Miércoles, 28 Junio 2017 00:00 Cultura

Ofrenda resignifica objetos contemporáneos

Irving Ramó (izq.) y Felipe Escudero (der.) trabajan con lenguajes locales como el de las culturas de la Costa para plantear su propio lenguaje.
Irving Ramó (izq.) y Felipe Escudero (der.) trabajan con lenguajes locales como el de las culturas de la Costa para plantear su propio lenguaje. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Los artistas Irving Ramó y Felipe Escudero trabajan con estructuras precolombinas para intervenirlas desde el presente. La muestra se inaugurará hoy en el antiguo edificio de EL TELÉGRAFO.

Redacción Cultura

El diseñador Irving Ramó y el arquitecto Felipe Escudero piensan en el futuro de los objetos y consideran que cada nueva creación debe tener un valor simbólico. Ambos miran el pasado, hacia las culturas precolombinas que poblaron los países de América Latina y que dejaron bajo tierra cientos de elementos a los que una nueva civilización les dio nombres y estableció sus posibles usos para luego llevarlos a museos y exhibirlos tras vitrinas.

Hoy, en el antiguo edificio de diario EL TELÉGRAFO, en Guayaquil, estos dos creativos inauguran Ofrenda, una muestra en la que trabajan con el lenguaje y las estructuras de culturas precolombinas para establecer una conexión con objetos que musicalizan y permiten leer el presente.  A través de esta propuesta intentan jugar con la manera como se piensan los objetos y, al mismo tiempo, hacer una revisión de los modos de curaduría en el museo.

El edificio que acoge la muestra está en proceso de cambio. Hay avisos de peligro en algunas puertas. Hace algunos años dejó de ser la sede del periódico para transformarse en parte del campus de la Universidad de las Artes. Hay avisos de ‘no tocar los escombros’.

Ramó interviene este espacio con un alfabeto que arranca de varios lenguajes de culturas precolombinas de la Costa y que, con el tiempo, las puso a dialogar con otros rasgos similares para crear un nuevo alfabeto que es parte de su serie Signes.

 Escudero pensó en una manera de vincularse con la obra de Ramó para exponerla en conjunto. A partir de esa necesidad creó unas piezas escultóricas talladas en piedras de los Andes, que casualmente llaman ‘andecita’. En estos elementos que también usaron culturas preshispánicas, Escudero talla los comandos de uso de una mezcladora, un Roland 303 y un novation lunch pad.

Estos tres elementos proyectan dibujos de la música que reproducen. Este gesto pretende generar un constante juego entre el pasado y lo contemporáneo. “Quería trabajar a partir del lenguaje, por eso está el  instrumento físico, que es la presencia material y las visualizaciones de la música con una estética más liviana”, dice Escudero.

Para Ramó, esta Ofrenda no se trata solo de pensar en una obra para una exposición. “Estamos entregando un objeto más a este mundo y queremos que tenga sentido”.

Escudero considera que esta búsqueda -si bien parte de la idea de una identidad- se propone algo más profundo al no usar patrones comunes y aplicar a formas caricaturescas y directas. “Nosotros pensamos desde el principio hacer una exposición en la que se hable de un conocimiento local, una ofrenda; queremos que la forma de consumir la obra se sienta un poco más”, dice Ramó.

Para los autores, más que trabajar con lo local y lo prehispánico, se trata de buscar una esencia y trasladarla al presente. Ellos se plantean una pregunta: ¿cómo se verían estos objetos tecnológicos -como el Roland 303-, una vez transformados en una pieza de culto, mil años después? 

La muestra permanecerá 15 días en el antiguo edificio de EL TELÉGRAFO y luego se montará en una galería de la organización en artes Spread Art NYC el 8, 9 y 10 de septiembre. (I)

 

 

ENLACE CORTO

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria