Sábado, 12 Noviembre 2016 00:00 Regional Manabí

Los balones mantenses apuntan a la exportación

Los precios de los balones que se fabrican en Santa Martha van desde los $ 3,80 en adelante, al por mayor.
Los precios de los balones que se fabrican en Santa Martha van desde los $ 3,80 en adelante, al por mayor. Fotos: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

En 2015, la empresa Kaizen elaboró más de 43 mil pelotas. Este producto es vendido a escala nacional.

Vivian Zambrano Macías

Son las 08:00 y el trabajo en equipo es notorio en una edificación de 3 pisos, que se levanta en el barrio Santa Martha, en Manta. En el grupo de 12 empleados consta Mónica Roca; ella pega triángulos a un esférico que comienza a tomar forma como tal, en la fábrica de balones Kaizen.

Para Mónica es una labor sencilla, producto de su experiencia de los más de 4 años que lleva en el emprendimiento de la familia Guamaní Estrada.

Cerca de ella está Daniel, uno de los hijos del gerente propietario, Luis Francisco Guamaní. Se concentra en enmallar las pelotas; lo hace de una manera rápida y manual. En otra área de moldeo y bodega, Azucena Estrada guarda los esféricos en un saco, cuyo destino es Santa Ana y otros cantones de Manabí.

Esta mujer emprendedora tuvo la idea  de empezar el negocio familiar hace 11 años. Su esposo, Luis Francisco, que viene de una familia emprendedora, explica que la empresa Kaizen crece poco a poco. El oficio nació en una terraza y luego la fábrica se extendió en toda la vivienda.

Antes de esta labor, Guamaní era distribuidor de esféricos que llegaban desde Ambato. Le pareció un negocio ambicioso y decidió invertir en su propia fábrica.

Arrancó en 2005, con una producción anual de 9 mil pelotas. Cuenta que se les hizo difícil al comienzo, porque no tenían experiencia; para mejorar el producto, el personal recibió capacitaciones de expertos en la rama de Quito y Ambato. Luego de 2 años, el personal que quedó fue netamente manabita.

“Poco a poco vamos perfeccionando nuestro producto”, asegura Guamaní. En 2015 cerraron el año con una producción de 43 mil balones. “Siempre nos trazamos metas y este año parece que vamos a llegar al objetivo de 2015”.

En la fábrica se elaboran bolas número 3 (índor fútbol), el 4 (fútbol sala) y 5 (fútbol), también de vóleibol. Adicional a eso se fabrican pelotas publicitarias con el logotipo o la imagen corporativa de las empresas. “Tenemos también otro producto que es el esférico semiprofesional, con el 95% de características de profesional, con materiales importados”.

En el proceso usan bleris de látex que llegan desde Riobamba. Luego de haberlo inflado por medio de un compresor, se deja en reposo y al día siguiente, cuando este tiene la circunferencia completa para el balón, los artesanos continúan con el paso de enmallado. Se lo hace con un nylon tipo algodón de 150 y 300 gr.

Una vez cumplida esta fase, se le da un baño de látex líquido  para que coja peso.

Tras el baño se pone al secado en las perchas y empieza la pegada de las piezas —figuras en forma de triángulo y pentágono—, hasta llegar al acabado final, que es el moldeado, para luego pasar a la revisión de calidad y a bodega, para salir al mercado.

Durante el proceso de elaboración, aquellos que no tienen la circunferencia completa son rechazados, porque allí no va a salir una pelota de buena calidad.

“Nuestra política  es hacer un balón y un producto de calidad, para no tener problemas. En eso radica nuestro éxito, que cubrimos a los 22 cantones de Manabí, llegamos a otras partes del país como Lago Agrio, Pichincha e Ibarra”.

Este emprendimiento se denominó Kaizen, palabra que encontró el gerente en un libro. “Soy amante de la lectura y dije este es la palabra para mi producto. Es usada por emprendedores japoneses como refrán, que quiere decir ‘trabajo en equipo’. Y justamente es lo que hacemos: trabajamos en equipo”.

Las pelotas de los Guamamí Estrada se exponen en lugares como Washo Sport. “Estamos trabajando en ir mejorando el proceso”.

Diego Guamaní Estrada, de 24 años, hijo del propietario, es el encargado del diseño de los esféricos, sobre todo los semiprofesionales.

“Nuestro producto es personalizado, tratamos de darle otro sentido al balón ecuatoriano; es digitalizado, trabajado de una manera diferente que muy poco se hace en el país, tratamos de darle nuestro propio estilo”.

Asegura que los diseños son innovados en cada colección. “Cada año le damos un cambio a la pelota, seguimos mejorando”.

Entre noviembre y diciembre la producción aumenta. Se estima que por mes se hacen de 3.500 a 3.800 pelotas, fabricadas exclusivamente por gente manabita. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense