemplo, en las instalaciones de Flota Imbabura sus dueños proyectan adecuar el lugar para un hotel, señaló Santana. Similar modelo de negocios aplicarán otras cooperativas para aprovechar sus propiedades.

El espacio de la vieja terminal terrestre será adecuado como zona de playas de estacionamiento que se necesita en el centro de la ciudad.

Los vecinos de barrios como El Palmar, ubicado frente a la edificación, han acondicionado una serie de negocios especialmente de venta de alimentos, agua y refrescos.

Manuel Lucas ayuda a un hermano en las adecuaciones de un local. “Hay que aprovechar, a la terminal llegarán muchos usuarios, quienes a la vez, se convertirán en potenciales clientes para los negocios”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: