Viernes, 17 Febrero 2017 00:00 Otros deportes

Miranda bate récord en el Aconcagua

Miranda bate récord en el Aconcagua
Foto: cortesía

El deportista ecuatoriano impuso una nueva marca de speed climbing en el pico más alto del continente. Cronometró 27h58m.

Redacción Fanático

“Sin duda este récord en el Aconcagua es el hecho más trascendental en mi periplo deportivo, después de muchos años de entrenamiento”, le dijo a diario EL TELÉGRAFO el montañista ecuatoriano Nicolás Miranda, quien impuso una nueva marca mundial 360°, modalidad speed climbing, en el pico más alto de América.

Para cumplir su objetivo, el quiteño recorrió en 27 horas con 58 minutos (27h58m) un trayecto de 110 kilómetros que implicó comenzar en Punta de Vacas, subir a la cumbre y regresar a Punta de Vacas. El dueño del récord anterior, el argentino Willie Benegas, había marcado 32 horas. “Al parecer, Willie lo hizo desde Punta de Vacas hasta la entrada de Horcones; en mi caso completé la ruta al 100%”, explicó el ecuatoriano. Otra buena nueva para el país es el ascenso de Daniela Calapiña al pináculo del gigante argentino, como parte del equipo ‘Ecuador más cerca del Sol’. En la excursión también participaron el padre de la cultora, Manuel Calapiña; Pablo Chiquiza, Romel Sandoval, Cristian Criollo y el deportólogo Mario Ochoa Larrea, quien tomó muestras médicas de los deportistas dentro de un estudio relacionado al biotipo de los trepadores nacionales.  

Daniela, de 15 años, concretó su propósito de convertirse en la mujer latinoamericana y ecuatoriana más joven en pisar la cresta del Aconcagua, que está a 6.962  metros de altura.

Una difícil travesía

Nicolás Miranda hizo la expedición en solitario, empezando a la medianoche del viernes anterior. Lo más complicado de su cruzada fue sortear dos de los ríos que nacen en el coloso; también perdió la estabilidad al transitar por un sector donde predominan las piedras y bajó el ritmo sobre los 5.000 metros al afrontar una zona nevada.

“Era de madrugada cuando pasé los ríos; como son aguas que bajan de los glaciares son bastante frías y me costó recuperar el calor corporal. En cuanto al terreno hubo una parte muy rocosa; rodé dos veces, pero por suerte no sucedió nada grave y pude continuar. Al llegar al lugar más nevado se me complicó un poco correr porque nosotros usamos snowcross, unas zapatillas especiales para el invierno, pero no tan idóneas cuando hay mucha nieve o hielo”, describió.

No obstante, el ascensionista agradeció la bondad del macizo, ya que, a su favor, no encontró mucho viento y en las horas oscuras contó con la presencia de la Luna.

Además, el ejercicio físico le ayudó a mitigar las bajas temperaturas, que oscilaron entre 0 y 22 grados bajo cero.

Este guía de montaña de 39 años no ocultó su satisfacción ante el hecho, refiriéndose al resultado como el fruto de la experiencia y la práctica; suma de 24 años de constancia y esfuerzo. “Me inicié a los 15, a los 22 arranqué con una actividad más intensa y actualmente me dedico al 100%, esto es parte fundamental de mi vida”, subrayó. Retornará al país el próximo miércoles. (I)  

ENLACE CORTO

En redes