El personaje

"En San Mateo encontré el sueño anhelado"

- 30 de septiembre de 2017 - 00:00

Carlos Rivera Jácome, fotógrafo profesional

Una de las grandes pasiones para el guayaquileño Carlos Rivera ha sido siempre la fotografía. También se dedicó al comercio en su juventud mientras vivió en Guayaquil. Se destaca en cuestiones manuales. Le gusta experimentar con las artes, sobre todo con el óleo pastel, la soldadura y la herrería.

Carlos siempre soñó que a sus 50 años viviría en una población pequeña a orillas del mar. A los 49 tuvo contratos para retratar a personas en varios sitios en Manabí. Por ello, se animó a vivir en Manta e instaló su estudio en el 2011 en la zona rosa, ubicada en la avenida Flavio Reyes. Ahí se mantuvo por 6 meses hasta que se le presentó la oportunidad de adquirir una propiedad en la parroquia San Mateo, donde se trasladó.

“Al principio fue duro como cualquier migrante. Ahora vivo feliz, cambié de una ciudad grande como Guayaquil a una ciudad pequeña. Uno como que rejuvenece”, acota Carlos, quien tiene 6 años residiendo en San Mateo, parroquia que pasó de rural a urbana en este tiempo.

“El pueblo ha mejorado con relación a cómo era antes. Aquí no había prácticamente nada, vivo en calle principal y el patio de mi casa da al mar.” “Era un mito en San Mateo que una mujer vaya a la universidad, era hasta mal visto. En 6 años eso ha cambiado, ahora es normal ver a féminas que buscan el tercer nivel de educación. En cuanto a infraestructura, ahora hay un puerto artesanal y se construirá el alcantarillado sanitario. En el pueblo, Carlos a más de la fotografía, aporta con servicios de copiado, diseño gráfico y levantamiento de textos. (I)      

 

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: