Paula Torres tiene opciones de ir al mundial

- 14 de abril de 2017 - 00:00
Paula (adelante), de 1,55 metros, comenzó a los 12 años en la escuela de marcha de Luis Chocho.
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

Entre sus aspiraciones está romper el récord nacional de los 5.000 metros. Renunció a su vida social por el deporte.

Apenas Paula Torres, de 16 años, atravesó la meta de la pista Los Chasquis, su entrenador, Luis Urgilés, detuvo el cronómetro y puso cara de misión cumplida; con 24 minutos, 43 segundos (24m43s) su alumna acababa de otorgarle a Azuay la medalla de oro en la  prueba de 5.000 metros marcha del Campeonato Nacional de Atletismo Sub-18 de 2017, que se celebró en Quito el pasado fin de semana.

Pero la mejor parte no es el  título nacional femenino, sino abrir la posibilidad de clasificar a la Copa  Panamericana de Marcha, que se realizará el 13 y 14 de mayo en Lima, Perú, y para el Mundial de Atletismo Junior de 2017, que se disputará en Nairobi, Kenia, del 12 al 16 de julio. A la contienda global irá, cuando menos, la chica que imponga el mejor tiempo de la distancia en el torneo selectivo que se cumplirá mañana en Sucúa, Morona Santiago.

En la capital de la República, Paula relegó al segundo puesto a Glenda Morejón (25m08s) de Imbabura y al tercero a su compañera de patio, Jacqueline Pañi (26m11s), lo que le da cierta tranquilidad, pero no se siente confiada.

Manuel Bravo, presidente de la Federación Ecuatoriana de Atletismo (FEA), puntualiza que para el certamen de Kenia solo hay una clasificada, la orense Yuleixi Angulo, especialista en lanzamiento de jabalina; los seleccionados en el resto de modalidades se elegirán este fin de semana. Las lides en Sucúa se librarán entre las 06:00 y 12:00; los resultados oficiales serán difundidos por el jefe técnico de la FEA, Homero Salazar.

Sobre los 5.000 metros marcha, Paula hará lo imposible por no dejar escapar la oportunidad de representar al país a escala continental y planetaria, un sueño que la acompaña desde que comenzó su carrera deportiva. Al rememorar esos inicios, la cuencana menciona que no era andarina, sino semifondista. Comenzó a los 12 años en la escuela de marcha de Luis Chocho.

A esa edad sentía inquietud por cultivarse en alguna actividad sana, pero no sabía a qué dedicarle su tiempo libre. Entonces, Carlos Estrella, que en ese entonces era el enamorado de su hermana mayor, Nohemí Torres (24 años), le sugirió que se enfoque en el atletismo sobre asfalto. Como no perdía nada con intentar, ingresó a la academia de Luis Chocho y desde el principio aprendió con Luis Urgilés, quien era monitor de la institución. De esta forma, la morlaca terciaba en bregas de 1.500, 3.000 y 5.000 metros.

Luis se fijó que Paula tenía características que podían servirle para la marcha, como las piernas arqueadas; entonces le propuso intentar en la caminata olímpica.

Entre sus objetivos está romper el récord nacional sub-18 de los 5.000 metros que desde el 11 de agosto de 1990 ostenta Miriam Ramón, actual presidenta de la Federación Deportiva del Azuay. En la citada fecha, Ramón culminó el trayecto en 22m56s10c.

Ese y otros propósitos la empujan a concentrarse al máximo en sus ensayos, a los cuales tiene como prioridad absoluta. No va a fiestas, ni siquiera a reuniones familiares y tampoco tiene novio. “Sé que las metas altas demandan ese tipo de sacrificios. A mí no me incomoda. Ya habrá ocasión de hacer otras cosas, todo a su tiempo”, señala. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: