Martes, 03 Octubre 2017 00:00 Cultura

Una muestra exhibe el patrimonio histórico marítimo de Guayaquil

A través de modelos se expone la historia de embarcaciones que conformaron la Armada del Mar del Sur.
A través de modelos se expone la historia de embarcaciones que conformaron la Armada del Mar del Sur. Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

Por sus 197 años de Independencia, se recuerda al ‘Astillero del Mar del Sur’ con una serie de fotografías y de modelos de embarcaciones de cada época.

Redacción Cultura

En el corredor de ingreso al Palacio de Gobierno se observan fotografías del siglo XIX y XX del Puerto Principal de Ecuador, con la particularidad de que todas las imágenes representan la relación de Guayaquil con el mar. Tomas de 1920 en las que se aprecian los desaparecidos depósitos de café y cacao, así como el puerto visto desde el cerro Santa Ana, forman parte del recorrido que compone la muestra Guayaquil, Astillero del Mar del Sur, hecha por sus 197 años de Independencia.

La exposición, curada por Iván Cruz e inaugurada la tarde ayer, se divide en cuatro etapas que destacan el patrimonio histórico marítimo del país y del mundo. La primera fase son las fotografías en blanco y negro que se exhiben en los exteriores del Palacio bajo el nombre de Guayaquil a la vista. Luego, en uno de los patios de Carondelet está una exposición temporal dedicada al modelista Marcelo Troya.

Quiteño oriundo del barrio de la Loma Grande, Troya (1945) ha sido artífice de mundos en miniatura, en los cuales ha recreado a pequeña escala fachadas, balcones y portones coloniales; maquinaria bélica; y carrozas y embarcaciones de diferentes civilizaciones y períodos. Gran parte de sus trabajos se exponen en su taller Puertos de Palos.

Con más de 40 años en el modelismo, Troya se demora entre 4 y 5 meses en ensamblar un solo barco. Entre sus piezas más destacadas están sus modelos navales, como el de ‘Nuestra señora de Atocha’ (embarcación hecha en España en el siglo XVI); o el ‘The Sovereign of the Seas’ (El soberano de los mares), barco inglés del siglo XVII y emblema de la corona británica.

“Este es un homenaje a quien ha explorado las distintas facetas del modelismo, desde portones y balcones quiteños, hasta cañones diseñados por él mismo”, comenta Iván Cruz durante un recorrido guiado.

El quiteño Óscar Martínez, de quien también se presentan sus trabajos, es un modelista náutico que está 18 años en el oficio. Antes de volcarse a esta labor tenía una empresa de publicidad, pero luego de la crisis financiera de 1999 tuvo que cerrar su negocio porque perdió su capital en los bancos y las empresas restringieron la contratación en publicidad. Su taller funciona atrás del Hospital Metropolitano. Germán Ortega, rescatista náutico de naufragios, es quien más le ha encargado hacer barcos.

Además de la muestra dedicada al modelista Marcelo Troya Mora, también se exhiben los trabajos de Óscar Martínez Espinosa (foto) y Fernando Proaño Brito. Fotos: Marco Salgado / El Telégrafo

Martínez, hasta ahora, ha construido cerca de 300 barcos a escala. Su trabajo está en Australia, Inglaterra y España, en manos de coleccionistas privados. “Los barcos que recreo fueron algunos de los más relevantes en la colonia. En ese período, nuestro astillero en Guayaquil fue uno de los más importantes de Sudamérica. La ciudad tenía todo en ese entonces: estaban los arquitectos navales españoles que fueron los que enseñaron a nuestros constructores navales que usan hasta ahora su técnica. También había madera de todo tipo y mano de obra hábil”, comenta Martínez.

Sus leyendas

La exposición contiene embarcaciones de cada época, así como las leyendas que guarda la historia naval de Guayaquil. La tercera etapa de esta muestra recorre la época precolombina, cuando las balsas manteñas dominaban la red de intercambio en el Golfo de Guayaquil, hasta la época colonial, cuando se nombró a Guayaquil como Astillero Real y se consolidó como el más activo de las costas del Pacífico.

Otro de los componentes de la exhibición es la historia de la flora y fauna del golfo y los tesoros que se mantuvieron ocultos en la profundidad de sus aguas. A su vez, entre los modelos náuticos, están las embarcaciones que conformaron la Armada del Mar del Sur, como la ‘Jesús María de la Limpia y Pura Concepción de Nuestra Señora’, más conocida como ‘La Capitana’, considerada como el mayor galeón que se construyó en los astilleros navales de Guayaquil en el siglo XVII.

El Pelícano, la Corbeta Pichincha el Argonauta, la Carraca, el Bergantín Chimborazo, la Goleta Guayaquileña, el Perla Negra, el H.M.S Albatros, dos balsas manteñas, el buque de la Escuela Guayas, el submarino interno Hipopótamo, el barco a vapor de guerra Guayas y la carabela Latina son otros de los modelos náuticos expuestos.

Entre los objetos del mar rescatados de galeones que se muestran está un mascarón de proa Yemayá (colección privada del siglo XVIII a XIX); un lingote de plata con sellos reales del 27 de octubre de 1654; platos soperos de cerámica vidriada; monedas de 8 reales; campans; botellas; azucareras; un cañón; un puñal; y una bola  de brea.

La exhibición incluye la muestra fotográfica Guayaquil a la vista, con imágenes del siglo XIX y XX, tomadas del archivo histórico del Ministerio de Cultura. Foto: Marco Salgado

Para el montaje de Guayaquil, Astillero del Mar del Sur se usó el archivo y colección de instituciones como el Ministerio de Cultura, el Instituto de Historia Marítima (Inhima), el Museo Municipal de Guayaquil, la Armada del Ecuador, el fondo Farallón Dillon y Mar del Sur. También se recurrió a colecciones privadas y al trabajo de varios modelistas, como el del riobambeño Fernando Proaño Brito, quien tiene más de 30 años de experiencia en el modelismo náutico, el miniaturismo y el origami.

La exposición estará abierta  hasta el próximo 24 de noviembre. La muestra concluye con una sala llena de modelos de barcos de todo el mundo, como el H.M.S Beagle. (F)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense