El Utilero revela la pasión oculta del fútbol

- 23 de mayo de 2017 - 00:00
‘Junior Toral’ es el utilero del Independiente del Valle, un equipo popular que fue fundado por José Terán.
Fotograma de El Utilero

El cortometraje retrata a una de las figuras claves, pero escondidas, del equipo ecuatoriano Independiente del Valle.

Mario Alcocer se sienta en una de las gradas interiores del Estadio Olímpico Atahualpa, cerca de donde están los vestidores del equipo Independiente del Valle (IDV) y donde no llega la luz de los reflectores que iluminan con saña a quienes están en la cancha. Con la cabeza baja, los ojos apretados como si estuvieran cosidos y las manos entrelazadas, él escucha lo que pasa afuera.

Con una atención exagerada, ‘Junior Toral’, como se conoce a Mario Alcocer, el utilero del IDV sigue el partido de fútbol solo a través de sus sentidos. Cuando los gritos de los hinchas empiezan a cuajar, Alcocer salta de la emoción porque sabe que su equipo anotó el gol que los llevará a la final de la última Copa Libertadores de América.

El Utilero, dirigido por Andrés Cornejo, es un cortometraje que narra los entretelones de una las piezas fundamentales de un equipo de fútbol y sin la cual este no podría operar técnica ni emocionalmente.

La película, estrenada en la XVI edición de los EDOC, sigue el trabajo, sufrimiento y regocijo de Mario Alcocer durante la semifinal y final que jugó el IDV contra el Club Atlético Boca Juniors y el Atlético Independiente de Medellín, respectivamente.

Andrés Cornejo (director), Mario Alcocer (protagonista), Felipe Maqui (director de fotografía) y Pedro Orella (productor), en la presentación del corto en los EDOC. Foto: cortesía

“Estoy muy orgulloso de pertenecer al mejor equipo de Ecuador”, dijo Alcocer tras la proyección del cortometraje, mientras la sala Alfredo Pareja, de la Casa de la Cultura, se desbordaba en aplausos. Junto con Andrés Cornejo, Felipe Maqui (director de fotografía) y Pedro Orellana (productor), ‘Junior Toral’ agradeció la presencia de sus padres y de sus mejores amigos a la función.

Emocionado, con una sonrisa perenne, este hombre de contextura grande contó al público que siempre estuvo vinculado al equipo y que oficialmente empezó a trabajar en 2008, cuando el IDV -antes llamado  Independiente José Terán- atravesaba la transición de dirigencia a manos de Michel Deller. En 2008 el club jugó en primera división luego de conseguir el ascenso a la serie B, en 2007. Dos años después, el club ascendió a la serie A luego de ganar el Campeonato Ecuatoriano de Serie B, en 2009.

El anterior año, el IDV se convirtió en el último equipo nacional en llegar a la final de una Copa Libertadores, pero también se transformó en un emblema en la historia del fútbol ecuatoriano, pues los orígenes sencillos del equipo les daban un matiz de heroicidad.

El 1 de marzo de 1958, en una zapatería sin nombre de Sangolquí, un grupo de hombres fundó el Independiente. El que presidió la sesión de aquel día fue José Terán, principal precursor del club y quien, con los años, sería conocido como el ‘rayado’ del Valle.

“Gracias a Mario pudimos acceder a momentos muy íntimos del equipo. Aunque pase desapercibido en los grandes eventos, él hace que la bola gire, también es un protagonista”, dijo Cornejo sobre su filme, el cual surgió por el gusto que compartía junto con Felipe Maqui sobre este deporte.

En El Utilero no hay ninguna puesta en escena. Una cámara respetuosa y a veces cómplice logra captar el ambiente denso y solitario que vive Mario, quien no deja de recorrer los pasillos de los estadios de Quito, Buenos Aires y Medellín; quien se desespera en la capital argentina porque el tráfico no avanza; quien paternalmente llama ‘mijo’ o ‘papi’ a sus jugadores, y les invita a ver la segunda parte de La Era del Hielo; quien siempre sacrifica su comodidad por la de los otros.  “Eso  lo que vivimos, lo que sufrimos, lo que dejamos tras un juego”, expresa Mario, el jugador mayor. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: