Miércoles, 20 Septiembre 2017 00:00 Sociedad

Reforma de LOES cambia rol a entes de control de centros superiores

El primer debate de las reformas a la LOES se desarrolló ayer. En el país hay 642.209 alumnos matriculados.
El primer debate de las reformas a la LOES se desarrolló ayer. En el país hay 642.209 alumnos matriculados. Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La normativa discutida en la Asamblea Nacional plantea que el CES garantice curso propedéutico a los bachilleres que no obtuvieron cupos en la alma mater.

Redaccion Sociedad

En Ecuador, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el acceso a formación de tercer nivel pasó de 588.559 estudiantes matriculados en 2007 a 642.209 en 2016.

Augusto Espinosa, presidente de la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, expresó ayer que el sistema de admisión y nivelación preocupa, a pesar de que las cifras revelan mayor cobertura.

Durante su intervención en el primer debate de las reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) expuso que el país no está brindando las oportunidades necesarias para que los bachilleres continúen sus formaciones.

Precisamente, una de las modificaciones planteadas es que el Consejo de Educación Superior (CES) regule el sistema de nivelación y admisión de pregrado. En la actualidad, la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) es el organismo encargado de esas funciones.

Otro de los cambios es que el CES garantice un curso propedéutico a los estudiantes que no lograron obtener un cupo.

También se plantea que el  Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces) establezca una metodología nacional para la aprobación del curso.

Las  universidades, en ejercicio de su autonomía, definirán las asignaciones por carrera o programa disponibles para cada postulación.

Con el objetivo de mejorar la admisión y combatir la deserción universitaria, la reforma propone una precisión en el artículo 82, sobre el proceso de ingreso a las Instituciones de Educación Superior (IEE).

La ley vigente solicita a los graduados su título de bachiller como único requisito para acceder a la alma mater.

En el caso de que las modificaciones se aprueben en el segundo debate, los jóvenes deberán portar un certificado no vinculante de haber recibido orientación vocacional y profesional. Este documento será entregado, de forma obligatoria, por las instituciones donde se gradúenlos estudiantes y también lo dará junto al título de bachiller.

Espinosa informó que en el país, la tasa de ocupación adecuada de los jóvenes con título de pregrado pasó de 65,1% en 2007 a 68,9% en 2016. “Esto quiere decir que garantizar una educación adecuada después del bachillerato es fundamental para mejorar las condiciones de vida”, comentó Espinosa.

Él destacó que, en la última década, el acceso de afroecuatorianos pasó del 12,1 % al 16,6 % y el indígena del 7,5 % al 13,2.

El fortalecimiento de los institutos superiores fue centro de debate

El Pleno del Legislativo, antes de que inicie el primer debate, escuchó la intervención de Camilo Luzuriaga, presidente de la Asociación de Institutos Técnicos y Tecnológicos Particulares del Ecuador.

El catedrático y director de cine indicó que la organización a la que representa tiene una objeción a los ajustes de la LOES.

Para ellos, el déficit de técnicos y tecnólogos no se solucionará promoviendo que la alma mater se  encargue de este tipo de enseñanza. “Si buscamos revalorizar a los institutos, mal haríamos en decir a los jóvenes que para estudiar un (tercer) nivel deben ingresar a la universidad”.

Este articulado, según el representante de los institutos, implicaría el cierre de estos centros y la reubicación de 60.000 alumnos.

Con lo que sí están de acuerdo es con la revalorización de los títulos  técnicos. Estos tendrán el mismo ‘peso’ que una licenciatura. 

En la actualidad, hay 56 institutos técnicos acreditados por el Ceaaces. El 85% son particulares. (I)

La U. privada pide la reducción de cifra de PHD 

El subsecretario general de Educación de la Senescyt, Adrián Bonilla, ayer mantuvo una reunión con las autoridades de 12 universidades particulares autofinanciadas que proponen reformar la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES).

Durante la jornada, que duró tres horas, se abordó la categorización, la gobernabilidad, la autonomía académica, las tributaciones y la exigencia de la cantidad de los PHD en los centros.

Las propuestas serán llevadas a la Asamblea Nacional, donde desde ayer se debate la reforma a la LOES.

Joaquín Hernández, rector de la UEES,  pidió que sea cambiada la norma de 70% de PHD en la planta docente. “No es cuestión de tener doctores como soldados.  Estos profesionales son necesarios, pero cómo podemos pasar a tener una planta así en poco tiempo.  No pueden obligar a todas las universidades a contar con esa cantidad exagerada de doctores”.

Para el docente de la Universidad San Francisco de Quito, José Irigoyen, se deben revisar las carreras que sí necesitan de PHD. La institución cuenta con el 54% de esos profesionales que exige la norma. 

Empero, Bonilla indicó que esta es una política que debe continuar. “Cuando prescindimos de PHD también faltan personas con visión académica. El grado doctoral  garantiza un académico al mando de una institución”.

Él expresó su desacuerdo con la eliminación de las exoneraciones tributarias.

Diego Cueva, secretario general de la Universidad Metropolitana, expuso que no se sienten identificados con la propuesta de reducción de los PHD. “Estamos en contra de eso, porque nuestro centro es uno de los pocos que ha cumplido y estamos orgullosos”. La institución cuenta, al momento, con más de 70 PHD.

Otros de los pedidos de la UEES es disminuir el número de docentes a tiempo completo “El pedido del 60% de profesores que exige la ley se enfrenta a un problema grave. Por eso estamos pidiendo que se rebaje ese número a 30 o 40%“.

Para Hernández también es necesario modificar el número de miembros que integrará el Consejo Fundacional y que no sean 25 como establece el CES.

Irigoyen demandó un régimen especial de manejo financiero e inversión distinta al de las universidades públicas. Cueva, en cambio, propuso el fortalecimiento del sistema de nivelación y admisión. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET