Lunes, 17 Julio 2017 00:00 Cultura

La exposición se presenta en la galería no lugar, en el centro histórico

Clío Bravo recupera la vida de Agnès Caamaño

La artista explica la cronología de Agnes A. Caamaño, quien hubiera nacido en los inicios del anterior siglo.
La artista explica la cronología de Agnes A. Caamaño, quien hubiera nacido en los inicios del anterior siglo. Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

La artista repasa la trayectoria de quien hubiera sido “la mayor historiadora, crítica y curadora ecuatoriana”.

Redacción Cultura

Agnès Caamaño nació en Quito a inicios del anterior siglo y, en 1930, luego de estudiar en la Escuela de Bellas Artes de la Alameda, viajó a París donde se especializó en historia del arte en la Sorbona. Allí conoció a todos los artistas e intelectuales exiliados de la época y se hizo amiga de Maya Deren y Leonora Carrington, con quienes se mudó a Nueva York para ingresar en el Sarah Lawrence College.

Autora de libros como Avant-Garde en América, Cubism and Abstract Art, Ensayos críticos sobre arte y cultura, o Definiendo el arte moderno, Caamaño fue la  directora de la exhibición This is art en el MoMA (Museum of Modern Art), en 1957, en la que se mostraba el trabajo de 16 artistas mujeres latinoamericanas como la ecuatoriana Araceli Gilbert, las brasileñas Lygia Pape y Lygia Clark, o la cubana radicada en EE.UU., Carmen Herrera.

Agnès Caamaño, quien se suicidó en 1986 en Nueva York, hubiera sido una de las mayores historiadoras, curadoras y críticas del arte de Ecuador y América Latina si es que hubiera existido. La creación de este personaje es el resultado de una pregunta que se hizo la joven artista quiteña Clío Bravo Idrovo: ¿Por qué no han habido grandes mujeres en la historia del arte o, más precisamente, por qué aun cuando hubo artistas no las conocemos en la contemporaneidad en la misma medida que a sus pares varones?

Quizás uno de los ejemplos más emblemáticos en el campo del arte ecuatoriano que responda a esta interrogante es el de Araceli Gilbert y Oswaldo Guayasamín. Ambos nacieron y murieron casi en las mismas fechas y, sin embargo, solo uno se convirtió en el patriarca oficial de la plástica nacional.  

En la muestra Tras los pasos de Agnès A. Caamaño, que se exhibe en en la galería No Lugar, Clío Bravo recrea la vida de esta mujer a partir de las biografías de tres sujetos que marcaron el camino del arte moderno: el crítico Clement Greenberg (quien posicionó a Jackson Pollock y al expresionismo abstracto), el curador Alfred Barr (primer director del MoMA) y el historiador Ernst Gombrich, quien fue el autor del canónico libro Historia del arte, en el cual escasean las artistas mujeres y los creadores latinoamericanos.

A partir de archivos como cartas, fotografías intervenidas en las que Agnès aparece junto con Simone de Beauvoir o Susan Sontag, libros, un documental, objetos personales e imágenes de la muestra This is art de 1957, Bravo corrige la historia oficial mediante la ficción y hace una crítica al medio artístico que valida un solo relato.  

 “Quien tiene la capacidad de nombrar es quien cuenta la historia, y las mujeres no tenían ese privilegio mayormente. Lo que me interesa es mostrar esa historia que va excluyendo un montón de voces”, dice Clío en una visita guiada a su muestra, la cual forma parte de su proyecto de titulación en la carrera de Artes Contemporáneas en la Universidad San Francisco de Quito.

“Pensar cuáles son nuestras lecturas sobre la historia del arte es importante, porque esa historia viene de un canon eurocéntrico, blanco, de clase alta y masculino, pero: ¿cuál es la visión popular sobre la historia del arte por fuera de ese canon? Ese es el reto y eso es en lo que trabaja Clío”, comenta Anamaría Garzón, quien junto con Wendy Ribadeneira dirigieron el proyecto de Bravo Idrovo.

La joven artista también trabaja con su cuerpo (ella interpreta a Agnès), pues cree que la mejor forma de proyectar a los demás un discurso crítico es a través de ella misma. Su cuerpo es el mejor soporte. (I)

En la muestra se exhibe un documental, objetos personales, cartas, libros, fotografías y archivos de la muestra de Caamaño montada en el MoMA de Nueva York. Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

ENLACE CORTO

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria