Viernes, 27 Enero 2017 00:00 Cultura

Ulrike interpela y añora la militancia perdida

La obra nace de varias preguntas sobre  El espectador emancipado,  de Ranciére.
La obra nace de varias preguntas sobre El espectador emancipado, de Ranciére. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Muégano inicia su temporada con un trabajo unipersonal de la más joven del grupo teatral, Estefanía Rodríguez.

Redacción Cultura

En la última obra que presenta Muégano Teatro, Ulrike Newton John, en busca de la militancia perdida, se interpela a un pasado   de partidos políticos comunistas cargados de  utopías. Esta militancia, ahora, devino en una época de imágenes, propagandas y estereotipos que se confunden entre sí. En lo híbrido se origina un nuevo período en el que “todo el mundo tiene miedo a militar”, sentencia el personaje central de la propuesta.

La actriz más joven del colectivo Muégano Teatro, Estefanía Rodríguez, interpreta a Ulrike en el tránsito por las historias de sus antepasados. Se funde en sus creencias, y pasa por la supervivencia, el horror y el silencio de la madre. Atraviesa la militancia recalcitrante del padre a la que considera “endeble en la práctica, tan frágil, tan patética”. Se mofa de  Neil  deGrasse Tyson, el actual presentador de la serie Cosmos que creó Carl Sagan a través de Yuri Gagarin, el cosmonauta soviético que fue el primer ser humano en viajar al espacio exterior.

Ulrike “responde  -indica Estefanía Rodríguez-  a una generación que ha crecido con el fantasma de la militancia después de la caída del muro de Berlín. Añora ese pasado, quizás porque hoy es limitante pensar en la militancia, por la manera en que se deconstruyeron todos los partidos políticos”.

El pasado de la militancia en la que se propagaba al compromiso como virtud fundamental es visto desde la nostalgia, pero, desde el mismo lugar, es cuestionado.

A partir de su nombre, el trabajo unipersonal que presenta Rodríguez homenajea a dos figuras de los 70. Por un lado está como referente de la militancia izquierdista la alemana Ulrike Meinhof y, en contraste de lo femenino, aparece la delicadeza de Olivia Newton John, el personaje del musical Vaselina.

“Son fuerzas distintas que combaten en uno. Siempre la militancia significa dejarlo todo”, expresa Santiago Roldós, director de Muégano Teatro, codirector de la obra junto con Pilar Aranda, y quien ayudó a articular y generar nuevos diálogos a una propuesta de Rodríguez.

La actriz construye la dramaturgia con una serie de preguntas que surgen de la lectura de El espectador emancipado, del filósofo francés Jaques Rancière. En su libro, Rancière plantea que “el teatro es el lugar en el que una acción es llevada a su realización por unos cuerpos en movimiento frente a otros cuerpos vivientes que deben ser movilizados. Estos últimos pueden haber renunciado a su poder. Pero este poder es retomado, reactivando en la performance de los primeros, en la inteligencia que construye esa performance, en la energía que ella produce”.

Citamos a Rancière “porque su pensamiento nos golpea, no porque queramos presumir de su lectura”, dice Roldós. Además, los pensamientos del francés coinciden con exploraciones que hace Muégano a través de su quehacer teatral.

“Esta obra pone en escena conflictos en los que parecería que hay un modo de militancia y otra forma que va en su contra, pero, por otro lado, tampoco se debería deslegitimar esa militancia. Nosotros hacemos un teatro que trata de rescatar la materialidad más que la ideología y por ahí contrastamos con una parte del discurso posmoderno, en cuanto al acento en la subjetividad. Seguimos siendo anacrónicos, creemos en una subjetividad colectiva”, dice el director de este trabajo.

En contraste con los modos de militancia que el personaje añora aparecen recursos de una nueva forma de comprometerse con la sociedad, a pesar de su distancia: la que está en las redes sociales. En la obra surge la proyección de imágenes, videos y solicitudes por la vida de líderes indígenas que luchan en su territorio ancestral contra la minería, contra aquel progreso que prometió la izquierda.

“En esta época, por las noches, ya no solo te evades; te comprometes y te evades. Siento que también por ahí hay algo que es muy material sobre las ambigüedades de la militancia”, acota Roldós. (I)

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria

ESPECIAL MULTIMEDIA

Especial multimedia