11 días de cine documental cierran en Quito y Guayaquil

- 20 de Mayo de 2017 - 00:00
En Quito el encuentro documental tiene 8 sedes, mientras que en Guayaquil solo tiene el MAAC Cine, en el centro de la ciudad.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

El viento sabe que vuelvo a casa, del cineasta chileno Jose Luis Torres Leiva, narra el viaje de su colega, el documentalista Ignacio Agüero a una pequeña isla chilena llamada Meulín. Agüero quiere contar la historia de dos jóvenes enamorados que pertenecen a grupos rivales de la isla y que un día desaparecen juntos sin dejar rastro alguno, al estilo de Romeo y Julieta.

Torres Leiva sigue los pasos de Agüero y utiliza su proceso creativo para perfilarlo. Al mismo tiempo caracteriza a los habitantes de la isla.

El filme del chileno es parte de la proyección de clausura del Festival Encuentros del Otro Cine (EDOC) que se realiza desde el 10 de mayo en Quito, y desde el 12 en Guayaquil. La proyección será a las 19:00, en la sala Alfredo Pareja.

Después de la función, se ha preparado una fiesta en el Café Democrático (Lizardo García E7-81 y Diego de Almagro, esquina (La Mariscal).

Además, hasta el domingo se proyectarán filmes como 7 muros, del quiteño Daniel Yépez Brito, en el parque Cumandá, a las 11:00; a las 17:00 está programada la función de Una de cada dos parejas, de la directora Mia Halme, en la Casa de la Cultura de Quito; además de Democracia, de David Bernet, en la sala 4 del Incine, desde las 19:30.

En Guayaquil este fin de semana se proyectará El reto de Yuri Ancarani. El filme retrata la caza con halcón en Catar.

Su director mezcla el excentricismo árabe con el humor. La proyección está programada para las 17:00 de hoy.

A las 19:00 se estrena en la ciudad el documental Si yo muero primero, de Rodolfo Muñoz. El autor intenta develar a Julio Jaramillo como el músico más importante de la historia ecuatoriana, lejos de la bohemia recurrente. Descubre al cantante que grabó 4.000 canciones de todo género y que sedujo a millones en el mundo. (I)