Sábado, 07 Enero 2017 00:00 Regional Manabí

El personaje

El bosque Pacoche, la casa de Carlos

El bosque Pacoche, la casa de Carlos
Redacción País Adentro

Para Inti Delhaye, “si hay alguien que te haga alucinar con las maravillas del ecosistema protegido de Manta, sin duda es Carlos Alvia”.

Así se refiere este mantense al guía nativo del refugio de vida silvestre y marina costera Pacoche.

Según Delhaye, desde hace ya 8 años, Alvia muestra los conocimientos heredados de su abuelo, corroborándolos con libros. Entre los que lleva consigo se encuentra uno de ornitología (aves) y varias fotos de mamíferos e insectos.

Al comenzar el recorrido por el sendero Pasaje del mono, de 1,5 kilómetros, que atraviesa la zona de bosque húmedo (donde habitan los monos aulladores), Carlos muestra una mancha de caña guadúa y explica cuándo esta ya puede ser usada para la construcción.

En un recorrido de dificultad media, debido a que tiene escalones con pasadizos de cuerdas, Carlos hace un paseo placentero. “Es muy buena gente, está atento e interpreta amenamente su conocimiento en flora y fauna de este sitio, mis sobrinas y mi hijo están contentos y entretenidos” manifiesta Delhaye.

La experiencia de Carlos fue adquirida principalmente de su abuelo, un campesino de Ligüiqui, quien le enseñó el uso ancestral de plantas medicinales como el fruto de la piñuela, arbusto que se utiliza como cerca y que también sirve de alimento (el consumo excesivo sirve como laxante).

Cada cosa en el bosque, Carlos la interpreta de forma ‘digerible’; reconoce un hoyo de tarántula y, con artimañas, la hace salir un rato para que los excursionistas la conozcan.

En una didáctica charla, Carlos explica a quienes visitan Pacoche sobre los monos: cómo se comportan, sus hábitos de apareamiento, entre otras cosas, así como también la simbiosis entre especies como el murciélago, la ranita endémica más pequeña y una abeja sin aguijón que vive en la tierra y produce una miel más nutritiva. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense