Christopher Froome gana la 16ª etapa y afianza su liderato

- 06 de Septiembre de 2017 - 00:00
Froome invirtió un tiempo de 47 minutos en recorrer los 40,2 km de la etapa. Se impuso al holandés Wilco Kelderman.
Foto: AFP

El británico Christopher Froome (Sky) ganó ayer la 16ª etapa de la Vuelta a España, una contrarreloj individual entre el circuito de Navarra, en Los Arcos y Logroño, afianzando su liderato en la general.

Froome, que invirtió un tiempo de 47 minutos en recorrer los 40,2 km de la etapa, se impuso al holandés Wilco Kelderman (Sunweb), a 29 segundos, y al italiano Vincenzo Nibali (Bahrain), quien terminó tercero a 57 segundos.

El ciclista británico se afianzó con esta victoria al frente de la clasificación general, en la que cuenta con 1:58 de ventaja sobre Nibali, que es segundo, y 2:40 sobre Kelderman, quien se mantiene tercero.

El español Alberto Contador se colocó quinto en la general, a 4:58, a algo más de 2 minutos del podio, que marca Kelderman.

Richard Carapaz (Ecuador) terminó la prueba de contrarreloj en el puesto 99 de entre 164 ciclistas a 5 minutos y 45 segundos del primer lugar. Mientras que en la general se mantiene 34, a 1h18’55’’ del líder.

Hoy se correrá la 17ª etapa de la Vuelta, de 180,5 kilómetros, entre Villadiego y Los Machucos.

Mientras tanto, el equipo Ag2r La Mondiale anunció ayer que ha expulsado de la Vuelta a España al francés Alexandre Geniez y al alemán Nico Denz, por haberse agarrado a un coche.

“Tras ver unas imágenes de video que muestran a 2 de nuestros corredores agarrados a un coche de nuestro equipo durante la 15ª etapa el domingo 3 de septiembre, la dirección general del equipo Ag2r La Mondiale decidió dejar fuera de la carrera a Alexandre Geniez y Nico Denz”, informó en un comunicado.

En el video, difundido en las redes sociales, se puede ver a los corredores agarrados uno a la puerta trasera y otro al techo del coche, durante una subida de la 15ª etapa.

Se trata de un nuevo golpe para el tradicional equipo francés que ya sufrió un caso similar en la París-Niza en marzo pasado: Romain Bardet, líder del equipo, se había agarrado al vehículo de su conjunto tras una caída sufrida en los últimos 20 km de carrera. (I)