Viernes, 16 Junio 2017 00:00 Cultura

"No debemos ser monjes radicales de la crónica"

El autor del libro Retrato de un caníbal, frente a un cartel de la cátedra periodística y de nuevas culturas informativas, ‘Gabriel García Márquez’, en Quito.
El autor del libro Retrato de un caníbal, frente a un cartel de la cátedra periodística y de nuevas culturas informativas, ‘Gabriel García Márquez’, en Quito. Foto: Carina Acosta / El Telegrafo

Sinar Alvarado explicó los retos que la era digital le impone al periodismo.

Redacción Cultura

El periodista Sinar Alvarado confiesa que no es un gran lector de las novelas de Stephen King pero, como el narrador atento que es, leyó el libro Mientras escribo, en el que el estadounidense cuenta los trucos del oficio de escritor. La charla transcurrió en el tercer piso de Ciespal, un edificio gris del norte de Quito.

Allí, la tarde del pasado martes, Alvarado inició el taller Cuentos de verdad y, para la noche, una sala llena de periodistas y otros lectores lo escuchaba recordar la infancia del autor de El Resplandor. “Cuando niño, él visitaba a un tío granjero que, cada vez que iba a reparar cosas en su establo lo llevaba de ayudante. Entonces, mandaba a su sobrino a traer una caja de herramientas, recorriendo unos 500 metros, y de la que solo usaba un destornillador”.

La carga, que parece un despropósito ya que el niño Stephen King podía llevar el destornillador en un bolsillo, era una forma de prever cualquier problema que se presente. “Un escritor, un periodista hábil o un medio versátil hace eso -remataba Sinar-: lleva consigo, como el Batman de los ochenta, un cinturón lleno de artilugios para resolver lo que pueda encontrarse, abordar de mejor manera las historias que deba contar. Y las herramientas son los géneros periodísticos pero también las formas de construirlos”.

La charla se tituló ‘Periodismo digital: el nuevo hogar del largo aliento’ y ese hogar, explicó el escritor, puede estar habitado por crónicas, filmes documentales, ensayos fotográficos y hasta infografías que -mediante investigaciones que acopien datos- develen fenómenos, procesos de lo real.

“Internet ofrece cada día más oportunidades de entender el largo aliento como un proceso mucho más ambicioso que el de un texto extenso”, decía el cronista, quien dialogó con el periodista Diego Caza Baquero, editor del medio digital La Barra Espaciadora. Y apostillaba: “siempre van a existir lectores y narradores, pero no debemos convertirnos en monjes radicales de la crónica extensa porque sí. Cada historia exige un tratamiento específico”.

El trabajo de los editores también fue mencionado, en relación a la eliminación de lo accesorio y superfluo en los textos. Entonces, Sinar Alvarado empleó otro símil: “Trabajar en un texto es como hacerlo en el cuerpo de un atleta, de un boxeador. En la medida en que se va despojando de la grasa, del tejido innecesario, lo que queda es el músculo y hueso que tiene la fuerza, la función de movilizar todo”.

Cazar Baquero señaló que es “necesario repensar la figura del periodismo en internet, una que hay que inventar o pulir”. Alvarado es colaborador de la edición de The New York Times en español y recordó que a su primera crónica publicada allí le tomó 5 ediciones llegar al portal web. Para Univisión, donde tiene más experiencia, el autor viajó a Marquetalia (Tolima, Colombia) -donde nacieron las FARC- y a El Castillo (Meta) -el pueblo con más víctimas del conflicto armado en el país vecino- junto con Pablo Cozzaglio, un documentalista ecuatoriano y, claro, la caja repleta de herramientas, el cinturón de Batman. (I)

 

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria